La Prensa

Se reanudó de manera virtual el juicio contra Cristina Kirchner por fraude en la obra pública

 

El Tribunal Oral Federal 2 reanudó el juicio oral y público contra la vicepresidenta Cristina Kirchner por fraude en la obra pública, luego de casi cinco meses sin actividad por la feria extraordinaria que se decretó por la pandemia.

Tanto Cristina Kirchner como Julio De Vido, José López, Lázaro Báez y otros acusados pudieron seguir el juicio a través de la videoconferencia, aunque lo hicieron por medio de sus abogados.

El juicio se reanudó con planteos de las defensas a la forma en que se lleva adelante el proceso de manera virtual.

El abogado del ex titular de Vialidad de Santa Cruz Héctor Garro aclaró que el hecho de seguir el juicio por videoconferencia "no significa convalidar absolutamente nada", y reiteró su pedido para estar presente en la sala de audiencias de Comodoro Py.

"No consentimos con nuestra presencia absolutamente nada de lo que se va a hacer y no convalidamos el sistema semipresencial", adelantó Fragueiro sobre que recurrirá a las cámaras de apelaciones con su planteo.

Luego se le sumó la defensa del ex funcionario Carlos Kirchner, Enrique Arce, quien también se quejó del sistema de videoconferencia: "Lo que se está llevando a cabo se da de bruces con la ley procesal, me fastidia que nos muteen y conviertan el procedimiento oral en un procedimiento escrito y encima por chat. No sé si la próxima voy a tener que poner like", ironizó el letrado. La mayoría de los abogados se quejó de la falta de inmediatez para preguntar a los testigos y sobre todo el control de lo que va declarando.

Ante los reparos, el fiscal de juicio Diego Luciani se opuso y pidió su rechazo y luego sí se dio paso a la declaración de dos testigos: hasta el momento sólo fueron tomadas ocho declaraciones testimoniales de las más de 100 programadas para este juicio.

Por videoconferencia siguieron el juicio unas 50 personas y de ahora en más se harán dos audiencias por semana y no una como se venía haciendo, para agilizar el proceso que ya lleva un año de duración.

La sospecha es que durante el gobierno de Cristina Kirchner se favoreció a Báez como contratista de obra pública vial en pos de otros oferentes.