La Prensa
Tradiciones y modelos

Guitarra y vigüela

Gracias a la facilidad de comunicación que nos brinda Internet, suelo relacionarme con amigos, digamos, electrónicos, cuyas caras nunca he visto personalmente y que viven, algunos de ellos, en lugares remotos donde se hablan lenguas que, en mi caso, son de acceso imposible.

Uno de ellos es Antti, un joven finlandés: sin tener título académico que lo habilite a ejercer la docencia universitaria en alguna rama del hispanismo, ha aprendido voluntariamente nuestro idioma, ha leído no pocas obras de literatura en español y, además, con perseverancia típica de un país donde impera el frío, ha realizado algunas incursiones en la no tan sencilla poesía gauchesca.

Este entusiasmo y tal contracción al estudio no lo libran de alguna comprensible candidez, que suele despertar su asombro al encontrarse con ciertas presuntas extravagancias de nuestros connacionales. A las que yo mismo no soy ajeno en absoluto: por el contrario, puesto que "la Argentina me hizo así'', incurro en ellas con frecuencia nada vergonzante.­

Copio, sin la mínima modificación, la parte pertinente de una de sus consultas:­

 

"Quiza yo no entiende correctamente el habitual musica de las Pampas. Entonces presento estimado Fernando esta interpelacion sobre que instrumento musico tocaba el gaucho Martin Fierro. Algunos episodios parece tocar guitarra, otras dice vigüela. Era ejecutante con dos distintos, o era la misma musical guitarra y vigüela?''­

Antti había consultado sus fuentes y verificó, con engañosa lógica, que, si bien la guitarra y la vihuela tenían muchos aspectos morfológicos en común, eran, sin embargo, dos entes tan distintos entre sí como un caballo y una cebra.­

­

DOS FILOLOGOS­

­Por si acaso, consultemos a dos autorizadísimos filólogos gauchescos: ­

Eleuterio F. Tiscornia (Martín Fierro. Introducción, notas y vocabulario, Buenos Aires, Losada, 16.ª ed., 1975) ni siquiera registra "vihuela'' ni "vigüela'' en la página 330 de su "Vocabulario'', lo que nos indica que, obviamente, las considera sinónimos de "guitarra''.

Horacio Jorge Becco (Martín Fierro. Introducción, notas, bibliografía y vocabulario, Buenos Aires, Brami Huemul, 1993) acota lacónicamente: "vigüela. Guitarra'' (pág. 439). ­

Por mi parte, jamás me asaltó la menor duda sobre la absoluta sinonimia existente, en el Martín Fierro, entre "vigüela'' y "guitarra''. José Hernández, haciendo uso de su sempiterna magia literaria, a veces emplea una y a veces otra, según la conveniencia del relato, de la rima, del ritmo, del contexto, de su segura intuición poética.

­

APARICIONES­

­Apariciones de "vigüela'' y de "guitarra'' (o "guitarrero'') en El gaucho Martín Fierro (1872)­

Aquí me pongo a cantar­

al compás de la vigüela (1-2).­

­

Con la guitarra en la mano­

ni las moscas se me arriman (55-56).­

­

Habia sido el guitarrero ­

un gaucho duro de boca (1945-1946).­

­

y de un tajo a la guitarra ­

tuitas las cuerdas corté (1973-1974).­

­

-Ruempo -dijo- la guitarra, ­

pa no volverla a templar (2275-2276).­

­

Apariciones de "vigüela'' y de "guitarra'' (o "guitarrero'') en La vuelta de Martín Fierro (1879)­

­

y de la vigüela al son ­

imploro a la alma de un sabio (15-16).­

­

y si al sentir la guitarra ­

de mi sueño me dispierto (11-12).­

­

Triste suena mi guitarra­

y el asunto lo requiere (163-164).­

­

Y el que anda sin direción­

es guitarra sin clavija (1735-1736).­

­

tomó al punto la guitarra,­

la gente se puso atenta (2938-2939).­

­

La echaba de guitarrero­

y hasta de concertador (3277-3278).­

­

Tomó Fierro la guitarra,­

pues siempre se halla dispuesto (II, 3913-3914).­

­

Yo no soy, señores míos,­

sinó un pobre guitarrero (3977-3978).­

­

CONCLUSION­

­Como puede apreciarse, Hernández utilizó once veces "guitarra/guitarrero'' y solamente dos "vigüela'', lo que indica que consideraba este término como sinónimo de aquél, y no a la inversa; tampoco empleó, referido al ejecutante, el vocablo "vigüelero'' (suponiendo que tal palabra se hubiera usado alguna vez). (1)­

En suma, le recomendé al hiperbóreo Antti que se librase de tales tribulaciones y diese por seguro que, en todas las oportunidades, Hernández se refiere al instrumento conocido como guitarra española

De todas maneras, debemos celebrar que, a pesar de que Martín Fierro hubiera roto su guitarra (I, 2275-2276), años más tarde se encuentre arrepentido de tal arrebato y, por lo tanto, dispuesto a regalarnos con las bellezas que se extienden hasta el final de La vuelta de Martín Fierro (121-126):­

­

Aunque rompí el estrumento­

por no volverme a tentar,­

tengo tanto que contar­

y cosas de tal calibre,­

que Dios quiera que se libre­

el que me enseñó a templar.­

­

Muchas gracias, don José: he disfrutado innumerables veces de su decisión de contar tantas cosas y de tal calibre.­

­

(1) "Vihuelero. s. m. Hombre que toca la vihuela'' (Diccionario histórico de la lengua española, RAE).­