La Prensa
En referencia a la marcha del 18F, sugirió que el kirchnerismo "se queda con el canto y la alegría" y a "ellos" les "deja" el "silencio"

En una nueva cadena nacional, la Presidenta hizo anuncios y criticó a la oposición y a los Estados Unidos

"No vamos a aceptar ningún Spruille Braden más", sentenció la Presidenta, en alusión al ex embajador de Estados Unidos en la Argentina, que confrontó con el ex presidente Juan Domingo Perón. Y retrucó: "No somos un país de cuarta ni una republiqueta bananera para que vengan a darnos consejos".

La presidenta Cristina Fernández reclamó hoy un "voto de confianza" a la Unión Industrial Argentina (UIA) tras los acuerdos firmados con China y atribuyó a la "ideología" las críticas de algunos sectores empresariales a esos convenios.

En un discurso pronunciado por cadena nacional desde Casa de Gobierno, la jefa de Estado sostuvo que el Gobierno logró convenios "más que importantes" con China, al definirlos como "las inversiones país-país más importantes que se recuerden en la historia".

La Presidenta rechazó también las críticas de los empresarios en el sentido del perjuicio en los que respecta al trabajo argentino: "Como si les preocupara mano de obra barata cuando están pidiendo todo el día devaluación", embistió.

Por otro lado, Fernández anunció un aumento por ayuda escolar del 37 por ciento, pasando de 510 pesos a 700 pesos, lo que beneficiará a 3.200.000 chicos. El costo fiscal de este incremento ronda los 2.259 millones de pesos anuales. 

A LA MILITANCIA

Cristina Fernández cuestionó la denominada "marcha del silencio" del 18 de febrero, en reclamo del esclarecimiento de la muerte del fiscal Alberto Nisman, al sostener que el kirchnerismo "se queda con el canto y la alegría" y a "ellos" les "deja" el "silencio".

En un discurso pronunciado ante la militancia en uno de los balcones de la Casa de Gobierno, la Presidenta remarcó que "nos quedamos con el grito de 'viva la patria" y atribuyó el "silencio" de la oposición a que "no tienen nada que decir o realmente no pueden decir lo que piensan".

La mandataria se expresó en estos términos, a una semana de la marcha que los fiscales realizarán desde el Congreso hasta Plaza de Mayo, al cumplirse un mes de la muerte de Nisman, que había denunciado a Fernández de Kirchner por "encubrimiento" en la causa AMIA. 

También apuntó que el oficialismo es "el amor por la patria", mientras que pidió dejar que "los otros tengan odio", en referencia a los opositores al Gobierno.

"Tengo toda la fortaleza del mundo para poder seguir trabajando. Nosotros vamos a seguir pregonando la unidad de todos los argentinos. Somos el amor por la Patria. Dejemos que los otros tengan odio", apuntó la mandataria, al dirigirse a la militancia.

Asimismo, disparó que "el odio, el agravio, la infamia, la calumnia" se la dejan "a ellos", mientras que ellos se quedan con la Asignación Universal por Hijo, el matrimonio igualitario, con la industria nacional, con la educación, con los científicos". 

RESPALDO

En tanto, la Presidenta expresó un fuerte respaldo al ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, por la denuncia de los Fondos Buitre en su contra por presunto enriquecimiento ilícito y reclamó que "todos los candidatos a presidente" presenten sus declaraciones juradas y "expliquen cómo" y "de qué viven".

"Tenías razón de estar enojado porque siempre somos los mismos los que venimos presentando declaración jurada todos los años", afirmó la Presidenta y agregó: "Les pido a los 40 millones de argentinos que, piensen como piensen, exijan que todos los candidatos y candidatas presenten sus declaraciones juradas y nos expliquen cómo viven, de qué viven, cuáles son sus ingresos y egresos".

Durante un acto en la Casa Rosada, Fernández dijo que eso "contribuiría a la transparencia que tanto se proclama de todos lados, pero no se cumple" y le dijo a Randazzo que se sienta "honrado cuando lo atacan los 'fondos buitre'" porque "peor sería que fueras un buen candidato para ellos".

Asimismo, la mandataria envió esta noche un duro mensaje al Gobierno de Barack Obama al sentenciar que "no somos un país de cuarta ni una republiqueta bananera para que vengan a darnos consejos", en alusión a la posible colaboración del FBI para esclarecer la muerte del fiscal Alberto Nisman.

"No vamos a aceptar ningún Spruille Braden más", sentenció la Presidenta, en alusión al ex embajador de Estados Unidos en la Argentina, que confrontó con el ex presidente Juan Domingo Perón.

Luego de las sugerencias realizadas por legisladores norteamericanos para que el FBI colabore con el Gobierno nacional en el esclarecimiento de la muerte de Nisman, Fernández de Kirchner retrucó: "No somos un país de cuarta ni una republiqueta bananera para que vengan a darnos consejos".