La Prensa

Las medidas económicas, en la mira

ministro de Economía, Sergio Massa, sirve para generar una calma transitoria. Sólo las reformas estructurales permitirán salir de la crisis. El FMI, un árbitro clave.

El paquete de medidas anunciado por el nuevo ministro de Economía, Sergio Massa, disparó todo tipo de análisis. Con el transcurrir de las horas decantaron las ideas y se asentaron los conceptos. Los economistas Ramiro Castiñeira, Aldo Abram, Martín Polo y Fabio Rodríguez, identificados con gamas diversas dentro del arco ideológico, brindaron su punto de vista al respecto.

­RAMIRO CASTIÑEIRA­

Economista­

* “Lo que se anunció es que van a tratar de cumplir con el programa con el Fondo Monetario Internacional que fue firmado en marzo. Desde que se firmó, el Gobierno no hizo ningún esfuerzo por cumplirlo. De hecho, todo indicaba que este año no se iban a cumplir ninguna de las metas. Lo que se acaba de anunciar es que se va a intentar cumplirlo”.

­* “De hecho, el primer anuncio es que ratifican el 2,5% de déficit primario. Lo cual eso estaba dentro de lo pautado con el FMI. Eso lo sabemos desde marzo, nada más que versiones privadas indicaban que el resultado real iba a estar 1 punto o 1,5 puntos arriba. Tranquilamente el número final podía estar entre 3 y 4%”.

­* “Esto lo atamos con el tema de las tarifas. El tarifazo anunciado va a ser incluso mayor al acordado con el Fondo dado que la inflación es muchísimo más alta. Con eso sólo no iba a alcanzar. Incluso puede dejar chiquito el tarifazo de Macri porque a mucha gente, cuatro millones, se le quitan los subsidios de manera directa. Esas personas van a observar incrementos en las tarifas de luz y gas cercanos a multiplicarlo por cinco. Si le venía menos de 2.000 pesos, tranquilamente les pueden venir 10.000 pesos de tarifa. Esos son subsidios que no habían pedido. Se los subsidió una década y media gratis, sin pedir nada”.

­* “Después está el otro segmento que va a observar incrementos por encima del consumo promedio familiar, sin aires acondicionados. Ese es un punto no menor”.

­* “Para intentar cumplir con la meta fiscal acá se viene un tarifazo a mayor velocidad de lo que hizo Macri, que demoró tres años en hacerlo. Acá se va a implementar en cinco meses”.

­* “La otra meta con el FMI es el de los adelantos transitorios del Tesoro. Massa dijo que ya no va a pedirlos más. Pero eso también estaba dentro del acuerdo con el FMI, porque ya estaba casi en el cupo máximo de emisión monetaria dentro del pacto. Si le pedían más al Banco Central, no iban a lograr cumplir el acuerdo”.

­* “Atando esto último, el acuerdo con el FMI tiene un problema técnico: dado que el déficit fiscal baja gradualmente, implica que el Gobierno nacional tiene que tomar mayor deuda pública para financiarlo. Pero el mercado ya demostró que no está tan dispuesto a financiar a este gobierno, o al menos no en estas magnitudes. En los primeros dos años y medio el Gobierno ya tomó la misma deuda que Macri, si bien la tomó en pesos. Tomó por el equivalente a u$s 65.000 millones”.

­* “Para cumplir el acuerdo con el FMI, incluso con un resultado primario de 2,5%, lo que queda de este año y el que viene se tiene que financiar principalmente con deuda pública. Massa acaba de anunciar que no le va a dar a la maquinita. En consecuencia, implica que tomará deuda por unos u$s 30.000 millones”.

­* “Recapitulando, para cumplir el acuerdo con el Fondo van a ejecutar esencialmente un tarifazo. Lamentablemente si querían no impactar sobre la gente podrían haber privatizado empresas para reducir el déficit de las empresas públicas, o reducir a la mitad los ministerios. De esa manera sopesaban entre el sector privado y el público el ajuste. Acá recae todo sobre el sector privado, diciéndoles que les van a quitar los subsidios”.

­ALDO ABRAM­

Director de Libertad y Progreso­

* “Como siempre pasa con este tipo de gobiernos, hay una parte que es puro voluntarismo. Hablar de promover exportaciones cuando con el cepo están quitando ya más del 40% del valor de lo que exporta a quien vende en el exterior, y al que vende aquí adentro también, es pensar que son subsidios sectoriales se puede revertir esto. No es así. Lo estamos viendo con el dólar soja, que significó un subsidio del 20% a los productores y no están vendiendo”.

­* “Un productor de soja hoy estaba recibiendo un 30% de lo que valía su producto y ahora recibe 36%. No es que la movieron demasiado”.

­* “Todo lo que sea política no resuelve el problema. Acá el problema es que tenemos cepo y los cepos lo que hacen, y está demostrado a lo largo de nuestra historia, donde tuvimos 22 cepos, es que cada vez la cantidad exportada cae más. Excepto cuando llegan períodos como los del año pasado, que ni siquiera es que mejoraron mucho las exportaciones en términos de cantidad, sino que hay precios internacionales por el cielo”.

­* “Todo eso se va a revertir. Todo el viento a favor que tuvimos desde finales del 2020 será viento en contra. Sería muy buena noticia que consiguieran este adelanto de liquidación de exportaciones de u$s 5.000 millones y los otros créditos. La realidad es que esos u$s 5.000 millones van a entrar hoy, pero ya no entrarán mañana”.

­* “El flujo de salida de divisas es constante. Todos los anuncios que hicieron para fortalecer las reservas son todas deudas. No son del Banco Central, no se pueden contabilizar como reservas netas. A nosotros nos dieron u$s 4.500 millones en abril y ya lo estamos gastando todo. El cepo lamentablemente lleva a una pérdida continua de reservas. Con endeudamiento las hemos hecho subir. ¿Cuándo subían las reservas durante el cepo en el gobierno de Cristina? Cuando nos daban crédito los chinos. Los famosos swaps”.

­* “Los cepos son cada vez más restrictivos porque llevan implícitos un desincentivo en darle dólares al Banco Central tan grande que cada vez se exporta menos y eso lleva a restringir a los importadores. Ya tenemos un Banco Central recontra quebrado, lo vamos a quebrar mucho más”.

­* “El déficit bien contabilizado que deben tener es equivalente al del año pasado, es decir 3 puntos porcentuales del PBI. Este año les van a dejar contabilizar ingresos no tributarios, las rentas de la propiedad. También van a dejar un déficit más alto si se financian las obras públicas con créditos de organismos internacionales. El punto acá es que va a ser difícil cumplirlo. Pero con esto no alcanza”.

­* “Lo que vamos a ver desde ahora es una cierta tranquilidad que empezó el jueves, pero en la medida en que los ahorristas e inversores se den cuenta que no se están resolviendo los problemas de fondo de la Argentina, automáticamente lo que vamos a tener son los movimientos que ocurren cuando se pierden las oportunidades”.

­* “Oportunidades de hacer las cosas bien tuvimos. Cuando se reestructuró la deuda en el 2020, mataron la oportunidad con el súpercepo. Ahora tenemos el súper súpercepo. También hubo corrida cambiaria. La frenaron cuando el exministro Guzmán hizo gala de la confianza que había recolectado con la reestructuración de deuda. Dijo: `No vamos a emitir más'. La emisión y el gasto venían disparados como ahora. Y tomarían lo que hiciera falta de financiamiento en el mercado de crédito voluntario. Se parece mucho a esto. En ese momento no había tanta necesidad de reservas”.

­* “Todos esos créditos que tomarán, más la liquidación anticipada de exportaciones, la verdad lo que da es tiempo. En la medida en que el tiempo pase y no se lance un plan de reformas estructurales, lo que va a pasar es que el cepo se fagocitará las reservas y nos quedaremos con u$s 5.000 millones de deuda. Esto no les va a alcanzar. Si en dos o tres meses no vemos un cambio de rumbo, la gente va a volver a sacar su dinero de la Argentina”.

­* “Si no vienen reformas estructurales no creo que esto les alcance para llegar al año que viene. Sólo las reformas evitarán las futuras crisis. Esto, igualmente, tiene de bueno que nos frena el pánico y nos saca un rato de la montaña rusa. Con las divisas que ingresen podemos llegar a moderar la crisis. Pero estamos lejos de resolver los problemas”.

­MARTIN POLO­

Jefe de Estrategia de Cohen­

* “En principio los anuncios me parecen de una orientación razonable. Todos estamos de acuerdo que Argentina tiene que equilibrar sus cuentas públicas, fortalecer su nivel de reservas y en lo posible tener un superávit comercial sostenible. Esos son ejes importantes a la hora de definir la política”.

­* “Después, en cuanto a los anuncios y cómo van a lograr los objetivos, creo que están un poco incompletos. O por lo menos se requieren más detalles para ver los grados de factibilidad que pueden tener esos objetivos que se plantearon”.

­* “El hecho de cumplir con una meta de déficit fiscal del 2,5% del PBI es algo a lo que se supone el gobierno estaba comprometido. No sé por qué lo reafirman”.

­* “Pusieron el foco en recortar subsidios, pero hay que ver cómo será la implementación. Hay que ver las cifras que maneja el ministro sobre de cuánto será el impacto fiscal de estas medidas y a cuánto se irían las tarifas. Ahí habrá varios capítulos”.

­* “En materia de congelar la planta de empleados públicos de la administración nacional, es un avance. Ya lo había dicho Batakis. Pero esas medidas, cuanto mucho, evitan que empeore la situación”.

­* “Hay temas más urgentes y es que el Banco Central sigue perdiendo reservas. Con este anuncio de que hay un acuerdo con algunas cerealeras o con empresas del sector para adelantar exportaciones, no sé si va a sumar más de lo que había. La tensión cambiaria va a seguir a flor de piel, salvo que haya más medidas de fondo”.

­* “Por otro lado, lo que busca el Gobierno, que es no financiarse con el Banco Central, tienen que cumplir con el resultado primario con que se comprometió. Sino tendrán que salir a buscar esa diferencia por otro lado”.

­FABIO RODRIGUEZ­

Socio director de M&R Asociados­

* “Fue un conjunto de lineamientos que respondieron con criterio a lo que son urgencias que tiene la situación económica y financiera de la Argentina. Cuando digo lineamientos es dar algún mensaje en el orden fiscal, de reservas del Banco Central, en el orden de la parte externa para el superávit comercial y lo social. Esos fueron los cuatro lineamientos”.

­* “Es una combinación de lineamientos con algunas medidas. Creo que, si uno busca algo más articulado, o alguna precisión, obviamente se quedó corto. Esto es más pensado como un conjunto de respuestas a una urgencia, a un deterioro muy importante de la situación económica, que hay que estabilizarla, pero no alcanza ni está formulado como un plan de estabilización que tenga definiciones más consistentes”.

­* “No esperaba que Massa hablara de un plan de shock y estabilización. Entonces, si no es eso, ¿qué es? Creo que es un conjunto de lineamientos y medidas que responden a urgencias claves. La primera es reservas. La situación es de reservas mínimas con deterioro continuo. Ahí preocupa que la definición que dio fue de un volumen de dólares, pero no explicó cómo se van a conseguir concretamente u$s 5.000 millones de quienes liquidan exportaciones”.

­* “Hay otra urgencia: si no se va a emitir, hay que colocar deuda, porque déficit va a seguir habiendo. Si hay que colocar deuda hay que explicar cómo se va a terminar de sanear ese mercado en pesos, que quedó golpeado de la crisis de Guzmán”.

* “El canje está bien porque hay que salir del ahogo, pero faltan precisiones. No se dice qué títulos son, por qué se canjea y a qué plazo. Hay un 60% adentro, pero ahí está el sector público, por eso valen las precisiones. Hay que decir qué canasta se ofrece, los títulos y a qué tasa. No nos tiene que ganar la ansiedad”.

­* “Que se ataque ahora la emergencia con lineamientos no es incompatible con que se encadene luego con un plan. Uno podría jugar con esa posibilidad. Se puede pasar de un paquete que responde a una crisis, a un programa”.

­* “Las medidas en torno a los subsidios me parecen bien, están en el lineamiento fiscal. Hay un 2,5% comprometido. Es la medida más concreta de todas las que se anunciaron. Hay un mensaje de ir contra el derroche y contra gastos totalmente improductivos e injustos”.

­* “En lo social también lo dicho fue de orientación. Todos coincidimos que es mucho mejor el trabajo que los planes. Y es mejor controlar si hay abusos para auditarlos, reordenarlos”.