La Prensa

Aprobó el Senado el aumento de los miembros de la Corte

Con el voto oficialista y el rechazo del JxC elevó a quince el número de jueces. En vísperas del alegato de Cristina Kirchner ante el tribunal federal que la juzga por corrupción en la obra pública, el kirchnerismo aprobó una reforma del tribunal para licuar el poder de sus actuales componentes.

La mayoría kirchnerista del Senado aprobó por 36 votos afirmativos contra 33 negativos y envió a Diputados el proyecto que aumenta a 15 el número de los ministros de la Corte Suprema. La oposición intentó bloquear su tratamiento restando el quórum, pero el Frente de Todos logró iniciar la sesión con el auxilio de aliados como el rionegrino Alberto Weretilnek y la riojana Clara Vega, aunque para conseguirlo debió cambiar su plan inicial de elevar a 25 los miembros del tribunal.­

Antes de iniciar el debate sobre la Corte, el oficialismo pidió la vuelta a comisión de los pliegos de tres candidatos a ocupar la Cámara Federal de Comandante Luis Piedrabuena de la provincia de Santa Cruz: Marcelo Bersanelli, Carlos Borges y Nelson Sánchez. Juntos por el Cambio había denunciado que con estos camaristas se trataba de blindar a la vicepresidenta Cristina Kirchner en la justicia de su provincia, especificando que Bersanelli era ex concuñado de Máximo Kirchner y que se había desempeñado como defensor letrado de la vicepresidenta

Abrió el debate sobre la Corte el kircherista Guillermo Snopek, alegando que la iniciativa reflejaba la voluntad de los gobernadores de federalizar el tribunal y hacerlo más heterogéneo en materia de género. Al igual que la mayoría de los oradores oficialistas, cuestionó la lentitud de la Justicia y puso énfasis en su desprestigio ante la sociedad. Otra línea de defensa de la iniciativa fue la expuesta por la neuquina Silvia Sapag que impugnó el juicio contra Cristina Kirchner y sostuvo que el "pueblo había salido a la calle a defenderla".­

A su turno, la opositora Beatriz Avila dijo sentir "estupor y vergüenza" porque el Senado se ocupaba en plena crisis de tratar una cuestión tan alejada de la agenda de la gente. En tanto, Martín Lousteau rechazó no sólo la falta de oportunidad, sino también el contenido del proyecto. Argumentó que el aumento de jueces de la Corte no aceleraba el funcionamiento de los restantes fueros ni mejoraba la federalización y que para dar mayor participación a las mujeres debería el gobierno empezar por mandar al Senado el pliego de la reemplazante de Elena Highton de Nolasco.­

La nota de color estuvo a cargo del radical Pablo Blanco que puso un bolillero sobre su banca para representar la incertidumbre sobre el número final de miembros que tendría el proyecto. Pero el tono del debate pasó de la ironía a las acusaciones cuando otra radical, Carolina Losada, recordó al FdT las amenazas de miembros del gobierno al fiscal Luciani que pidió doce años de prisión para Cristina Kirchner. "Si no son mafiosos, no actúen como mafiosos" y "hablan de diálogo, pero sólo conocen la ley de la selva. Tienen el número y hacen lo que quieren", acusó al oficialismo. Para la legisladora, el principal objetivo del proyecto es el de lograr la impunidad de la vicepresidenta.­