La Prensa
APROBO LA ANMAT UNA NUEVA GENERACION DE IMPLANTES DENTALES ECOLOGICOS PARA EL MERCADO ARGENTINO

La tecnología, aliada de la ciencia

Las prótesis, desarrolladas por MABB, están fabricadas a base de cerámica o zirconia. Se elimina así el riesgo de la contaminación por corrosión de los reemplazos metálicos.

Hace poco la ANMAT aprobó una nueva generación de implantes dentales ecológicos para el mercado argentino, desarrollados por MABB, emprendimiento con propósito de triple impacto.

Esto es algo de especial importancia dado que hasta ahora más del 99% de los implantes dentales que llevaban puestos las personas eran metálicos. De esta manera, Argentina pasa a estar en el epicentro mundial de la implantología oral libre de metales.

Un estudio internacional realizado por un grupo de investigadores argentinos y que reunió científicos interdisciplinarios de la Facultad de Odontología de la UBA y del Conicet puso el foco en la problemática de la corrosión de los implantes odontológicos de metal, que permiten dimensionar la posibilidad de una contaminación en el torrente sanguíneo.

El paper científico agrega que la degradación in-situ de un implante metálico es un hecho no deseable ya que altera la integridad estructural del implante. La problemática de la corrosión no se limitaría a un hecho local dado que las partículas resultantes de este proceso podrían migrar a sitios alejados al sitio del implante, cuya evolución plantea interrogantes para futuros estudios.

Según el doctor Enrique Reinprecht, fundador y presidente de la Sociedad Argentina de Implantología (Sadic), los implantes dentales cerámicos o de zirconia representan un gran avance en el cuidado de la salud oral de los pacientes, dado que reducen significativamente el riesgo de corrosión, de alergias y de adhesión de bacterias que los tradicionales implantes metálicos poseen, y por ende, la probabilidad de infección o (perimplantitis) y rechazo biológico del implante.

EVOLUCION

Los implantes cerámicos no son nuevos, para 1960 cuando surgían los implantes metálicos, el doctor Sandhaus impuso el uso de los mismos, pero para esa época eran quebradizos y no lograron posicionarse. Hoy, gracias a la nanotecnología, se generaron cerámicos de Zirconia Yttria, inclusive más resistentes que los metálicos, que se usan para varios fines, para naves espaciales, electrónica de precisión, frenos para autos de Fórmula 1, entre otros, y ahora para la implantología dental.

Según especialistas, la demanda de implantes cerámicos de Zirconia Yttria irá en rápido aumento debido a que los mismos pacientes son los que están pidiéndolo a sus odontólogos, y sobre todo ahora que su precio y accesibilidad pasa a ser alcanzable por los profesionales de la Salud.

Un implante de zirconia es como una verdadera obra de arte desde su origen, desde su diseño hasta su situación conceptual final. Debido a la alta inversión y valor agregado, nació como algo de nicho para gente rica, o como algo puramente estético, pero MABB desarrolló un modelo empresarial para que sean accesibles para el común de la ciudadanía y así cumplir su misión de triple impacto, aportando una mejora significativa en la salud oral e integral, y en cambiar los paradigmas en cuanto a sistemas productivos que no contaminen el medio ambiente. "MABB se compromete a donar parte de sus dividendos en campañas de impacto social y medioambiental", acotó Daniel Miguez.

OFERTA GLOBAL

Es importante tener en cuenta que sólo el 0,5% de la oferta mundial de implantes dentales son cerámicos de Zirconia, y la realidad es que no han logrado incrementar su alcance por su precio premium.

Con esta nueva generación de implantes dentales libre de metal, llamados Z7, un grupo de profesionales argentinos inaugura una nueva era para la Salud Oral y la implantología libre de metal en América, dado que muy pronto estarán en Brasil y en Estados Unidos, continuando en Europa, Asia y Africa.

La empresa acaba de conseguir la aprobación de estos nuevos implantes cerámicos marca Z7 por parte de la ANMAT en alianza con empresas locales, y para el 2022 se espera la aprobación por las autoridades FDA, ANVISA y CE.

Los implantes cerámicos Z7 representan lo último en implantes odontológicos. La compañía creó el proyecto con criterios prácticos de sustentabilidad. Se trata de un proyecto con alto impacto social, que incluirá alianzas público-privadas para que puedan colocarse implantes cerámicos de la más alta calidad internacional hasta en hospitales públicos.

El desarrollo nació en Argentina a finales del 2006. A la fecha, la empresa sigue integrando tecnologías disruptivas haciendo innovación continua para el lanzamiento de nuevas generaciones de implantes dentales libres de metal, y así perdurar con impacto positivo para la Salud Oral de las personas y el cuidado del medio ambiente.

Al ser de Zirconia los implantes Z7 de MABB resultan en una cerámica muy resistente. Son bioinertes por naturaleza y evitan alergias; no corroen, tiñen, o manchan las encías como puede suceder con los metálicos; y una característica especial, es que eliminan el riesgo de desprendimiento de partículas metálicas en el medio fisiológico o torrente sanguíneo.

Los implantes dentales cerámicos o de Zirconia ya superaron los 10 años de pruebas clínicas en el mundo, demostrando completa superioridad en cuanto a aspectos de salud y estética para las personas, y simpleza en su colocación aportando beneficios para los profesionales de la Salud.
Según Daniel Miguez, Fundador y Presidente de MABB, los pacientes que tenían problemas de alergias a metales o alta adhesión de bacterias que los predisponía a periimplantitis, y no accedían a implantes cerámicos, hoy ya pueden celebrar dado que tendrán acceso a ellos con todos los beneficios de un implante libre de metal, que aporta mayores ingredientes para una vida plena, saludable y con conciencia ecológica.

Por ser de color blanco y traslúcido, aumenta la satisfacción del paciente en cuanto a estética por no surgir zonas grises por traslucidez de la encía o la retracción de la misma, siendo los implantes cerámicos o de zirconia lo más similar a las piezas dentarias humanas naturales.

Sobre la resistencia mecánica, este material es producto de la nanotecnología, cuyas propiedades superan a las actuales de los referentes de metal, validado según normas ISO 14801, con el beneficio adicional de poder usar implantes monobloques que no poseen piezas intermedias y evitan aflojamientos en el largo plazo.

"Su validación biológica está garantizada bajo normas ISO 10993, asegurando en su conjunto confiabilidad biológica, además de la mecánica", comentó Daniel. Es importante destacar que MABB desarrolla y produce sus implantes dentales libres de metal bajo normas internacionales ISO 13485 con tecnologías CIM-Ceramic Injection Moulding, aportando bioseguridad para el cuerpo humano, y al cuidado del medio ambiente por no generar desechos ni contaminantes.

Asimismo, la empresa crea otras comercializadoras Z7 junto con socios locales en cada país, para acelerar el escalamiento global, y respetar las idiosincrasias locales con el objetivo de dar mayor accesibilidad del producto a la ciudadanía.

Las empresas Z7 son las que certifican, envasan y tienen los derechos de distribución del producto en los países, alineadas en cuanto a principios de sustentabilidad y triple impacto. A la fecha están trabajando para lanzar un sistema digital que acompañe al implante, para activar la garantía de por vida y permitir al profesional odontólogo hacer seguimiento del implante en el paciente, cumpliendo los últimos requerimientos en cuanto a protección de datos personales, basado en X-Road y blockchain.

Esto permite impulsar la tokenización para esquemas de economía circular y realización de planes con impacto social y cuidado medioambiental positivo, en cada país.

* Directora de AgendaRSE.