La Prensa

Dos visiones ante la muerte

La única receta que podemos utilizar es tratar de transitar por esta vida de la mejor manera posible, para con nosotros y con los demás, para que cuando ya no estemos nos recuerden con amor y alegría.

Todos buscamos, o queremos saber, qué nos pasa después de la muerte, cómo es la muerte después de la muerte. Y existen, en general, dos visiones. Una tranquilizadora y otra no.

La muerte es tranquilizadora para algunos, porque en cierta manera se acaba todo. La parte no tranquilizadora de la muerte, es que es una lástima que todo se termine. La vida dura muy poco tiempo. Es poco tiempo... para la eternidad, pasamos por este mundo solo por un instante.

Hacemos lo que podemos, y dejamos cosas por las que nos esforzamos con las ansias de ser bien recordados. Y que los nuestros queden con relativa tranquilidad.

Nada nos conforma, claro, porque en nuestro interior sabemos que podemos más. Porque somos los únicos seres en el universo conscientes de lo que pasa, de lo que nos pasa a nosotros mismos, a los demás y a nuestro alrededor.

CONJETURAS Y TEORIAS

Son muchas las conjeturas y teorías que se escribieron y seguirán escribiéndose acerca de la muerte.  Filósofos, sociólogos, teólogos y psicólogos han tratado, desde tiempos inmemorables, y lo seguirán haciendo sin duda, de explicarnos acerca de una posible vida después de la muerte.
Algunos más optimistas, piensan que simplemente la muerte es parte de la vida, y por qué no aceptarlo de esta manera. De hecho, es una experiencia por la que todos, queramos o no, indefectiblemente tarde o temprano tendremos que afrontar.

En realidad son muy pocas las personas que toman real conciencia de la muerte, y es esa la razón por la que muchísima gente tiene una esperanza de vida eterna. Este razonamiento es natural y propio del ser humano, precisamente gracias a su capacidad de raciocinio que se fue desarrollando a medida que nuestros antepasados fueron ampliando su capacidad intelectual.

Por consiguiente, gracias a su capacidad de comprender, el hombre no se resigna a que algún día dejará de existir. No por casualidad, todas las religiones desembocan en lo mismo, la vida después de la muerte.

UN CICLO QUE SE CUMPLE

Pero la muerte es simplemente eso, no ser más, no estar más, y quien murió ni siquiera se enterará; la muerte la sufrirán los que quedan, los seres queridos.Quien tiene conciencia de morir tan solo siente el miedo a lo desconocido, la tristeza de saber que un día no estará más.

La muerte no es una enfermedad; es sencillamente un ciclo que se cumple.

No existe ni existirá un dios que nos pueda evitar el pasar por este trance. Muy por el contrario, cada uno lleva dentro de sí mismo su propio dios; en cada uno de nosotros hay un dios, y depende de nosotros mismos el destino de nuestras vidas.

La única receta que podemos utilizar es tratar de transitar por esta vida de la mejor manera posible, para con nosotros y con los demás, para que cuando ya no estemos nos recuerden con amor y alegría.