La Prensa

El "Gran Reinicio" y su aterradora proyección

Plandemia 

Por Alejandro Sosa Laprida 
Bella Vista Ediciones. 100 páginas 

De a poco van apareciendo, también en nuestro medio, libros que cuestionan la narrativa oficial sobre lo sucedido en el mundo desde fines de 2019. Este breve pero valioso opúsculo titulado Plandemia, de Alejandro Sosa Laprida, debe contarse entre los más provechosos: es compacto, vertiginoso, desafiante y, sobre todo, pone las cosas en perspectiva, a la luz de la fe.

Sosa Laprida es licenciado en Filosofía, profesor de francés y autor de varios libros de tema religioso, incluso alguno crítico del papa Francisco. Es muy activo en las redes sociales, provocador, un poco fragoroso. También es uno de los pocos que entrevió con perspicacia desde el comienzo el engaño que estaba detrás de la última emergencia sanitaria global y se lanzó con ardor a dejar constancia sobre las demenciales medidas que se fueron adoptando.

La "secuencia orwelliana" que denuncia es ya conocida por muchos lectores de este suplemento: sospechosa alarma mundial por un virus que tiene una letalidad similar a la de una gripe estacional, introducción de un test que crea falsos positivos, restricciones de todo tipo, vacunación masiva con terapias genéticas, mordazas a los que disienten, discriminaciones inconstitucionales para los insumisos, y refuerzo de un gobierno mundial con perfiles tenebrosos.

Un giro copernicano en nuestras vidas, "el Gran Reinicio" famoso, como se llamó a esta verdadera maniobra de ingeniería social, política y económica desestructurante de la vida humana tal como la conocíamos, que Sosa Laprida expone en 14 breves artículos que antes fueron entradas de blog. Esos breves escritos permiten seguir la evolución de esta maquinación aberrante, pergeñada por Bill Gates, el Foro Económico Mundial y la OMS.

Pero aquí lo que importa es la mirada a futuro, y Sosa Laprida propone una justificada mirada teológica, o escatológica. Porque el "secuestro psicológico" de la población, que aún no despierta ante esta "comedia grotesca", como él la llama, puede ser un anticipo de lo que vendrá. Pero la cuestión no se limitará ya a preocuparse porque una elite megalómana e inescrupulosa de millonarios pueda arrogarse el derecho a decidir cómo debemos vivir, si podemos viajar, lo que debemos pensar, lo que estamos autorizados a hacer. El asunto es que "el Gran Reinicio" tiene -qué duda cabe- un carácter diabólico y prefigura ese mundo unificado política y religiosamente bajo el mando del Anticristo y del Falso Profeta del que habla el Apocalipsis.

Tan ineludible es esta mirada como el prólogo de Flavio Infante, que brinda el marco histórico que favoreció la pérdida de todo horizonte sobrenatural en el hombre. El resultado es un libro que se alza como un saludable ejercicio de sentido común, moralmente apremiante, como dice el autor, y podría agregarse que de lectura indispensable.