La Prensa

Suicidio de Hispanoamérica

En este 20 de junio, en que recordamos a nuestro amado General Don Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano, me entristece tener que escribir estas líneas. Pero el poco tiempo de libertad que nos queda, lo amerita.­

Invitado por la Universidad de Harvard en Junio de 1978, el Nobel de Literatura Alexandr Solzhenitsyn, en un memorable discurso, advertía al mundo sobre el "Suicidio de Occidente''.

Parafraseándolo, hoy podríamos hablar del "Suicidio de Hispanoamérica''. La victoria del terrorista del M19, Gustavo Petro en Colombia, así nos lo preanuncia. Todavía no asumió y, en su primer discurso, luego de ganar la elección, ya está proponiendo abrir las cárceles para dejar en libertad a los criminales que se encuentran en ellas.­

Ésto lo vivimos con los Fernández cuando, con la excusa de la pandemia, abrió las cárceles y dejó en libertad a miles de criminales para que volvieran a matar.­

Ésto lo vivimos con Héctor Cámpora cuando, al asumir como presidente, las abrió y liberó a los terroristas que se encontraban en ellas, para que volvieran a matar.­

Con los KK en Argentina, Boric en Chile, Arce/Evo Morales en Bolivia, Castillo en Perú, Maduro en Venezuela, Petro en Colombia, Lasso en Ecuador, Ortega en Nicaragua, Xiomara Castro en Honduras, López Obrador en Méjico, sólo falta que Brasil vuelva a caer bajo las garras de Lula, para que toda Hispanoamérica caiga en manos del narco castrochavismo criminal.

Antes el petróleo de Venezuela financió al Foro de San Pablo/Socialismo del Siglo XXI/Grupo de Puebla o como quieran disfrazarse estos comunistas del subdesarrollo populista. Ahora va a ser la droga colombiana y mejicana la que lo vaya a hacer.

Mal futuro para Hispanoamérica, mal futuro para Argentina.

El discurso del terrorista Petro nos lo está anunciando. ­

Ahora miremos hacia adentro de nuestra castigada Patria.­

En los 2000, los peruanos trabajadores se volvieron a Perú. Ahora son los venezolanos los que prefieren volver a Venezuela para no tener que vivir en la Argenzuela que se nos ha caído encima.

¡Cómo ha sido posible que llegáramos a esta encrucijada!­

Todo muy triste para una Argentina a la que le sobra todo, en un mundo de carencias de todo tipo.­

Pongámonos bajo el amparo de Nuestra Madre Purísima para que nos ilumine y fortalezca, porque, si no somos capaces de reaccionar a tiempo, se avecinan tormentas aciagas sobre nosotros.­

­

Emilio Guillermo Nani - Teniente Coronel (R)­

Veterano de Guerra­

ojoalparche@fibertel.com.ar­