La Prensa
En el Senado la oposición reclamó un acuerdo sobre sus alcances

Duro debate por las sesiones remotas

La prórroga de las sesiones por internet en el Senado, dispuesta unilateralmente por Cristina Kirchner, disparó en la sesión un duro debate durante el que la oposición le imputó la intención de imponer una agenda para resolver su situación judicial personal, en lugar de ocuparse de los problemas de toda la población por la crisis económica y sanitaria.

El motivo formal de la polémica fue un decreto de la presidencia de la Cámara que dispuso la prórroga por 60 días de las sesiones remotas sin límite temático. La oposición lo rechazó, alegando que suponía una reforma del reglamento y que por lo tanto necesitaba una mayoría de dos tercios para ser aprobado. La votación terminó con un triunfo kirchnerista por 41 votos a favor y 28 en contra sin cumplir ese requisito.

Tras la votación el interbloque de Juntos por el Cambio anunció que concurrirá al Justicia para impugnar la decisión. Quedó por lo tanto planteado un problema similar al producido en Diputados hace dos semanas cuando la sesión terminó en un escándalo al ignorar Sergio Massa a los legisladores opositores que participaban en forma presencial de la sesión.

Después de la disputa reglamentaria la Cámara abordó el verdadero origen de la contienda verbal. Sin Juntos por el Cambio la mayoría kirchnerista rechazó los acuerdos para el traslado de los jueces federales Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli, alejándolos de la causa de “los cuadernos” en la que está procesada Cristina Kirchner.

La defensa del decreto de la presidenta del Senado fue hecha por el chubutense Mario Páis quien señaló que no alteraba el reglamento de la cámara y atribuyó a “especulaciones políticas” las opiniones en contrario.

La macrista Laura Rodríguez Machado sostuvo en cambio que era necesario reformar el reglamento para sesionar en forma remota y se preguntó por qué el kirchnerismo quería hacerlo. Lo atribuyó a la intención de desplazar a los jueces independientes que intervienen en los proceso por corrupción de la vicepresidenta y aseguró que la destitución de tres magistrados que se votaría poco después formaba parte de “una estrategia más amplia”.

Según la senadora cordobesa, esa estrategia seguiría con a declaración de la nulidad de las decisiones tomadas por los tres jueces y con la ampliación de la Corte para eliminar una acordada que perjudica la situación judicial de la vicepresidenta.

Por su parte el radical Martín Lousteau recurrió a la ironía para explicar por qué el Senado ocupaba su tiempo del traslado de jueces y no de la crisis porque “la gente no está angustiada, no tiene incertidumbre, no le falta plata, ni siquiera está comprando dólares. Está en su casa tranquila disfrutando”.

Rechazaron las críticas opositoras el catamarqueño Dalmacio Mera y José Mayans que sostuvo que se pretendía ignorar el resultado electoral, evocó la Revolución Libertadora y recomendó a los opositores que no le dieran lecciones de democracia al peronismo.