La Prensa

Un bebé prematuro dado por muerto en Pilar permanece internado con "pronóstico reservado"

El director del hospital central de Pilar "Juan C. Sanguinetti", Gustavo Niotti, confirmó que el episodio ocurrió el pasado 18 de noviembre cuando una ginecóloga le informó a la madre del niño que éste había fallecido, pero su abuela, al ver al bebé, comprobó que se movía y respiraba.

El bebé prematuro de 25 semanas que había sido dado por muerto por una médica de un hospital del partido bonaerense de Pilar se encontraba hoy internado con "pronóstico reservado", debido a que padece "hemorragia cerebral" y complicaciones respiratorias.

Así lo informó esta mañana el director del hospital central de Pilar "Juan C. Sanguinetti", Gustavo Niotti, quien confirmó que el episodio ocurrió el pasado 18 de noviembre cuando una ginecóloga le informó a la madre del niño que éste había fallecido, pero su abuela, al ver al bebé, comprobó que se movía y respiraba.

El bebé, llamado Santino, padece "complicaciones propias de la prematurez extrema, ya que pesa 560 gramos, y está asistido con un respirador mecánico", detalló Niotti, quien además es subsecretario de Salud del municipio, a la prensa.

Niotti reconoció que el bebé permaneció "cinco minutos en una chata" cuando se creyó que estaba muerto, pero remarcó que esa situación no tuvo que ver con su actual situación de salud.

"La enfermedad de la membrana hialina (trastorno en recién nacidos prematuros, provocado por la insuficiencia respiratoria sumado a la falta de desarrollo de los pulmones) y la hemorragia cerebral no es producto por haber estado en la chata. Es inherente a cualquier prematuro", manifestó el profesional médico.

Añadió que Santino es un "paciente de riesgo" al ser prematuro con 25 semanas, por lo cual "el pronóstico es reservado".

"Hay que trabajar día a día, estar atento a complicaciones que puedan presentarse", puntualizó Niotti, quien confirmó que la ginecóloga que atendió a Gisele Franco, de 21 años, mamá de Santino, fue "sumariada y desafectada automáticamente de su cargo".

Niotti calificó de "altamente repudiable" el accionar de la médica por no haber realizado los correspondientes "protocolos" ante un nacimiento prematuro.

El caso de Santino es similar al ocurrido con Luz Milagros Verón, la beba que el 3 de abril pasado fue dada por muerta en un hospital de Chaco, pero con seis meses de gestación y 840 gramos de peso.

La nena sobrevivió 12 horas en la heladera de la morgue hasta que su mamá advirtió que se movía, superó un paro cardiorrespiratorio, convulsiones, hemorragias e infecciones.