La Prensa

El Gobierno sale al rescate de las empresas de transporte

El Estado repartirá 6.000 millones de pesos entre 800 compañías golpeadas por la significativa disminución de pasajeros durante la pandemia.

Para intentar evitar que las empresas quiebren tras una parálisis de ocho meses, el Gobierno nacional decidió repartir unos 6.000 millones de pesos entre 800 empresas del sector transporte de pasajeros.

El dinero que se distribuirá es en concepto de devolución de saldo de crédito fiscal por el Impuesto al Valor Agregado (IVA), de acuerdo con lo dispuesto a través de la Resolución 256/2020 del ministerio de Transporte.

Esa Resolución, publicada este martes en el Boletín Oficial, indica que la afectación irá a las empresas en reconocimiento del saldo del crédito fiscal acumulado a su favor, cuyo cómputo se hubiere generado durante 2018.

Esto beneficiará a las empresas concesionarias de servicios públicos de transporte de pasajeros por automotor de todo el país, según la norma publicada por la cartera que conduce Mario Meoni.

Mediante la Resolución 101/2019 del entonces ministerio de Hacienda se fijó en 6.000 millones de pesos, para el sector transporte, el límite máximo anual para afrontar las erogaciones que demanden las solicitudes interpuestas por quienes desarrollen actividades que califiquen como servicios públicos cuya tarifa se vea reducida por el otorgamiento de sumas en concepto de subsidios o compensaciones y fondos por asistencia económica.

Esto se enmarca en el régimen establecido en la Ley de Impuesto al Valor Agregado. .

Las empresas prestatarias deberán realizar los trámites correspondientes ante la cartera de Transporte para poder percibir esta inyección estatal de fondo.

Los montos que podrán ser solicitados por las empresas que durante el período anual 2018 se encontraban incluidas en el Régimen de Compensaciones Complementarias (RCC) al Sistema de Transporte Integrado de Transporte Automotor (SISTAU).

La medida fue dispuesta justo en momentos previos al inicio de la temporada de verano que se programó para el 1 de diciembre, tras una parálisis del transporte de pasajeros que comenzó en marzo tras el arribo de la pandemia de Covid-19.