La Prensa

El Papa con Larrabure: primera cita con víctimas del terrorismo

En un encuentro definido como “emotivo” y “trascendental”, también para los hijos de presos políticos, Francisco se mostró muy comprensivo con el trabajo del vicepresidente del Celtyv y lo alentó a continuar por ese camino.

El papa Francisco recibió ayer a Arturo Larrabure, hijo del coronel Argentino del Valle Larrabure, asesinado por el ERP, y a Anibal Guevara, hijo de un militar detenido, en una audiencia privada “emotiva y distendida” en el Vaticano que fue calificada como “trascendental” por su mensaje para las víctimas del terrorismo y los hijos de presos políticos. Se trata de la primera audiencia de este tipo que concede el pontífice.

“Ha sido un día largo, fructífero” y “de gran significación”, resumió Larrabure en un mensaje que rápidamente empezó a circular en las redes. En el encuentro, que tuvo lugar a las 9.15 de la mañana en el Palacio Apostólico y se extendió por espacio de 30 minutos, Larrabure confió haberse sentido “muy bien” y contó que el Santo Padre expresó su “comprensión e incentivo para continuar trabajando”.

En un diálogo con La Prensa cuando en Roma ya era la medianoche, Larrabure calificó la reunión como de “una magnitud superior”. Para ilustrarlo, dijo que la audiencia se realizó poco antes de que el Santo Padre recibiera en el mismo lugar al presidente francés, Emmanuel Macron (ver aparte). “Una víctima del terrorismo nunca había sido recibida”, destacó. “Hablé de lo que significan las víctimas del terrorismo, de lo cansado que me siento, agotado y agobiado, por tantos años de lucha sin recibir nada y encontrar solo una memoria sesgada y parcial, y él fue muy comprensivo”, refirió el vicepresidente del Celtyv. Refirió que el pontífice los alentó diciendo: “La Argentina es muy díficil, todo se malinterpreta, pero ustedes están trabajando bien. Sigan en ese camino. No lo abandonen”.

Larrabure manifestó haber entregado al pontífice “mucho material” que hará circular “oportunamente”, y del que solo adelantó que incluye “un bosquejo en que analiza distintos puntos para la reconciliación de los argentinos”. “También hablamos del proceso de canonización de mi padre”, enumeró. “Yo dije que me sentía muy feliz por el comienzo de todo eso, y me respondió, entre otras cosas, que (el obispo castrense) monseñor Santiago Olivera estaba haciendo un gran trabajo, y que estaba abocado al tema”.

“Esto marca la pauta de lo que significó esta reunión”, añadió Larrabure, quien sonaba emocionado también a nivel personal, porque a la audiencia acudieron seis personas, entre ellas algunos familiares suyos, incluida una sobrina embarazada que “fue bendecida por el Papa de una forma muy amable”.

El referente del Celtyv admitió que fue a la cita con el material ya preparado y comentó que le dejó como regalo el libro que escribió, Un canto a la patria, donde describe el horror que sufrió su padre en el largo cautiverio al que fue sometido por el ERP antes de asesinarlo, y otro libro de su abogado Javier Vigo Leguizamón, Amar al enemigo. Francisco expresó que ambos ejemplares iban a “engrosar los libros de la Biblioteca del Vaticano”, según Larrabure, quien destacó el mensaje que eso encierra.