La Prensa

Roberta Bayley, la fotógrafa del punk

Durante todo el mes, las imágenes de la fotógrafa estarán exponiéndose en el Centro Cultural Borges. Allí se pueden apreciar retratos de los Ramones, The Clash, Blondie y The Damned, entre otros.

 

New York City, 1973, en La Gran Manzana, Hilly Cristal inaugura, en el 315 de Bowery, el CBGB, un local donde comenzarían a tocar bandas tales como The Ramones, The Police y Blondie y tenía como clientes a artistas de la talla de Andy Warhol y Lou Reed.
La encargada de inmortalizar esa época en imágenes fue Roberta Bayley, recepcionista del lugar que devenida en fotógrafa retrataría a todos los artistas que pasaban por el bar y se transformaría, con el correr del tiempo, en la fotógrafa oficial de Los Ramones, inmortalizándolos en la tapa de su primer disco.
En su currículum se puede encontrar que trabajó en "Punk!" , mítico fanzine de mediados de los "70, coescritora del libro "Patti Smith: Una biografía no autorizada" y autora de "Blondie: Unseen 1, 976-1980", entre otros.

La muestra "Ramones & CBGB / Del Caos a la Cultura" es uno de los motivos por los cuales Roberta Bayley visita por primera vez el país, en la misma se pueden apreciar fotos no sólo del cuarteto neoyorkino, sino también de The Clash, Blondie, The Damned y tantos otros, la misma se lleva a cabo en el Centro Cultural Borges y es producida por Sebastián Alderete.

Dueña de una sonrisa jovial y una energía impactante para su edad, Roberta Bayley se hizo unos minutos, durante la inauguración de la expo, para dialogar con La Prensa sobre sus comienzos, los amigos de esa época, la actualidad de la fotografía y, imposible no hacerlo, sobre el backstage de la famosa foto.

-Usted era recepcionista en el CBG, ¿cómo surgió la faceta de fotógrafa?
-Empecé a sacar fotografías mientras trabajaba en el CBGB, vi una escena que tenía que ser retratada ya que en ese momento las bandas no tenían fotógrafo, había alguno que otro, como Bob Gruen. La ventaja que existía era que los músicos no me tenían que pagar ya que no lo hacía por plata. Era un ambiente con gente muy colorida, estaba todo llamando a que en ese lugar se sacaran fotos.

-¿Cómo era la relación entre fotógrafos en ese lugar?
-Aparte de Gruen había un par más como David Godlis y Stephanie Chernikowski que estaban en la misma que yo. Primero no competíamos, y segundo, sacábamos las fotos porque nos gustaba la escena. No había plata, eran bandas desconocidas, lo hacíamos por "amor al arte".

-¿Cuándo empezó a aparecer el dinero?
-Años después empezamos a ver algo de dinero, el primer país donde empezaron a salir las fotografías fue en Japón o revistas como la "Rock City" que compraba alguna que otra foto. Nadie iba a ser lo suficientemente estúpido como para sacarles fotos a bandas que nadie conocía si no era básicamente porque te gustara.

-Hay una foto de Los Ramones que a esta altura es inmortal y es la que ilustra la tapa de su primer disco, ¿qué recuerdos tiene de ese día?
-Fue una sesión fotos en febrero del "76 para el número 3 de la revista "Punk", ese día se reían estábamos relajados. El grupo a través del sello discográfico Sire Records contrató a un fotógrafo para que hizo les hiciera las fotos para la tapa, pero no les gustaron, y como el disco estaba próximo a salir y necesitaban una foto, se acordaron de mí y vinieron a buscarme. Luego de ver los negativos y elegir las fotos me dijeron: "Acá tenés 125 dólares que es lo que nos queda de presupuesto para pagarte, el resto se lo llevó el otro fotógrafo".

-¿Esa foto capturó un momento único?
-La foto captura perfectamente lo que el grupo era en ese momento. Porque una de las principales razones es que no era una sesión de fotos para la tapa de un disco, sino que era una amiga sacándoles fotos a un grupo de amigos. Salieron así porque fueron casuales Era una fotógrafa nueva, no tenía mucha experiencia, la cámara la había comprado en noviembre.

-¿Es distinta la presión para las fotos de un disco que para una revista?
-La tapa de un disco le pone más presión tanto al fotógrafo como al músico. Cuando hice la tapa de "Parallel Lines", de Blondie, que fue para la misma época, me habían llamado para eso, me sentía incomoda y terminé contratando a alguien para que me ayudara.

-¿Qué era para usted sacarles fotos a músicos tales como Los Ramones, Debbie Harry, Joe Strummer y tantos otros?
-A excepción de Patti Smith y Talking Heads todos eran mis amigos. Para mí era sacarles fotos a gente con la cual me llevaba bien. Jamás pensé que 40 años después iba a estar en la Argentina con una expo con mis fotos y con tanta gente

-¿Cómo ve la fotografía actual con los avances tecnológicos?
-Pienso que el problema que hay es que con la tecnología de hoy se pueden tomar miles de fotografías a costo cero, entonces cualquiera saca fotos de cualquier cosa, ya no se tiene el cuidado de buscar el marco para la toma como se hacía antes cuando realmente era caro sacar fotos, era caro revelar, era caro comprar el rollo. Pese a todo, en las escuela de arte de Nueva York el día de hoy los estudiantes de fotografía siguen sacando fotos en análogo. Por más tecnología que haya no hay nada más mágico que el momento en el que uno saca la foto, se mete en el cuarto oscuro, pone la hoja en los químicos y de la nada surge la imagen, ese momento es muy potente mas allá de la tecnología.

-¿Se perdió entonces toda la magia que había?
-Con la digital se perdió la excitación, antes se tardaba un día o dos como máximo, o de la noche a la mañana siguiente, en ir y revelar las fotos. La mayoría revelábamos nuestras propias fotos; había muy pocos fotógrafos, como Bob Gruen, que podían sacar fotos hasta las 4 de la mañana y tenían un asistente al que le daba los rollos y éstos se los revelaban. Hoy en día en la fotografía digital uno saca una foto y sabe si es buena o no.

La muestra, inaugurada en el Centro Cultural Borges (Viamonte 525) continuará hasta fines de este mes, además Bayley participa del Rock N" Doc Festival, que se lleva a cabo en el cines Hoyts del Abasto hasta mañana y estuvo presente en el BAPhoto 2018, que se celebró este fin de semana en La Rural.