La Prensa

Infertilidad y alteraciones menstruales post vacunación covid

La médica española especialista en medicina comunitaria y familiar Natalia Prego alertó en el Parlamento Europeo sobre el abrupto descenso de la natalidad en todos los países de aquel continente, coincidente con los inicios de las campañas de inoculación. En una entrevista con La Prensa habló de las alternativas terapéuticas para revertir o detener la progresión de estos daños.

Ya en 2020, cuando comenzaba a hablarse del surgimiento de las “vacunas contra el covid”, algunos pocos especialistas de distintas áreas como genetistas, ginecólogos y médicos de familia, entre otros, alertaban sobre las consecuencias que dichos productos podrían tener sobre la fertilidad. Ahora, tres años después, esas advertencias parecen haber quedado comprobadas en las estadísticas oficiales de los distintos países del mundo donde se llevaron adelante las campañas de vacunación contra el covid.
En la Argentina, entre los primeros en alertar al respecto estuvieron el médico genetista Luis Marcelo Martínez y la bioquímica e inmunóloga Roxana Bruno. En España, en cambio, fue la médica especialista en medicina comunitaria y familiar, Natalia Prego, quien expuso recientemente en el Parlamento Europeo sobre esta problemática. 
Hoy se sabe que la infertilidad es tan solo uno de los potenciales efectos adversos que han experimentado personas de todo el mundo tras la inoculación contra el covid, tal como quedó evidenciado ayer en el “Primer día mundial de los afectados por las vacunas covid”. Una iniciativa para visibilizar los daños que los gobiernos, las entidades sanitarias, y la mayoría de los profesionales de la salud han buscado ocultar sistemáticamente. 
En su disertación, Prego no solo mostró las estadísticas oficiales de natalidad que muestran en qué medida ha disminuido la natalidad en todos los países europeos sino que además citó el estudio de Martin Bujard y Gunnar Andersson, de la Universidad de Estocolmo y del Instituto Federal de Investigación Demográfica (BiB) de Alemania, titulado “Descensos de la fertilidad cerca del final de la pandemia de COVID-19: Pruebas del descenso de los nacimientos en 2022 en Alemania y Suecia”. 
Lo valioso de ese trabajo citado por Prego son los datos que aporta, ya que los autores hallaron “una fuerte asociación entre el inicio de los programas de vacunación y el descenso de la fertilidad nueve meses después de dicho inicio”. Sin embargo, las conclusiones de Bujard y Andersson resultan por lo menos insuficientes, pues atribuyen el abrupto e inusual descenso de la fertilidad a la hipótesis de que “las personas ajustaron su comportamiento para vacunarse antes de quedarse embarazadas, a medida que las sociedades se iban abriendo a las condiciones de vida pospandémicas”. En ningún momento evalúan la posibilidad de que las inoculaciones en sí mismas hayan podido desempeñar un rol decisivo como sí lo cree Prego, según lo ratificó en una entrevista con La Prensa.
- ¿Considera que “algo cambió” por el hecho de que el Parlamento Europeo les haya abierto las puertas a los profesionales que durante estos últimos años fueron desprestigiados y censurados?
- Exactamente. Eramos muchos, cada uno en su país completamente atacado, desprestigiado y con mucho sufrimiento. Realmente al haber sidos escuchados allí, muchos más nos van a escuchar si no lo hicieron ya en estos días o meses próximos. Evidentemente, es un cambio enorme para todo el mundo porque el Parlamento Europeo, la Unión Europea ha sido uno de los focos de la gestión de esta pandemia a nivel mundial. Eso sin duda, no lo podemos obviar. Por lo tanto, era un lugar muy importante.
- ¿La iniciativa surgió de cinco parlamentarios?
- Sí. Es el grupo que ya anteriormente había tenido intervenciones públicas, ya grabadas, distribuidas y transmitidas por las redes. Y ya llevaban un año más o menos denunciando esta situación. Por lo tanto, ellos ya habían pasado esa frontera de dar testimonio. Y fue un paso más en su camino.
- Si bien las disertaciones se transmitieron en vivo en la página oficial del Parlamento Europeo no han subido posteriormente ningún video al sitio web. Tampoco los medios de comunicación han hecho cobertura de tan importante hecho.
- El trabajo que no hacen los periodistas, lo tenemos que hacer nosotros. El trabajo que no hacen las instituciones, lo tenemos que hacer nosotros, igual que llevamos haciéndolo durante tres años. Tenemos que seguir. Animo a todas las personas a que difundan masivamente todas las conferencias y que no se desanimen por esta situación. Es de esperar. 
- Yendo al foco de su exposición -cómo puede verse afectada la fertilidad femenina por la inoculación contra el covid- ¿qué es lo que debemos saber al respecto?
- Lo que muchísimos médicos y científicos alertábamos en el 2020, antes de las campañas de vacunación de covid-19 a toda la población de forma masiva en relación con el riesgo de que pudieran provocar infertilidad, infelizmente se está demostrando. 
Las tasas de natalidad de todos los países que han tenido campañas de vacunación altas, han disminuido. En Europa todos los países han disminuido su tasa de natalidad, y como bien mostré en el Parlamento hay evidencias claras de que nueve meses después de iniciarse las campañas de vacunación en mujeres en edad fértil, evidentemente hubo una caída intensa en todos los países. Mostré solo el ejemplo de Alemania y Suecia pero es exactamente igual en todos los países. Ya se está comprobando algo que se dijo y dijimos en 2020, cuando nos culpabilizaron de desinformadores, de falseadores de la realidad, de charlatanes. Pero se demuestra infelizmente que así ha sido. Tenemos explicación científica para ello. Se ha demostrado con hechos objetivos, con datos objetivos.
- ¿De qué manera estos productos denominados “vacunas contra el covid” pueden alterar la fertilidad femenina?
- Uno de los síntomas y alteraciones más frecuentes que han provocado estas mal llamadas vacunas covid-19 han sido las alteraciones de la menstruación en las mujeres en edad fértil. Eso lo han comprobado adolescentes, universitarias, mujeres más adultas, los ginecólogos… es algo evidente. Y esos cambios y alteraciones de la menstruación están provocando alteraciones en el endometrio del útero, lo que impide un buen sostén para la implantación del embrión. Eso está justificado por la alteración del sistema renina angiotensina aldosterona, que es una de las consecuencias más importantes que tiene la unión de la proteína spike con el receptor ACE2. Se altera y se altera la angiotensina 2 y la angiotensina (1-7), que influye en la tensión arterial, la diabetes, el desarrollo de otras enfermedades y también en la menstruación normal. La angiotensina (1-7), que es una de las sustancias que quedan suprimidas con esta unión de la proteína spike y el receptor ACE2, es la que influye en la síntesis de hormonas femeninas -estrógeno y progesterona-, es la que influye en la formación de los vasos sanguíneos correctamente en el útero. Por lo tanto, estas menorragias (que son menstruaciones muy abundantes) tienen que ver con el aumento de angiotensina 2, que es la que inicia la menstruación por vasoconstricción de la arteria espiral y por tanto también con la disminución de la angiotensina (1-7), que va a disminuir la capacidad reproductiva de la mujer. Porque si disminuyen las hormonas femeninas, evidentemente va a disminuir la capacidad reproductiva. Porque el estrógeno es el que determina todo el desarrollo de los caracteres sexuales femeninos y la progesterona todo lo que tiene que ver con el futuro embarazo.
A parte de que aquí también están explicados los abortos. El crecimiento intrauterino puede quedar alterado debido a los cambios de la angiotensina (1-7), que terminan por afectar el crecimiento del feto. 
Además, los receptores ACE2 están en placenta, en cordón umbilical, en ovario, útero, vagina y en glándula pituitaria. Por tanto, hay acción directa en esta zona. Por eso han sido tan altos los cambios de menstruación, las alteraciones y la fertilidad se ha visto ya alterada en el primer año, incluso, de las vacunaciones. 
DETENER EL DAÑO
- ¿Hay alguna manera de revertir estos efectos sobre la fertilidad femenina?

-Sí. Los tratamientos que estamos utilizando para los efectos adversos de las mal llamadas vacunas covid-19 detienen el proceso de agravamiento de esta situación. Siempre digo que hay que tratar de forma convencional todas las alteraciones que hay -miocarditis, pericarditis, trombos, etcétera- pero también, complementario con el tratamiento focalizado al daño, debemos tratar la causa de este daño producido por la vacuna covid-19. Por lo tanto, por supuesto hay tratamiento.
- ¿En qué consiste?
- En particular, hablo de mi experiencia profesional, utilizo ivermectina -a mayores dosis de las que se utilizaban antes para desparasitar y para la sarna- y utilizo suplementos a altas dosis: vitamina D, vitamina C, zinc, quercetina, que son antioxidantes con un papel clave en toda esta situación, como la cisteína -precursora del glutatión- y también terapias oxidativas -la ozonoterapia es uno de los métodos ya más avanzados cuando el tratamiento de primera línea no logra mejoría-.
El problema es que hay que hacer un tratamiento muy personalizado con esto. No tenemos total conocimiento de la situación. Tenemos que ir observando de forma personalizada, no todo el mundo responde igual, no conocemos los niveles de daño real y por tanto tenemos estas vías terapéuticas básicas. Pero después hay que desarrollar y aplicar una medicina individualizada.
- ¿Cuantas más dosis se hayan aplicado de las ‘vacunas covid’, peor es?
- Hay más riesgo de daño, porque es un efecto acumulativo. La toxicidad va acumulándose. Entonces el cuerpo tiene menos capacidad de autorregulación y de defensa. A mayor agresión, menor capacidad de defensa.    
- ¿Es decir que las mujeres en edad fértil que estén sufriendo estas alteraciones menstruales podrían acceder a esta clase de tratamiento para revertir o al menos detener los efectos?
- Sí. Siempre digo que las personas que no creen que esto puede ser por la vacuna, personas que están polimedicadas y es complicado, personas que no quieren ir al médico y demás pueden empezar por los suplementos. Con los suplementos de vitamina D -que es de lo más importante que existe-, la vitamina C y el zinc. De vitamina D estamos usando altas dosis (10.000 a 15.000 ui por día). Dosis más bajas son subterapéuticas, es decir que no van a hacer el efecto correcto. Y ya empiezan a ver así mejoría, porque se fortalecen un poco más.