La Prensa
El actor norteamericano ganó dos Oscar consecutivos en los años ´70

Murió el notable Jason Robards

El gran actor que interpretó a Ben Bradlee en "Todos los hombres del presidente" murió en Connecticut, Estados Unidos. Tenía 78 años.

El respetado actor estadounidense de cine, teatro y televisión, Jason Robards, falleció en el estado de Connecticut a los setenta y ocho años. Había obtenido dos Oscar consecutivos al Mejor Actor de Reparto, en 1976 por "All the president´s men" (Todos los hombres del presidente) y "Julia", en 1977. Nacido en Chicago, Illinois, en 1922, era hijo del también actor teatral y cinematográfico Jason Robards (1892-1963), y había participado en más de setenta películas. Considerado un excelente actor en todos los medios y géneros, el cine, sin embargo, lo empleó insuficientemente al encasillarlo en papeles secundarios, aunque Robards también había obtenido una candidatura al Oscar al Mejor Actor de Reparto por el filme "Melvin and Howard" (1980). Debutó en el cine en 1959, cuando interpretó el papel de un guerrillero húngaro en la película "The Journey". En un principio, durante su juventud, se intentó en Hollywood hacer de él un galán cinematográfico, ejemplo de lo cual es su participación de "Tender is the night" (1962), pero el público no pareció darle su apoyo y no fructificó en esa faceta. Ante ese fracaso, Jason Robards supo limitarse inteligentemente a papeles secundarios, a los que servía con brillantez, y con su imagen de hombre maduro, pelo canoso y rostro serio, se especializó en papeles de senadores, empresarios, banqueros, militares, pero dada su polifacética personalidad, en su prolongada carrera cinematográfica no faltaron personajes de todos los géneros. Ejemplo de esto es el papel protagónico que tuvo en "La balada del desierto" (1970), de Sam Peckinpah, película en la que encarnó a un paradigma de vaquero en el crepúsculo del Oeste. En "Todos los hombres del presidente", junto a Dustin Hofman y Robert Redford, interpretó el papel el editor del "Washington Post", que pasaba naturalmente de la dureza a la ternura. Pese a tener ya una carrera consolidada, con esta película, junto con "Julia", de Fred Zinnemann, al año siguiente consiguió el reconocimiento que se merecía con los Oscar consecutivos al Mejor Actor de Reparto. Robards, quien estuvo casado durante algún tiempo con la actriz Lauren Bacall, también se destacó en el teatro de su país especialmente por sus actuaciones en obras de Eugene O´Neill. Otras recordadas películas en las que participó fueron "Divorce American Style" (1967), "Julio César" (1970), "Tora! Tora! Tora!" (1970), "Johnny cogió un fusil" (1971), "Hasta que el destino nos alcance" (1972), "Pat Garrett and Billy the Kid" (1973), "Hurricane" (1979), "Rebelión contra la generación hipócrita", "Como caído del cielo", y más recientemente, "Filadelfia" (1995), con Tom Hanks, y la excelente "Magnolia", de 1999. Robards, quien se casó cuatro veces y tuvo seis hijos, siempre rechazó los elogios a su carrera y nunca la intelectualizó, diciendo: "Todo lo que sé sobre la actuación es que es algo que tengo que seguir haciendo...", en una entrevista publicada en 1993.