La Prensa
A la espera del rodaje de una serie, un repaso por la historia de `El Eternauta'

Largo peregrinar de un personaje

Héctor Oesterheld escribió la historieta sobre un sobreviviente de una invasión extraterrestre en la Argentina. La obra conoció múltiples adaptaciones y aguarda tener una versión audiovisual.

­A lo largo del tiempo, el desarrollo del mercado cultural en la Argentina abrió las puertas a un universo editorial que se enriqueció con nuevos proyectos. Pero no sólo la palabra escrita comenzó a circular de otra manera; También un género, la historieta, que hasta la década del '40 se mantuvo en un espacio restringido, ganó nuevos sectores. El material épico y aún el puramente costumbrista llegaba de Estados Unidos, desde los superhéroes hasta el naif puro (de `Batman' a `Mutt y Jeff').

Autores argentinos dieron el presente en viejas y nuevas publicaciones. Los nombres de Dante Quinterno, `el Mono' Taborda, Lino Palacios, Divito y Salinas toman nueva vida en diarios como La Razón, Crítica y un amplio surtido de revistas (Caras y caretas, P.B.T, Tit-Bits, El Tony, Pif Paf o Rico tipo). Apasionantes figuras de ficción como Vito Nervio, manejado por los hilos de Cortinas, Breccia y Wadell compiten con dibujos populares, el Avivato de Palacios o el Patoruzito quinterniano.

Aventuras y Misterix, revistas de los '50, cuando la historieta se refina, maduran los deseos de una editorial nueva, Frontera (1956), diseñada por los hermanos Oesterheld, Héctor y Jorge. Héctor, guionista hará añicos los modelos tradicionales del género y con el dibujante Solano López transformará un relato de ciencia ficción en una insuperable parábola en la que el horror, la poesía y el humanismo se dan la mano: `El Eternauta'.
Luego de dar vida a los textos de `Ernie Pike', `Bull Rocket' o `Sargento Kirk', Oesterheld enriquece el mundo del cómic con el relato que hace el superviviente de una invasión extraterrestre en la Argentina a un guionista de historietas.

LOS CREADORES

Geólogo y empleado de YPF, tranquilo habitante de Béccar, esposo feliz y padre de cuatro hermosas hijas, Héctor Germán Oesterheld nunca dio señales de su afición por la ficción, aunque inesperadamente, por pedido de un amigo, publicó un cuento en La Prensa, `Truila y Miltar'. Años después, notas de divulgación e imprevistamente guiones para historietas (editorial Abril se lo pidió) lo convirtieron en autor de ricos diálogos entre personajes, como el corresponsal Ernie Pike o el Sargento Kirk, sin olvidar inolvidables cuentos en la revista Gatito, la serie Bolsillito o el bautismo de un personaje de Hugo Csecs, que luego trabajó Pérez Agüero: la inmortal Bruja Cachavacha, más adelante estrella de las publicaciones de García Ferré (Anteojito).

Su editorial, Frontera, de lamentable quiebra en 1961, anticipaba el mundo de la historieta futura con una dosis de humanismo nuevo y agrupaba importantes figuras: Hugo Pratt, Alberto Breccia, Solano López, Carlos Vogt. Precisamente, Francisco Solano López, estupendo dibujante, lo acompañaría desde la serie `Bull Rocket` de la revista Misterix, pasando por `Rolo, el marciano adoptivo`, hasta llegar a `El Eternauta', esa serie de ciencia ficción de tono diferente que entusiasmó a Solano López y que Oesterheld compartió creativamente en su revista `Hora Cero' durante 106 gloriosas entregas (1957-59). Lejos estaba todavía la Bienal Internacional de la Historieta en el Instituto Di Tella, que Oscar Masotta contribuyó a realizar instalando formalmente al cómic como arte.

La historia de Juan Salvo, personaje que se presenta frente a un guionista de historietas para que divulgue su historia como sobreviviente de una invasión extraterrestre en la Argentina, se convertiría en lamentable realidad en 1977 cuando, por su compromiso político, Oesterheld fue secuestrado y desaparecido en época del Proceso, destino similar al de sus cuatro hijas, activistas, y dos de sus yernos.

Paradójicamente el personaje Salvo, luchador de la Resistencia, ya destruida Buenos Aires, debe huir eternamente en el tiempo buscando a su mujer y su hija Martita.

POLEMICA

Antes, en 1969, Oesterheld con el maestro Breccia publicaría en la revista Gente una versión politizada de aquel clásico que apareciera en Hora semanal y tendría que reducirla por protestas de la editorial (tono y dibujos de la publicación eran puestos en jaque). Un complot entre invasores y superpotencias mundiales para entregar América del Sur daba una épica polémica a la narración.

En 1976 `El Eternauta II`, con el equipo original, aparecería en la revista Skorpio con la ideología que Oesterheld compartía con sus hijas, estudiantes montoneras. Su voz en el teléfono, ya en la clandestinidad, anunciaba una situación irreversible. Solano López también exiliado, aunque sin compartir ciertas ideas de su amigo, se decidiría por Europa (su hijo menor también militaba). Ya entonces su producción se volcaría al mundo de la acción y el erotismo con singular éxito.

Entre estos períodos cientos de historietas se suceden, desde la exitosa `Mort Cinder' o la biografía del Che (con Breccia y el hijo de este), hasta los clásicos literarios de Verne o Conan Doyle (`Sherlock Holmes').

SECUELAS

Luego de la muerte de Oesterheld las secuelas y reediciones de `El Eternauta' se multiplican. Hay copias piratas y obras que abordan el tema con valores diferentes. Solano López retoma el asunto una y otra vez con variedad, en un estilo que muestra la riqueza de su evolución gráfica.

En 1997 trabaja con Pol (Pablo Maiztegui) en una nueva versión de `El Eternauta' y surge `El mundo arrepentido' en la revista Nueva. Allí, extraños y canturreantes personajes de la obra ganaron la guerra, se juntaron con los vencidos y Salvo se reencuentra con Martita. Solano Lopez retoma el tema en 2003 otra vez con Maiztegui y `El regreso' ofrece una Buenos Aires reconstruida por los invasores, con sobrevivientes sometidos a un temible lavado de cerebro (nueve entregas).

También la esposa de Juan Salvo reaparece en una edición de seis números (`La búsqueda de Elena', abril de 2006).

La edición definitiva, revisada y corregida de `El Eternauta' es la primera novela gráfica en español, de pura identidad hispanoamericana. El viaje en el tiempo, la presencia fantasmática en un diseño exquisito, reaviva su pertenencia a la corriente fantástica que caracteriza nuestra literatura.

Gracias a Martín Oesterheld, Fernando Araldi y Marina López, descendientes directos de los creadores, se incluyó material no conocido de la obra y que se pensaba perdido. A esto se suman las páginas en que intervino el dibujante y divulgador Pablo Sapia, curador de obras como `Patoruzú' y `Pi Pío', de García Ferré.

Con un minucioso manejo de materiales originales, relevó y restauró errores de continuidad y de material agregado por manos ajenas a las de Solano López durante el pasaje al formato libro de 1961. La ayuda de la tecnología digital permitió una clara composición del dibujo original, afectado por los agregados. Así se logró fluidez al eliminar los títulos y resúmenes orientativos para el lector, que cuando seguía la serie poco después de su aparición esperaba una semana la llegada de la historia y necesitaba de esos auxiliares para su memoria. En cuanto a la clarificación de la imagen tecnológicamente en base al original, mantiene la pureza y la fuerza del dibujo de Solano López. Dos ricos prólogos de Guillermo Saccomano y Juan Sasturain preceden la historia original.

EL CINE

Figuras de la talla de Adolfo Aristarain, Pino Solanas, Damián Szifron,  Alex de la Iglesia y Gustavo Mosquera (el mismo de `Moebius') mostraron interés en filmar `El Eternauta', historia traducida y editada en los más alejados países del mundo. De la Iglesia (`La comunidad', `Los crímenes de Oxford') ya contaba con la aceptación de Ricardo Darín para el filme. Sólo faltaba conseguir la costosa producción. En cuanto a Mosquera, existía el apoyo de la Fundación Hubert Bals, que hace veinte años financió el guion, y posteriormente surgió el interés del productor Ronald Ranyaud con importantes antecedentes cinematográficos (`Ciudad de Dios',`El jardinero fiel'). Sin embargo, los costos subieron por los aires y el proyecto cayó.

Por no hablar de Lucrecia Martel (`Zama'), que fue llamada expresamente y por más de un año se dedicó a elaborar el guion. Hasta tenía pensado un final de barcazas hacia el Orinoco para la historia, pero igual que su proyecto de `Andrea Chenier' en el Colón, se disolvió en el aire.

Y la cosa sigue, porque lo anunciado durante el último Bafici por Reed Hastings, CEO de Netflix, sobre la inminente filmación de `El Eternauta' como serie, continua pendiente. KyS Films, productora con éxitos como `El clan', `El ángel', `El último Elvis', `Historias salvajes' y `Kamchatka', no larga prenda, y tampoco Netflix, la plataforma norteamericana de streaming, y Bruno Stagnaro (`Okupas'), convocado como director de la serie, como manifestó a La Prensa la última semana, prefiere mantener el silencio estando ya en los inicios de un proyecto que hace dos años tendría que haber salido al aire por más de cien países.

Los Ellos, como en `El Eternauta', parecen complotarse en el tiempo con simulacros imposibles, pero la fuerza del Espíritu triunfará al fin y todos, muy pronto, disfrutaremos de nuestros primeros superhéroes latinoamericanos en plataformas internacionales.