La Prensa

Dos mujeres que tienen trillizos se casaron tras convivir 18 años

Silvina y Andrea habían contraído la unión civil el año pasado. Estuvieron presentes en la ceremonia distintos dirigentes de agrupaciones a favor de la diversidad sexual.

Dos mujeres que tuvieron trillizos de tres años se casaron hoy en el Registro Civil porteño luego de una convivencia de 18 años.

"Hace 18 años que estamos juntas y venimos peleando con mucha gente por la igualdad de derechos. Como diría la cantante Violeta Parra: 'gracias la vida'. Eso es lo único que se me ocurre decir. Hoy estamos felices con nuestros tres hijos Jazmín, Abril y Santiago, de 3 años", dijo Silvina Maddaleno, de 41 años.

La pareja, que conforman Silvina con Andrea Majul, de 36 años, se casó gracias a la nueva ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, y luego de haber realizado la Unión Civil el año pasado.

Un centenar de personas asistió a la ceremonia a la que no faltaron la titular de la Federación Argentina de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Trans, María Rachid y el titular de la organización 100% Diversidad Martín Canevaro, entre otros dirigentes.

Además estaban presentes los tres hijos de las mujeres quienes correteaban por la sala mientras sus mamás se casaban.

Los tres niños nacieron el 8 de agosto del 2007 como resultado de un método de inseminación artificial sin estimulación ovárica, por lo que la llegada de trillizos fue algo inesperado.

"Gracias por ayudarme a formar esta maravillosa, impresionante y multitudinaria familia. Te elijo todos los días y me caso enamorada", dijo Silvina a Andrea luego de que el juez las declarara unidas en matrimonio.

Por su parte, Andrea le respondió: "Algunos nos aconsejaron que el casamiento nos daría tranquilidad, cierto orden, pero pienso que nosotras si hubiéramos elegido el camino de la tranquilidad hoy no estaríamos aquí".

Tras la lectura de las recomendaciones sobre el cuidado de los hijos, Andrea agregó que "lástima que estos consejos llegaron 18 años tarde porque hoy, 18 de octubre, hace 18 años que estamos juntas".

El matrimonio, junto a diversas organizaciones que luchan por los derechos de gays y lesbianas, realizan una campaña para que los hijos de estas parejas puedan llevar el apellido de las dos mujeres en su documento.

En la actualidad, los hijos sólo llevan el apellido de la mujer que los engendró y la ley la reconoce como madre soltera.

Esta situación se resuelve con la adopción, pero las parejas en estas condiciones desean que haya una normativa específica al respecto.

Silvina, quien fue la que llevó en su panza a Jazmín, Abril y Santiago, aseguró que trabaja en alguna reglamentación o solución administrativa "para obtener la igualdad de derechos para nuestros hijos".