La Prensa
No se puede dejar la economía en manos de los de siempre, manifestó

Lula demanda repartir el poder

Naciones Unidas  - El presidente brasileño, Luiz Lula da Silva, exigió ayer ante la 64» Asamblea General de las Naciones Unidas que los países pobres y en desarrollo aumenten su poder en las instituciones multilaterales, para hacerlas más democráticas y adaptarlas al mundo actual.

"Un nuevo mundo es un imperativo político y moral -afirmó-. Solo unas agencias internacionales más democráticas y representativas serán capaces de abordar problemas complejos, como es la reorganización del sistema monetario internacional".

Respecto de la situación económica mundial, Lula opinó que tras la crisis financiera "no podemos dejar la economía y sus soluciones en manos de los de siempre", en referencia al sistema capitalista y a las grandes potencias industrializadas.

Agregó que el motivo de la crisis fue "una especulación desmedida" e insistió en que 12 meses después de estallar la crisis, "vemos ahora ciertos progresos".

Para evitar otra crisis como ésta "que ha sacudido desproporcionadamente a los países pobres", Lula defendió la reforma del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial "que está siendo retrasada por los más ricos por motivos e intereses egoístas".

Subrayó que el Consejo de Seguridad, el principal órgano de decisión de Naciones Unidas y en el que Brasil reclama un asiento permanente, no puede seguir funcionando con la misma estructura impuesta tras la Segunda Guerra Mundial. (EFE, AP y ANSA)