La Prensa
VISTO Y OÍDO

Proyecto alternativo

Perceptible expectativa entre los empresarios de la construcción había generado la presentación del jefe de Gabinete Juan Manzur en la convención anual del sector, realizada la semana pasada. Y el funcionario no la defraudó. Dio un discurso peronista tradicional y felicitó al sindicalista Gerardo Martínez por haber apoyado a las empresas. Igual hizo con los integrantes de una corporación muy golpeada políticamente por la “causa de los cuadernos”. Puso énfasis en la “cultura del trabajo” como doctrina del PJ en deliberado contraste con la relación entre los piqueteros con el presidente y la vice.

Un detalle importante

Otro dato de interés de la convención de la CAC fue la importancia que le otorgó Alberto Fernández. Concurrió con varios ministros y habló al cierre. Fuentes vinculadas a la jefatura de gabinete destacaron la “inquietud” que le provoca el creciente protagonismo de Manzur que está armando una extensa agenda con sindicalistas y gobernadores. Un detalle que no escapó a los empresarios que por motivos profesionales conocen a la perfección el balance de poder gubernamental fue que buena parte de la platea que oyó a Manzur ya no estaba cuando habló Alberto Fernández.

Vidal y Marquitos

Resultó inesperada y provocó visible escozor en sectores del “larretismo” la convocatoria de María Eugenia Vidal a Marcos Peña en consulta sobre cuestiones electorales. El ex jefe de gabinete tiene desde siempre una relación distante con varios sectores del PRO a los que no abría el juego cuando disponía de la llave para acceder a Mauricio Macri. Pero Vidal dejó atrás esos episodios porque quiere un cambio de jefe de campaña. No está conforme al parecer con Fernando Straface y lo reemplazó por Emmanuel Ferrario, cabeza de lista de legisladores porteños y hombre de su confianza.

Vidal, ¿un halcón más?

A Vidal no le fue mal en las PASO por eso sorprendió su acercamiento a Peña y su insatisfacción con Straface. Según miembros del PRO, la ex gobernadora no es fácil de conformar. También decidió darle un perfil más “halcón” a su figura diferenciándose del acuerdismo de Horacio Rodríguez Larreta. Por eso salió con el intempestivo reclamo de la presidencia de la Cámara de Diputados, de confirmarse en noviembre el resultado de las PASO. Más próximo a las posiciones de Rodríguez Larreta, Diego Santilli se distanció de una idea que le sirve al kirchnerismo para victimizarse.