La Prensa

El kirchnerismo celebró con una gran fiesta el día de la patria y los 11 años de la llegada al Gobierno

La jornada comenzó pasado el mediodía, casi en continuidad del Tedeum que se realizó en la Catedral, cuando militantes de las principales organizaciones que agrupa el oficialismo comenzaron a llegar en micros, combis, autos o simplemente a pie para sumarse a la fiesta.

El kirchernismo colmó hoy la Plaza de Mayo para conmemorar el 204 aniversario de la Revolución de 1810 y celebrar sus once años de gobierno con una fiesta que, no sólo tuvo el mensaje de la presidenta Cristina Fernández, sino que también contó con música, show y el color de los fuegos artificiales.

La jornada comenzó pasado el mediodía, casi en continuidad del Tedeum que se realizó en la Catedral, cuando militantes de las principales organizaciones que agrupa el oficialismo comenzaron a llegar en micros, combis, autos o simplemente a pie para sumarse a la fiesta.

El marco fue aprovechado para promover a los candidatos presidenciales del oficialismo como el gobernador de Entre Ríos, el ultrakirchnerista Sergio Urribarri, o el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, quienes también estuvieron presentes en el palco junto a la Presidenta a la hora del discurso. 

Cuando el humo de los puestos de choripan se adueñó del ambiente, un duelo de raperos y payadores entretuvo a los presentes mientras se esperaba la llegada de la Presidenta y los pocos funcionarios se dejaban fotografiar con la gente.

Fue minutos antes de las 18 cuando Cristina apareció en el escenario vestida con una calza negra, botas del mismo color y una sacón de tono gris topo y un pañuelo azul al cuello, y extendió sus brazos para saludar a la gente desde todos los costados.

Rápidamente el público respondió con el tradicional cantito "Vengo bancando este proyecto, proyecto, nacional y popular, te juro que en los malos momentos…" y arrancó un discurso de un fuerte tono político en el que Cristina apeló a frases como que en esta fecha se celebra "la fiesta patria y la recuperación de la Nación", lo que hizo levantar a la multitud.

"Che gorila, che gorila no te lo decimos más, si la tocan a Cristina que quilombo se va a armar", fue la respuesta de la gente frente al mensaje de la mandataria.

El paisaje estuvo cubierto de banderas de La Cámpora, Unidos y Organizados, Kolina, Juventud Sindical Peronista, La Corriente de la Militancia, de los sindicatos como la UOM, Empleados de Comercio, ATE, UPCN, Trabajadores Universitarios, que también se hicieron presentes para los festejos.

En las calles, en tanto, se pudo ver a chicas con los colores de la bandera argentina pintados en las mejillas y una mujer que llegó muy temprano para instalarse en las primeras filas con una pancarta de cartulina y con una leyenda escrita con un fibrón que decía: "Una más y no queremos más, Cristina 2015".

El recuerdo de Néstor Kirchner no sólo estuvo presente en las remeras que se vendían junto a las del Che, Cristina, Evita y Perón, sino que también en el mensaje de la Presidenta, cuando hizo referencia a la llegada del santacruceño al gobierno, en 2003, lo que arrancó el cantito de "Néstor no se murió, Néstor vive en el pueblo…".

Bajo la atenta mirada de su gabinete, unos pocos gobernadores y otros invitados, como el vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, el dirigente Luis D'Elía, el referente del grupo de intelectuales de Carta Abierta, Ricardo Forster, la Presidenta también bailó sobre el escenario con una paraguas con los colores y la leyenda de Unidos y Organizados.

Al ritmo de Música Ligera, de Soda Stereo y con los fuegos artificiales iluminando el cielo, la mandataria hizo correr al personal de seguridad cuando se fue al frente del escenario para saludar a la multitud, que se mantuvo en movimiento con los temas de Patricio Rey y luego con Charly García.

Esta noche, el show continuaba en la Plaza de Mayo, con la Casa Rosada iluminada y la imagen del Cabildo detrás.