La Prensa
Se concretaría este año o el que viene

El Gobierno elevará al Congreso el anteproyecto de libertad religiosa

El secretario de Culto de la Nación, Guillermo Oliveri, aclaró que el anteproyecto es el que se trabajó interactuando con todas las confesiones reconocida en el país y también con la participación del Consejo Argentino para la Libertad Religiosa (CALIR).

El secretario de Culto de la Nación, Guillermo Oliveri, expresó hoy su anhelo de poder elevar al Congreso, este año o el próximo, un anteproyecto de ley de libertad religiosa, que dé "una vuelta de página" a la normativa vigente desde 1977, en plena dictadura militar.

"Camino al Bicentenario, tenemos la necesidad de que se vote una nueva ley de libertad religiosa", subrayó el funcionario durante la jornada "200 años de convivencia religiosa en Argentina" que se realizó hoy en el Palacio San Martín.

Oliveri aclaró que el anteproyecto es el que se trabajó en la Secretaría de Culto, interactuando con todas las confesiones reconocida en el país y también con la participación del Consejo Argentino para la Libertad Religiosa (CALIR), que preside Juan Navarro Floria.

El secretario de Culto tomó así distancia de la iniciativa de la diputada evangélica Cynthia Hotton, que comenzó a debatirse en comisión a principios de agosto y levantó una fuerte polémica por incluir un artículo que establece penas de prisión de seis meses a dos años por criticar a un religioso (sacerdote, obispo, pastor, rabino o representante musulmán).

En setiembre de 2005, la Secretaría de Culto flexibilizó la inscripción al Registro Nacional de Cultos, para facilitar el reconocimiento de la personería jurídica de las entidades religiosas no católicas, hasta entonces obligadas a establecerse como asociaciones civiles e impedidas de acceder a beneficios impositivos.

El organismo debió recurrir a una resolución para hacerlo, dado que -a pesar del apoyo de judíos, católicos y evangélicos- fracasó en el intento de derogar la ley 21.745, que estableció ese registro en tiempo de la dictadura militar.

Ante representantes de diferentes credos, Oliveri destacó hoy "el rol fundamental y el aporte que hicieron las confesiones religiosas en estos 200 años de historia a la Nación".

Tras proponer a los referentes eclesiásticos "pensar juntos" las celebraciones por el bicentenario patria "no como término sino como inicio de lo que vendrá", explicó que la convocatoria de esa dependencia gubernamental era principalmente para los jóvenes, para "poder mirar el futuro con esperanza", dijo.

Por otra parte, Oliveri tuvo elogiosas palabras para recordar al rabino Mario Ringler, consultor del Seminario Rabínico Latinoamericano fallecido recientemente y considerado una de las personas que más trabajó por el diálogo interreligioso en el país.

Tras la exposición del funcionario, el historiador Roberto di Stefano habló de la necesidad de tejer "redes de comunidades" entre los credos y abogó por una igualdad jurídica de las confesiones religiosas ante la ley, a fin de que la libertad religiosa tenga plena vigencia en el país.

Luego se escucharon testimonios de los representantes de organizaciones religiosas tradicionales como la Iglesia Católica, la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas, la AMIA, la Iglesia Ortodoxa Rusa, la Eparquía Armenia y el Centro Islámico Argentino.

De la actividad hacia el bicentenario patrio, organizada por la Secretaría de Culto, participaron también el director de Cultos del Gobierno porteño, Federico Suárez, funcionarios de la Cancillería, entre ellos el subsecretario de Culto, Juan Landaburu, y la titular del INADI, María José Lubertino, entre otros.