La Prensa

Se proclamó Guaidó presidente de Venezuela y puso en jaque a Maduro

El objetivo del joven titular de la Asamblea Nacional -la única instancia republicana no manejada por el chavismo- es lograr la formación de un gobierno de transición y elecciones libres. Reacción en cadena de la comunidad internacional.

Ante una multitud que algunas fuentes cifraron en dos millones de personas, Juan Guaidó, -presidente de la Asamblea Nacional (AN) el último bastión democrático de Venezuela-, anunció ayer que asumió formalmente las competencias del Poder Ejecutivo como ``presidente encargado''.

 El líder opositor de 35 años, ante la cúpula del Parlamento y miles de venezolanos hartos de la mafia comunista dijo que apegado a la Constitución daba este paso hasta lograr ``el cese de la usurpación, el gobierno de transición y unas elecciones libres''.

 La proclamación de Guaidó es otro capítulo de la gravísima crisis política y económica que atraviesa Venezuela, y el mayor acto de desconocimiento que ha hecho la oposición democrática al Gobierno de Nicolás Maduro.

 El desabastecimiento de alimentos y una hiperinflación que en 2018 habría llegado al 2.500.000% ha llevado a unos tres millones de venezolanos a abandonar su país. Ese éxodo, sin precedentes, amenaza con desestabilizar a varias naciones de Sudamérica.

UNA DICTADURA

 ``Para evitar cualquier duda, hoy doy el paso con ustedes. Entendiendo que estamos en una dictadura y que un pueblo unido jamás será vencido'', dijo en medio de los aplausos de la multitud que tras marchar desde nueve puntos distintos de Caracas contra el ``usurpador Maduro'', se concentró en una plaza del municipio Chacao, al este de la ciudad.

La Asamblea Nacional desconoce el segundo mandato de Maduro, quien, a su vez, ha declarado insistentemente que los actos de ese cuerpo legislativos son nulos.

 Guaidó advirtió que "esto va a tener consecuencias, pero no permitiremos que se desinfle". "No descansaremos hasta lograr la libertad", aseveró enfático.

 "Toda Venezuela queda juramentada para llevar el mensaje a la Fuerza Armada Nacional (FAN), defender nuestra Constitución hasta restaurar la libertad en Venezuela", acotó.
 Además, aseveró que no teme ser encarcelado, dado que minutos antes, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) reiteró que las acciones del Parlamento son nulas porque está en desacato.

 La oposición no reconoce el segundo mandato de seis años de Maduro, que juro hace dos semanas en el TSJ, por considerar que su reelección en los presidenciales de mayo pasado ``no tuvieron las condiciones mínimas de comicios libres y transparentes''.

 Las movilizaciones se iniciaron desde diferentes puntos de Caracas en un intento de la oposición por demostrar que recuperó su fuerza en las calles y que logró reagruparse para enfrentar a Maduro en el inicio de su segundo sexenio. A su vez el presidente, agobiado por crecientes presiones internacionales, también llamó a movilizaciones similares en una nueva medición de fuerzas con sus contrincantes. 

 El estilo Guaidó ha encandilado en apenas tres semanas hasta convertirle en el político de moda en el continente. Firme, pero sin estridencias en el país de los gritos. Vehemente, sin los insultos y descalificaciones que sí utiliza Nicolás Maduro, quien le calificó como un ``muchacho pajúo (bobo)'' para darle la bienvenida revolucionaria. El presidente de la Asamblea siguió a lo suyo, negociando y convenciendo por un lado con todos los pesos pesados de la oposición y por el otro recibiendo presiones vía telefónica de presidentes y cancilleres de países de la región y de Europa. Su empeño era unir a la oposición fragmentada y lo ha conseguido, sumando además el apoyo de la disidencia chavista.

RESPALDO GLOBAL

 Guaidó recibió un contundente respaldó por parte de la mayoría de los gobiernos de América, de la OEA y de la Unión Europea, luego de que el opositor se autoproclamara presidente de Venezuela. 

 Hasta la medianoche había recolectado el apoyo de Estados Unidos, Argentina, Canada, Brasil, Paraguay, Colombia, Peru, Ecuador, Costa Rica, Chile, Guatemala, Panamá, Honduras, los 27 países de la Unión Europea, Kosovo y Georgia.

 Guaidó pidió ayer por la tarde a las embajadas presentes en el país, mantener la presencia diplomática y desconocer todo acto que vaya en contra del mandato democrático.

``Responsablemente les digo que somos una nación soberana y seguiremos manteniendo las relaciones diplomáticas con todos los países del mundo'', expresó en un comunicado.

 Asimismo, los instó "a desconocer cualquier orden o disposición al respecto que contradiga el firme propósito del poder legítimo del Venezuela que en virtud de la Constitución ostento".

Guaidó había llamado al país a las calles el miércoles 23 de enero, fecha en la cual echó a andar la democracia en el país tras la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez en 1958, bajo la consigna de desconocer al Gobierno chavista y reclamar elecciones limpias.

LA ESTATUA

 Una estatua del ex presidente Hugo Chávez fue reducida a cenizas. Videos publicados en redes sociales el martes por la noche mostraron la estatua en la ciudad de San Félix envuelta en llamas, rodeada por vecinos que golpeaban ollas y cacerolas.

CARNICERIA

Distintas fuentes venezolanas denunciaron anoche que las fuerzas de seguridad mataron a unas trece personas que participaban en marchas o saqueos a comercios. 

 Al menos cuatro personas fueron asesinadas mientras protestaban contra Maduro en el municipio de Bolívar, en el estado Barinas, al oeste de Caracas. Así lo informó Freddy Superlano, diputado de la Asamblea Nacional de mayoría opositora.

En la ciudad de San Cristóbal, en el estado de Táchira, al oeste de Caracas, dos hombres fallecieron tras ser baleados durante otra manifestación opositora, informó la opositora Laidy Gómez, gobernadora.

 De acuerdo con el Ministerio Público de Venezuela, un joven de 16 años, identificado como Alixon Pisani, murió de un tiro en Cata, un barrio de la capital Caracas.
 Del resto de las víctimas no hubo más precisiones.