La Prensa
UNA CHARLA CON MARIA GABRIELA HOCH, PRESIDENTA HONORARIA DE VOCES VITALES ARGENTINA

"Las peores decisiones son las que se retrasan por miedo"

El 6 de marzo asistí al encuentro Global de Vital Voices en Miami, una organización no gubernamental creada por Hillary Clinton, cuya principal representante en Argentina es María Gabriela Hoch, Tissy, para las que la conocen hace mucho tiempo. 

El evento contó con el apoyo del Centro de Espiritualidad Santa María (CESM), She Works! y otras importantes organizaciones y fue hosteado por Alyse Nelson, presidente y CEO de Vital Voices Global Partnership; Donna Orender; Claudia Rostagno, fundadora de generación Wow; Desireé Ortíz Rodríguez de Logitech y Mariana Castro VP de Ventas, Marketing y operaciones de Microsoft para Latinoamérica. 

Luego de haber leído a numerosos autores del management tocan el tema del liderazgo consciente, me encontré con el libro Diario de una mujer vital de Maria Gabriela Hoch, quien, además de haber sido la creadora de We Evolution, una fundación dedicada a la transformación dentro y fuera de las organizaciones con sede en Miami, es la Cofundadora y Presidenta Honoraria de Voces Vitales de Argentina y Community Leader de Vital Voices en Miami, entre otros emprendimientos. 

Tenía muchas preguntas para hacerle, por su larga experiencia en temas de mentoring femenino, pero decidí sintetizarlas: 

-M.F.S.: Si me tuvieras que decir cuál fue la mejor decisión que tomaste en todo este trayecto impresionante que tenés de haber estado liderando Voces Vitales en Argentina representando a nuestro país en otras reuniones internacionales, ¿cuál mencionarías? ¿Nos podrías mencionar cuál fue la peor también? 

-M.G.H.: En este momento, si tuviera que decirte cuál fue la mejor decisión que tomé en mi vida, diría fue mudarme con mi familia a Estados Unidos, Miami. Me costó, pensé que nunca en mi vida iba a vivir fuera de mi país, sin embargo, a los 42 años, o antes de cumplirlos, tomé esa decisión. Eso siempre de alguna manera en mi familia estuvo sopesado en mí porque mi marido estudió en los Estados Unidos, tenía negocios allí, pero vivíamos en Argentina por elección mía, porque yo quería estar en mi país, criar a mis hijos allí, etc, y llegó un momento en el que dije: okey, vamos a probar, vamos dos años y vemos que pasa. Pero siento que el porqué de esa decisión fue la posibilidad de transformarme personal y profesionalmente y darle una profundidad a mis relaciones familiares, profesionales y personales, otorgandome otra perspectiva de la vida. Ya pasaron 8 años y la verdad que siento que esa fue la mejor decisión que tomé en mi vida. 

Y si me fijo en cuál fue la peor que tomé en mi vida, millones de veces tomé malas decisiones, creo que de las que más me arrepiento son las decisiones que no tomé antes, por miedo. Esas son las que te diría que son las peores decisiones, que son las que se retrasan por miedo a. 

-Lo que sería procrastinar, un término que se puso muy de moda ahora. 

-Si, procrastinar es una forma, la otra es negar y resistir o darte las excusas necesarias para justificar que no tomas la decisión por lo que sea. Las personas medianamente inteligentes podemos justificarnos muy bien y convencernos de que el camino que estamos eligiendo es el adecuado, sin embargo, estamos resistiendo, negando o anulandonos o asustandonos de nuestra propia posibilidad de éxito planteado en los términos que cada una abraza. No digo que el éxito sea ser un celebrity o tener mucho dinero, para mi tiene que ver con el nivel de felicidad y de armonía que logras en todos los aspectos de tu vida a los que les pones foco, a los que hacen a tu plenitud y felicidad.

-Afrontar el miedo es algo muy importante a lo que nos estamos enfrentando hoy en día, lo cual para vos no debe ser nada nuevo. Con el coronavirus en todo el mundo, caemos en algún momento en el miedo y ese entrenamiento tiene que ver con lo que haces en We Evolution ¿no?

-We evolution tiene que ver con el empoderamiento de la mujer, en realidad con el de las personas, pero hace 15 años que estoy en el empoderamiento de la mujer y por lo general son las mujeres las que toman la posta de este tipo de cuestiones. También tiene que ver con la conciencia, con la sanación. Con la evolución de lo que fuimos transitando, en este caso el empoderamiento de la mujer, que tiene que tener para mi mirada, un approach holístico, donde se considere alma, cuerpo, mente, emociones. Una mirada holística, una mirada donde hablemos de completud y no de vida profesional, personal, con esa escisión. Con un despertar de un liderazgo consciente, basado en el amor, en los valores, a mi me encanta decir que un líder tiene que tener los pies sobre la tierra y el corazón abierto. Alinear mente y corazón, y quizás este sea el caminito más largo que una persona tenga que hacer, de hecho toda la vida.

-La gente está queriendo algo más ¿no?, que tener un auto o una realización personal con un título, o con un master en Estados Unidos o en Europa; hay algo que está siendo demandado. 

-Vos sabés Florencia que justamente mencionaste el tema de la pandemia ¿no?, donde reinó durante ya más de un año y todavía seguimos en eso, la incertidumbre, miedo, ansiedad, burn out, estar exhaustos, bueno todo lo que tiene que ver con enfermedades mentales, depresión, ansiedad, etc y de la única manera que uno puede salir de ese estadío y de no volverse loco para ponerlo en términos rápidos es conectar con los valores universales. ¿Cuáles son los valores universales? Es tener conciencia, es ser feliz, es compasión, es crecimiento, es libertad, es evolucionar. Porque si no conectamos con esos valores universales, ¿qué nos queda? ¿Hundirnos en lo que mencionamos antes? Entonces de alguna manera ya se está empezando a hablar de que la crisis es la post pandemia, que en realidad la pandemia es después de. Porque los grados a los que se ha llegado en todo lo que ya hablamos por el burn out, va a cobrar factura en nuestro cuerpo, en nuestras relaciones, en nuestra calidad de vida, entonces, yo creo que este es un llamado de conciencia muy importante que tuvo la humanidad entera. Pausa, parar, volver a nuestras casas, frenar, analizar, priorizar qué es lo importante acá.

Yo estoy convencida de que el mundo necesita más líderes espirituales en todas las instituciones. Políticas, económicas, etc. Y eso empieza por uno, porque no hay una institución que de por sí te pueda dar eso.

-Es un poco a lo que apunta la sustentabilidad, como yo le digo, de creación de valor consciente. No solamente integrado, sino también consciente. ¿Qué significa consciente? Ser libre de la ansiedad, de la depresión, ser libre de los impulsos, algo que es sumamente difícil de lograr y que no se puede hacer solamente de una manera cognitiva, osea, no es solamente querer hacerlo; necesitas herramientas que te permitan operar sobre tu sistema neuronal, emocional...

-Absolutamente, yo siempre considero que en realidad las mujeres somos las mejores aliadas para catalizar este tipo de energía en el mundo. Como que la humanidad estuvo super enfocada y todavía seguimos super enfocados en esta energía masculina de hacer, hacer, hacer, y que es el momento de traer esta energía más femenina, vamos a decir, donde el ser, el cuidado, la compasión, la paz, sean protagonistas, no una cosa excluyendo a la otra, sino juntas. Cuando hablo de energía masculina o energía femenina, no me refiero a que el género hombre tiene la masculina, y que el de la mujer tiene la femenina, me refiero a una energía y todos tenemos dentro de nosotros ese tipo de energía. Una energía masculina, una energía femenina y el camino del trabajo interno, de trabajo espiritual, de conciencia, como también me gusta llamarlo, que no tiene nada que ver con religión, pero si tiene que ver con espiritualidad, con alma, ese trabajo de integrar estas energías y me parece que el mundo ya tuvo un montón de la energía masculina y ya es tiempo de abrazar y hacerle espacio a esta energía más femenina y ahí es adonde yo digo, la compasión, la sanación, la conciencia, toman lugar.

-¿Ustedes también trabajan con el plano familiar? Yo hace poco leí una noticia de una mujer que tenía a su hijo, que había estado estudiando en el exterior y que en el medio de la pandemia se suicidó, y era un chico que tenía un montón de proyectos por cumplir y le pasó esto.  Hoy en día esta madre, está concientizando a un montón de personas para que hablen con sus hijos, para que tengan empatía con ellos". ¿Ustedes también trabajan con el plano familiar? Hablamos de integración, porque justamente uno es su familia, su empresa, es sociedad civil ¿no es cierto?

- Es el caso de Jess Browne, a quien conozco también. Una tragedia tremenda, y también como una mujer sumamente resiliente, como desde el dolor, se transforma en ayudar a otros y justamente creo que el trabajo que está haciendo Jess y tantas otras mujeres anónimas, tiene que ver con señalar, puntualizar, lo que es la enfermedad mental, y que por lo general está estigmatizada, no se habla. Es más, que tengas que ir a un psicólogo parece una mala palabra y la verdad que yo pienso que todos deberían tener un espacio seguro para procesar sus emociones y naturalizar esto, así que, definitivamente desde We Evolution, nosotros tenemos diferentes programas, llevamos adelante el programa de Vital Voices Miami, que está focalizado en todo lo que tiene que ver con el empoderamiento de la mujer con mentoreo, networking, capacitación y herramientas que están más orientadas a lo profesional. Sin embargo, tiene una cuota y un approach bastante personal e individual. ¿Porqué? Porque tiene que ver al mismo tiempo con cómo es la mirada y el approach que se le da a las cosas, es como una energía más integradora. Sin embargo, estamos desarrollando otros programas. Uno que va a ser del 22 al 24 de junio para mujeres ejecutivas sobre liderazgo consciente, tres días, donde vamos a estar trabajando los temas de empoderamiento de mujer, de comunicación compasiva, de wellness, de valores, de conscious leadership bien en profundidad. Porque de alguna manera es para formar embajadoras, para que puedan darse vuelta y llevar esto mismo dentro de sus compañías y al mismo tiempo también estamos desarrollando un programa que es más a nivel individual. 

Por otro lado, nosotras creemos en el poder de la repetición, del gimnasio. Nosotras vamos allí a formar músculo, y hay que repetir, por más que no te guste, por lo que fuere. Si estás comprometida a tener un cuerpo sano y no hablo de un cuerpo fit, hablo de un cuerpo sano, que va a ser en el que te puedas sostener hasta el día que te mueras, lo mismo pasa con nuestra mente, lo mismo pasa con las emociones, lo mismo pasa con la conexión con nuestra integridad, con nuestros valores. Hay que ejercitarlo. 

-¿Cómo lo ejercitamos? 

-Con una comunidad de pares, de afines, ya sea de meditación, de oración, ya sea de hablar temáticas con gente que vibre más alto, no por quien vibre más alto o más bajo. Todos danzamos con la vida, no es que yo vibro alto y vos vibras bajo. ¡De ninguna manera!, yo a veces vibro bajo, alto, el tema es saber como estoy vibrando, como me están impactando las emociones y que decisiones estoy tomando para alinearme, porque somos humanos, entonces, dentro de esa humanidad, las cosas pasan y estamos en relación y puede pasar algo, el tema es no quedarnos a vivir en estados emocionales que nos lleven a situaciones de depresión, ni en una ansiedad permanente, overwhelmed, en donde estamos y no estamos. Entonces, nuestras relaciones son las primeras que sufren, sanamos en relación. Esa es una premisa básica. Entonces, ¿querés saber qué tan sano emocionalmente y espiritualmente estás? ¿Cómo están tus relaciones? Hace un inventario de cómo están tus relaciones.

-Me parece que todo apunta a lo que vos estás trabajando que tiene que ver con la conciencia. Porque cuando uno empieza a ser consciente de que lastimó a otro, que de repente estaba centrado en su tarea, y, cuando se empiezan a hacer conscientes estas cosas es cuando uno empieza a evolucionar y ayuda también a los otros a evolucionar. 

-Esta es la nueva etapa donde empezar a hablar de sanación. De empezar a traer luz a esos procesos que hay que sanar, que hay que cuidar y hacerle más espacio y mientras más espacio se le da a la sanación de los vínculos y de los procesos, menos espacio tiene la toxicidad. El otro día escuchaba también, que es como las células del cuerpo, si tenes en tu cuerpo una célula que dejó de hacer lo que tenía que hacer, y quiere gobernarse por sí misma, ahí tenemos lo que se denomina cáncer ¿no? Y puede propagarse rápidamente, y bueno, como todo el organismo de alguna manera se fortalece para dirigir la energía para neutralizar ese cáncer que quiso salir. Y hay maneras, pero eso tiene que ser un plan de sanación integral, holístico, comprometido, y yo no soy de las que piensan que solamente los número uno tienen que estar de acuerdo con esto. Pero eso se acabó, por supuesto que los número uno y la cúpula directiva si tienen que tener líderes conscientes, pero si ellos no lo son, cada uno desde su espacio tiene que traer esta manera de liderar y al mismo tiempo, los líderes de cada empresa van a elegir en que me quedo o en que no. Ya estuvimos todos metidos en nuestras casas; para volver a las organizaciones debemos preguntarnos ¿ a qué organización estoy volviendo? ¿A una organización que honra mis espacios, mi vida, mi trabajo?, ¿a una organización que prioriza la salud mental, física, espiritual de sus colaboradores o a una empresa que es discursiva nada más, osea que solamente dice, pero no es integra porque lo que se dice, hace y piensa no tiene nada que ver? Entonces, creo que esto llegó para quedarse, es una gran oportunidad.