La Prensa
El escritor venezolano falleció en Caracas convertido en una suerte de oráculo

La mágica realidad de Uslar Pietri

Se lo llamaba, se lo consultaba, y el respondía a todo y a todos, porque se había vuelto sabio y porque tenía vocación de servicio. La demostró trabajando incansablemente. Fue uno de los grandes colaboradores con que contó La Prensa.

Arturo Uslar Pietri -quien falleció el 26 del mes que acaba de terminar en Caracas a los noventa y cuatro años- mereció el siguiente juicio de Jorge Luis Borges: "presentarlo es presentar a muchos hombres, porque puede decir como Walt Whitman: soy amplio y contengo muchedumbres". Uslar Pietri era uno de los más grandes intelectuales de Hispanoamérica y no sólo sobresalió en las letras, sino también en la política y en la difusión popular de la cultura. Actualmente y a pesar de su edad avanzada, era fuente de consulta obligatoria a la hora de emprender un estudio del siglo XX venezolano. Mario Vargas Llosa dijo de él: "Como novelista, historiador, ensayista y periodista ha producido una obra muy vasta de creación y divulgación que ha tenido una enorme audiencia en todos los países de lengua española" Hay que recordar que la obra "Las lanzas coloradas" abrió la puerta para lo que sería luego el reconocimiento de la novela latinoamericana en todo el mundo. Con "realismo mágico" incluido. Su obra es tan múltiple, tan rica y variada, que uno se topa con ella en todos los caminos de la cultura. En cuanto a su pensamiento, demuestra en todas sus expresiones que no pertenecía a la derecha -tendencia a la que muchos lo adscribían- ni seguramente tampoco a la izquierda. Tuvo una inteligencia amplia, libre y consciente, que descubrió que cada pueblo tiene una oportunidad, la cual es la suma y la síntesis del modo como los hombres libremente reaccionan ante esa oportunidad. Miguel Otero Silva, un compatriota suyo, señaló en cierta oportunidad que "hace más de veinte años dije yo una frase que ha sido citada en muchas ocasiones sin decir que fue mía: Arturo Uslar Pietri es la inteligencia mejor organizada de nuestra generación". Lejos de lo que comúnmente se piensa, Uslar Pietri nació en una familia de modestos recursos y contando apenas con catorce años comenzó su carrera literaria escribiendo en periódicos. Posteriormente colaboró en revistas caraqueñas con figuras tales como Miguel Otero Silva, Fernando Paz Castillo y Pedro Sotillo; con quienes además fundó en 1928 la Revista Válvula, órgano del movimiento vanguardista. En ese mismo año, publicó su primer libro "Barrabás y otros relatos". Doctorado en Ciencias Políticas en la Universidad Central de Venezuela (1929), viajó a Francia como agregado civil a la legación de su patria en París, lugar donde escribió su primera gran obra: "Las lanzas coloradas", que publicó en Madrid en 1931. Después de la muerte de Juan Vicente Gómez, en 1935, se inició un intenso debate ideológico acerca del camino que debía tomar la sociedad venezolana. A su regreso de Europa, Uslar Pietri se incorporó a este interesante clima político, escribiendo una serie de editoriales en el diario caraqueño "Ahora", entre los cuales destaca uno de sus más famosos y aún vigentes ensayos: "Sembrar el petróleo" (14 de julio de 1936). Nombrado ministro de Educación, desarrolló una vasta labor en la transformación de la enseñanza venezolana e incluso refrendó la primera Ley Orgánica de Educación del país. Miembro fundador del Partido Democrático Venezolano (PDV), cuyos estatutos y programa redactó, fue elegido Diputado a la Asamblea Legislativa por el Distrito Federal en 1944. Ministro de Relaciones Interiores cuando se produjo el Golpe de Estado que derrocó al Presidente Isaías Medina Angarita en 1945, fue expulsado del país, por lo que se estableció en Nueva York, donde ejerció el cargo de profesor de la Cátedra de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Columbia. Comenzó a editar en el diario caraqueño "El Nacional" la columna "Pizarrón", la que publicó de manera ininterrumpida por cincuenta años hasta el 4 de enero de 1998. Regresó a su país en 1950 y nada más haberse establecido la televisión en Venezuela, Uslar Pietri inició a través de Radio Caracas Televisión una serie de programas, que llamó "Valores humanos", por medio de los que divulgó la vida de numerosos personajes que d