La Prensa

Aborto: un debate con mucha más­ política que ideología de género­

 

­

En un clima de moderada confrontación entre los sectores pro y antiaborto la Cámara alta se aprestaba a convertir en ley esta madrugada los proyectos de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y el llamado "Plan de los 1.000 días".­

Esta última iniciativa aumenta planes y ayuda material a mujeres embarazadas de bajos recursos. Con ella el presidente Alberto Fernández procuró moderar el impacto de la primera que generó una fuerte controversia social y la resistencia de la Iglesia.­

En contraste con el espectáculo de organizaciones feministas y religiosas enfrentadas en los alrededores del Congreso, el debate en el recinto tuvo un tono mucho menos ideológico o confesional que político partidario. En la discusión parlamentaria quedó en claro que los senadores proaborto del kirchnerismo reconocían en el proyecto un logro para el presidente Fernández.­

Cerca de la medianoche habían hablado 40 de los 49 oradores anotados, lo que redujo la incógnita sobre el resultado de la votación. La oficialista Norma Durango anticipó que en la reglamentación el Poder Ejecutivo introduciría las reformas exigidas por Alberto Weretilneck y Edgardo Kueider para no abstenerse y dos opositoras que habían mantenido en secreto su voto anunciaron que apoyarían el proyecto oficial: Stella Olalla y Lucila Crexell. Con esas adhesiones la aprobación del proyecto quedó prácticamente asegurada ante la defección de dos votos celestes: el de José Alperovich, de licencia, y el de Carlos Menem, gravemente enfermo.­

Aunque la adhesión o el rechazo a la ley del aborto era transversal a los bloques políticos, los que defendían la norma desde el kirchnerismo pusieron énfasis en que se trataba de una "ampliación de derechos" y un acto de "justicia social". Así la calificó la pampeana Norma Durango usando la más típica jerga "K". Otro tanto hizo el ex secretario de Cristina Kirchner, Marcelo Parrilli, al comparar el aborto legal con el voto femenino impulsado por Evita y el divorcio aprobado en 1954 durante el segundo gobierno de Juan Perón.­

­

CAMBIOS EN LA REGLAMENTACION­

Durango se ocupó en destacar que el martes era "un día de esperanza" por la ley de despenalización del aborto y por una medida por la que Alberto Fernández hizo una fuerte apuesta política: la vacunación contra el Covid. Ambas, según Durango, evitarían más muertes.­

Los alegatos feministas cedieron así su lugar en los discursos "K" al elogio del gobierno.­

La senadora aclaró también que el presidente cambiaría parcialmente dos artículos en la reglamentación. Se trata del 4 y el 16 en los que se legaliza el aborto después de las 14 semanas de gestación en casos de violación o de peligro para la salud integral de la mujer. La palabra que se suprimirá es "integral". El propósito del cambio era conseguir los votos de los senadores Alberto Weretilneck y Edgardo Kueider, claves para la sanción de la ley.­

En contra expuso el radical Mario Fiad que sostuvo que la norma violaba convenciones internacionales suscriptas por el país y en última instancia los derechos humanos por no defender la vida. "Soy radical, sostuvo, defiendo los derechos humanos y la vida es el primero".­

Por su parte la oficialista y antiabortista Inés Blas desnudó el carácter partidista de la cuestión al pedir que quedara muy claro que "no estamos de ninguna manera en contra de nuestro presidente" por votar contra el aborto. También fue elocuente el cambio de postura de la oficialista Silvina García Larraburu que cruzó de vereda: en 2018, durante el gobierno de Mauricio Macri, había votado en contra y ahora anunció que lo haría a favor, porque el aborto legal era una promesa de campaña de Fernández.­

­

GRIETA ENTRE PERONISTAS­

El kirchnerista Antonio Rodas admitió que el presidente estaba cumpliendo con un compromiso electoral, pero se justificó: "Fui, soy y seré peronista, pero voy a votar en contra del proyecto por mis convicciones religiosas". Alegó pertenecer a un movimiento "profundamente humanista y cristiano".­

Curiosamente la también kirchnerista Norma Jiménez justificó su voto positivo con el argumento de que el aborto formaba parte de un "compromiso histórico del movimiento peronista". Dos interpretaciones diametralmente opuestas sobre el legado ideológico de su partido.­

Con una participación opositora poco relevante, el debate abrió una grieta entre peronistas. Otro de ellos, Dalmacio Mera, comprovinciano de Blas hizo un largo alegato antiaborto que fue respondido por la también oficialista Nancy González con un pedido de "respeto" para quienes votarían positivamente porque "no somos asesinos".­

 

LOS PUNTOS PRINCIPALES­

­

­

­El Senado sesionaba ayer con dos proyectos de ley en el temario: la legalización del aborto y el denominado Plan de los 1000 día de asistencia a madres y niños carecientes.­

La LEY DE INTERRUPCION VOLUNTARIA DEL EMBARAZO (IVE) o de legalización del aborto establece los siguientes principales puntos:­

* Las mujeres tienen derecho a decidir la interrupción de su embarazo hasta la semana 14 inclusive del proceso de gestación.­

* Fuera de ese plazo tienen derecho a abortar solo si el embarazo fuere resultado de una violación. Para eso se requiere la declaración jurada de la embarazada ante el personal de salud. En los casos de niñas menores de 13 años, la declaración jurada no será requerida­

* También se legaliza el aborto después de la semana 14 si estuviera en peligro la vida o la salud de la embarazada.­

* La embarazada tiene derecho a acceder al aborto en los servicios del sistema de salud en un plazo máximo de 10 días corridos desde su requerimiento.­

* El profesional de salud que deba intervenir de manera directa en la interrupción del embarazo tiene derecho a ejercer la objeción de conciencia. * Deberá derivar a la paciente para que sea atendida por otro profesional sin dilaciones. Los sanitarios y centros de salud tienen igual responsabilidad en la derivación de pacientes.­

­

PLAN DE LOS 1000 DIAS­

* Consiste en una ampliación de subsidios y beneficios a las embarazadas y niños carecientes.­

* Dispone la creación de una nueva asignación que consiste en el pago de una Asignación Universal por Hijo (AUH) una vez por año para menores de tres años.­

* Extiende además de seis mensualidades a nueve la Asignación Universal por Embarazo (AUE)­

* Se amplía el pago por nacimiento y por adopción a los beneficiarios de la AUH hasta ahora excluidas de este beneficio.­

* El plan prevé, además, la provisión de medicamentos, vacunas, leche y otros alimentos para la madre y el niño durante el embarazo y la primera niñez.­