La Prensa
Una muestra de Luis Seoane y el rescate de fondos patrimoniales colaboran en su visibilización­

En defensa de la cultura de Galicia­

Rosario Alvarez, presidenta del Consello da Cultura Galega, conversó con La Prensa sobre el aporte de los emigrados de ese origen a nuestro país, su defensa de la lengua y la necesidad de potenciar una etiqueta de calidad.­

 

Rosario Alvarez nació en Pontevedra, es doctora en Filología por la Universidad de Santiago de Compostela e investigadora principal del equipo redactor de la gramática de la Real Academia Gallega, de la que es miembro desde el año 2003. El mes pasado fue reelecta como presidenta del Consello da Cultura Galega (Consejo de la Cultura Gallega) por un nuevo período de cuatro años y es en el ejercicio de ese cargo que se encuentra de visita en la Argentina. Vino muy especialmente para participar de la inauguración, hoy jueves a las 18 en el Museo de Arte Español Enrique Larreta, de la exposición 'Materiales Seoane. Entre Galicia y Argentina', una selección retrospectiva del artista gallego-argentino Luis Seoane (1910-1979) que incluye xilografías, óleos, cerámicas, esténciles, tapices, pero también libros, revistas, afiches y tapas de discos, en una muestra de la generosa diversidad de su producción.­

Claro que la agenda de Rosario Alvarez en esta cuarta visita a nuestro país ha estado bastante más cargada: fue distinguida como Huésped de Honor por la Legislatura porteña, visitó la Academia Argentina de Letras, la Federación de Sociedades Gallegas y el Instituto Argentino Gallego Santiago Apóstol; disertó en el Centro Galicia de Buenos Aires y ante emigrados residentes en Rosario.

"Nosotros siempre decimos: '¿cuál es la ciudad más grande de Galicia?' 'Buenos Aires'. Efectivamente es así, es una de nuestras grandes capitales. Durante el franquismo, aquí resistió el corazón de la cultura gallega y tuvo una actividad espléndida en las artes figurativas, la literatura, las artes escénicas, el mundo editorial, la música, el pensamiento político. Lo que se hizo aquí en esa época, y antes y después, es una referencia que siempre tratamos de poner en valor'', remarcó durante un encuentro exclusivo con La Prensa. "Queremos que los argentinos sepan de la importancia de nuestro sistema cultural gallego tanto como de la contribución que los gallegos y gallegas han hecho durante décadas al progreso de la Argentina. Hay mucha cultura gallega aquí impregnada y eso es lo que queremos mostrar con esta exposición de Seoane. Su presencia artística enorme en Buenos Aires es cultura gallega y argentina a la vez, porque Seoane mismo se definía como `absolutamente argentino y absolutamente gallego'. Dos identidades compatibles que los descendientes de gallegos tienen: aman la Argentina, contribuyen a esta sociedad y a su progreso, sin por eso perder la identidad que los vincula con su tierra de origen''.­

 

­RESCATE­

-En ese esfuerzo por salvaguardar su cultura, ¿cuál es la importancia de los fondos patrimoniales del Centro Galicia de Buenos Aires y de otras instituciones en nuestro país?­

-Nuestro Archivo de la Emigración Gallega ha ido digitalizando el acervo de la miriada de Centros y Sociedades Gallegas que hay en distintas ciudades argentinas. No tenemos interés directo en recoger los fondos y llevárnoslos a Galicia. Entendemos que deben continuar en las colectividades que los crearon, siempre que estén salvaguardados. No queremos que se destruya ese patrimonio, por eso lo estamos digitalizando y nos quedamos con una copia que preserva ese conocimiento. Del mismo modo, vamos recogiendo la música a través del Archivo Sonoro de Galicia, que incluye además conferencias y otros audios. En este sentido, la cantidad de fondos que recibimos desde América, y muy particularmente desde Buenos Aires, es enorme.­

"La cultura nos fue legada y no podemos hacer que esa cadena se interrumpa."

-También han digitalizado hemerotecas y cientos de fotos.­

-Así es. Tenemos un completo repertorio de imágenes y de artículos de prensa sobre la emigración gallega. Y lo importante es que todo eso está disponible para el público. A una parte ya se puede acceder desde nuestra página web; el resto del material está todavía en proceso, pero los interesados deben contactarse con el Consello y las trabajadoras del archivo buscarán la manera de facilitarles ese contenido.­

 

­FEMINISMO­

-El Consello sostiene un Centro de Documentación en Igualdad y Feminismos que es pionero en su tipo. ¿Cómo nació?­

-Verdaderamente es pionero. Conserva un material único porque los centros feministas y de organizaciones que luchan por los derechos LGBTI nos entregaron sus archivos conformando un fondo realmente extraordinario. Conservamos la documentación de todos estos movimientos ya desde la lucha antifranquista, y tenemos una hemeroteca con publicaciones referidas a estas organizaciones a lo largo de todo el siglo XX. Nos han entregado pancartas, pasquines, una gran cantidad de materiales que trazan una crónica del feminismo en Galicia. Desde otros puntos de España nos han pedido asesoramiento por considerarnos un centro de referencia.­

-¿Cuál es el mayor desafío para su segundo mandato al frente del Consello?­

-Existe la necesidad de una acción exterior, que la cultura forme parte de la Marca Galicia que se exporta y que ya incluye a nuestro mejores productos gastronómicos, los quesos, los mariscos, las conservas. Hay que extender esa etiqueta a la cultura. No hay duda de que Galicia es una tierra de calidad, de una gran innovación y de una fuerza creativa extraordinaria. Ahora debemos potenciarla.

 

Aprender la lengua es un derecho­

­

­-¿Qué amenazas enfrenta la lengua gallega en la actualidad?­

-Uno de los mayores problemas es la pérdida de transmisión a las generaciones más jóvenes. No es que ellos abandonan la lengua, es que las familias y el entorno la han abandonado. Lo que ocurre es responsabilidad de la enseñanza, de las familias y de la sociedad en su conjunto. Si nosotros a un niño le ofrecemos sólo el castellano, si cada vez que le damos productos audiovisuales se los damos en inglés o en español, si no procuramos que los niños estén inmersos en nuestra lengua les estamos negando el derecho de ser un eslabón de la transmisión de la cultura gallega. A nosotros la cultura nos la han legado de una generación a otra y no podemos hacer que esa cadena se interrumpa.­

-¿A qué cree que responde el desinterés de las familias por mantener viva la lengua heredada?­

-Aún se arrastra lo que ocurría hace unas cuantas décadas, cuando se veía al gallego como una lengua inferior, algo que no ofrecía oportunidades para el trabajo, que podía plantear algún impedimento para la promoción profesional. Pero en este momento todos los datos lo desmienten. Es más: los hablantes de gallego tenemos hoy mayores oportunidades porque contamos con una interlocución directa con los mundos de habla española y portuguesa. Somos el puente perfecto entre hablantes de dos de las lenguas mayoritarias del mundo. Hoy nuestra cultura tiene calidad y se defiende en pie de igualdad frente a cualquier otra cultura del mundo.­