La Prensa

Ganó y se sacó el Prode

El baúl de los recuerdos. Racing de Córdoba vivió un hecho insólito en 1984. El plantel hizo una boleta del popular concurso de pronósticos deportivos. Sumó los 13 puntos gracias a su victoria sobre Ferro y se llevó el pozo. Claro, lo compartió con casi cien personas…

 

La historia es harto conocida. Tanto es así que sirvió como argumento para un simpático documental titulado Prode que narra la situación con lujo de detalles. Si hasta permite apreciar el desfile de estados de ánimo que los protagonistas vivieron en aquel particular momento. Sucedió el 6 de mayo de 1984, cuando por la 6ª fecha del Metropolitano, Racing de Córdoba derrotó 2-1 a Ferro y acertó los 13 puntos del concurso de pronósticos deportivos (Prode), que era muy popular en esos tiempos.  Sí, claro que es un asunto del cual se habló y se escribió mucho, pero cómo no recordar un día en el que un grupo de jugadores se sintió millonario por obra y gracia del azar/lógica del fútbol…

En esa época los partidos de Primera se disputaban todos el domingo a la misma hora, salvo uno  que se jugaba más tarde. A la Academia le tocó el último turno contra Ferro. En la semana previa, el plantel tomó nota de que el pozo del Prode estaba vacante.  Habitualmente recaudaba dinero como castigo por llegadas tarde, no pasar por la balanza para controlar el peso o alguna multa por el estilo que se le ocurriera a Pedro Marchetta, el técnico. Cuentan que el Negro, un personaje absoluto, propuso dos alternativas para invertir la plata que tenían: ir al casino o hacer una boleta de Prode. Ganó la segunda alternativa.

Los futbolistas, el cuerpo técnico, los utileros, 40 personas en total, discutieron cada cruz en la boleta de 13 apuestas como si fuera una cuestión de Estado. Usaron todos los dobles y triples que el concurso permitía. Se jugaron por algunas sorpresas, como por ejemplo que Atlanta empatara con River en el Monumental. En realidad, la opinión no fue unánime: 39 a 1 a favor de los millonarios. Convencido, el preparador físico Néstor Pedernera sugirió poner empate y a último momento emplearon uno de los dobles para anotar la igualdad.  Respecto del compromiso contra las huestes de Carlos Timoteo Griguol, no había dudas: se tuvieron fe y se dieron por ganadores.

El pozo ascendía a 1.700.000 dólares. ¡Una fortuna! El sábado recibieron cuatro buenas noticias en los partidos de Ascenso que integraban la boleta. Quedaban los nueve del domingo. Ocho de los encuentros estaban programados para las 16. A la hora de la merienda descubrieron que tenían 12 aciertos. Faltaba la charla técnica de Marchetta. El Negro, boleta en mano, dijo lo poco que tenía que decir en esas circunstancias: había que salir a ganar.

Si bien Racing estaba cumpliendo una muy buena campaña, el duelo con Ferro no era sencillo. El DT no podía contar con los zagueros centrales habituales, Pascual Noriega y Osvaldo Coloccini, y debió improvisar. De todos modos, el partido empezó bien para los de Nueva Italia. Llegó un centro de Atilio Oyola y el despeje de Héctor Cúper cayó en poder de Roberto Gasparini, un número 10 talentoso, inteligente y de buena pegada. El Pato le tiró un sombrerito a José Fantaguzzi y antes de que la pelota cayera sacó el zurdazo inatajable para el Oso Ricardo Ferrero.

Un cuarto de hora más tarde empataron los visitantes con un cabezazo de Cúper en una de las clásicas jugadas de pelota parada que tan bien explotaban los de Griguol. El nerviosismo se apoderó de los cordobeses.  La exaltación llevó a Gasparini a protestar más de la cuenta y el árbitro Raúl Marsiglia le avisó al término del primer tiempo que estaba expulsado. 

El Pato, que fue perdonado por el juez en el entretiempo, le contó a Cúper que tenían 12 puntos en el Prode y que necesitaban ganar. Si esperaba conseguir el respaldo de sus colegas, se equivocó. Ferro fue a buscar el triunfo liderado por Alberto Márcico. El trámite se hizo cada vez más duro. Se acercaba el final y la tan ansiada victoria parecía lejana.

De pronto, faltando apenas cinco minutos, el arquero Manuel Serrano sacó un largo pelotazo para la corrida de Oyola, quien fue derribado por Roberto Mario Carlos Gómez (el mismo que fue durante mucho tiempo ayudante de Cúper en Mallorca, Valencia e Inter y que luego dirigió técnicamente a Lanús y Gimnasia de Jujuy, entre otros clubes). Gasparini tomó la pelota y venció a Ferrero con un remate que, caprichosamente, se desvió al rebotar en la canaleta que marcaba la línea del área chica y dejó descolocado al arquero.

La locura se apoderó de Racing. Sus jugadores festejaban como si hubiesen ganado un título. En el documental dirigido por Mauro Beccaría admitieron que hasta querían que sus hinchas entraran en la cancha para que el partido se suspendiera con ese resultado. Marsiglia sólo hizo jugar 27 segundos más una vez que se cumplieron los 90 minutos reglamentarios.

La alegría de los cordobeses era inmensa. Se sintieron millonarios. Al menos por unas horas. Al día siguiente descubrieron que debían repartirse el pozo con otros 94 apostadores, por lo que al propietario de cada boleta le quedaba poco más de 17 mil dólares, cifra a la que había que descontarle el 30% de impuestos para cerrar en un ganancia de 12 mil. Como eran 40 los que participaron en la apuesta, cada uno recibió 300 dólares. Pagaron la cena del festejo y compraron una videocasetera. No les alcanzó para mucho más. Pero fueron protagonistas de una historia increíble.

LA SINTESIS

Racing de Córdoba 2 - Ferro 1

Racing: Manuel Serrano; Lucio Del Mul, Enrique Vivanco, Marcelo Quiñones, Héctor Maldonado; Américo Ozán, Jorge Maldonado, Roberto Gasparini; Pedro Argota, Humberto Rafael Bravo, Atilio Ozán. DT: Pedro Marchetta.

Ferro: Ricardo Ferrero; Roberto Gómez, Héctor Cúper, José Luis Carrizo, Víctor Marchesini; Oscar Agonil, José Fantaguzzi, Oscar Román Acosta; Hugo Noremberg, Alberto Márcico, Roberto Gargini. DT: Carlos Timoteo Griguol.

Incidencias

Primer tiempo: 14m gol de Gasparini (R); 30m gol de Cúper (F). Segundo tiempo: 9m Rubén Ramírez por Bravo (R); 32m Alfredo Altamirano por Vivanco (R); 40m gol de Gasparini (R).

Cancha: Instituto (local Racing). Arbitro: Raúl Marsiglia. Fecha: 6 de mayo de 1984.