La Prensa
Antes del juicio, el fiscal volvió a denunciar una "persecución insostenible"

Campagnoli reitera que la acusación es "endeble"

"Con el ataque a mi persona se busca sin duda disciplinar al resto de los fiscales", advirtió el letrado, quien lamentó que su "equipo" de trabajo quedó "totalmente desmantelado".

El suspendido fiscal federal José María Campagnoli reiteró hoy que es "endeble" la acusación que afronta por su desempeño en la investigación del empresario kirchnerista Lázaro Báez y volvió a denunciar una "persecución insostenible".

"El lunes empiezan las audiencias de testigos. Yo estoy convencido, en esta recta final, más que nunca que esta persecución es insostenible y me doy cuenta lo endeble que es la acusación, la insustancia que tiene todo este juicio", manifestó.

Campagnoli se refirió, en radio Mitre, al inicio del proceso que llevará adelante un Tribunal de Enjuiciamiento para evaluar su eventual remoción por el presunto delito de mal desempeño de funciones. 

"Con el ataque a mi persona se busca sin duda disciplinar al resto de los fiscales", advirtió el letrado, quien lamentó que su "equipo" de trabajo quedó "totalmente desmantelado".

Al respecto, Campagnoli agregó que el objetivo de las acusaciones que afronta es el de "demostrar que el sistema es tan frágil que a un fiscal lo pueden suspender en cuatro días hábiles sin sustanciar un intento de que uno se defienda o sin leer las presentaciones que hice para evitar esta situación".

Respecto a cuál será su futuro, el suspendido fiscal advirtió: "No lo sé, ya estoy suspendido, el tema es si me destituyen".

"Yo sueño con volver a mi fiscalía, todos los días, sueño con volver a mi trabajo, investigar, que es lo que sé hacer", agregó.