La Prensa
Crítica: "El problema con los muertos es que son impuntuales", un documental insospechado

Un adiós obligado, y bizarro

 

"El problema con los muertos es que son impuntuales". Argentina, 2012. Documental. Dirección y guión: Oscar Mazú. Fotografía: Libio Pensavalle. Música: Julián Galay. Participan Oscar Mazú y Ricardo Péculo. Presenta: Tostaki y Oscar Mazú. Duración: 76 minutos. Calificación: Para todo público.

El director Oscar Mazú, es un hombre que tuvo la suerte de volver a vivir, luego de sufrir un infarto, que le terminó costando cuatro by pass y cómo él confiesa ""estar muerto por algunos minutos"".

Tal vez a modo de catarsis, o de enseñanza para los que tienen la felicidad de disfrutar de la vida y para aprender a perderle el miedo a la muerte, Mazú decidió hacer este filme de bien ubicado nivel de ironía y humor negro.

Sin duda bien asesorado por especialistas, Mazú juega con las imágenes y no se ata a ningún estilo cinematográfico, aunque en esencia su filme tiene el formato de un documental.

¿Qué propone? Todas las variantes que a uno se le puedan ocurrir y algo más sobre los rituales afines a la muerte. Desde la elección del cajón para el difunto, que las funerarias ofrecen en lujosos folletos, aspirando a que quien está vivo se lleve el más caro por amor al difunto; hasta mostrar que para los fanáticos, existen cajones temáticos, como el dedicado al club Boca Juniors.

EL MAQUILLAJE
Oscar Mazú habla ante la cámara, incluye imágenes de cajones que parecen ir a la deriva sobre las olas de un mar espumoso, o muestra los trucos que se deben tomar en cuenta para maquillar a un difunto, para que cuando la familia los vea en el féretro parezcaa vivo.

Pero el "plato más sustancioso", de esta divertida trama de humor negro, es la aparición del conocido tanatólogo Ricardo Péculo, quien explica, con entusiasmo el tratamiento que le hace a los cadáveres, desde aquellos que son donados para los estudiantes de medicina, hasta los que forman parte de casos curiosos y hay que desentrañar el origen de su muerte.

Un apartado importante que incluye el director Oscar Mazú, es cuando detalla como él y su empresa se dedicaron a filmar y llevar adelante el traslado del cuerpo del ex general Juan Domingo Perón, del cementerio de la Chacarita, hasta su actual mausoleo en San Vicente.

Documental curioso, interesante e inquietante, quizás resulte de un gran actractivo para los admiradores del humor negro, o los filmes de terror.

 

Calificación: Buena