La Prensa

El ojo puesto en las barras bravas

Dolores Fonzi y Estaban Lamothe anticipan el estreno de `Puerta 7', que desde este viernes estará disponible en Netflix­. Con personajes contrapuestos dentro de la historia dirigida por Israel Adrián Caetano, los actores coinciden en que es bueno que el tema tome visibilidad y sirva para generar debate.­

Después de una intensa jornada en medio de la promoción de `Puerta 7', Dolores Fonzi y Esteban Lamothe ingresan a una de las tantas carpas montadas dentro de la Usina del Arte en el barrio de La Boca para contar más detalles sobre la nueva ficción que estará disponible desde este viernes en Netflix

En la serie de ocho capítulos, dirigida por Israel Adrián Caetano y creada por Martín Zimmerman, Fonzi se pone en la piel de una mujer empoderada y valiente que asume el desafío de ser la Jefa de Seguridad del ficticio club Ferroviarios.­

"No siento que sea un registro tan nuevo para mí. Me parece que se asemeja al personaje de `La patota' (la película dirigida por Santiago Mitre en 2015), comparten una ideología por el bien común'', dice Fonzi al tiempo que reconoce que interpretar a esta mujer "valiente, audaz y corajuda'' fue lo atractivo del personaje.­

Del otro lado está Lamothe, una suerte de secuaz de `Lomito' -el líder de la hinchada interpretado por Carlos Belloso-, que no le hará fácil el camino a Diana.­

-¿Cuál es el vínculo que tienen ustedes con el universo del fútbol?­

(D. Fonzi) -Creo que cualquier pasión, cualquier cosa que te guste o te fanatice de alguna manera se puede trasladar a hacer un personaje fanático de cualquier cosa. No es que precisamente tenés que ser fanático del fútbol para representar a uno, sí conectarte con lo que te apasiona o con lo que te hace soñar. Entonces sí siento que trasladándolo a Diana no me era tan difícil ponerle mi gusto por el cine, mi fascinación como los sueños de cambios, la militancia, un montón de cosas que tengo en común con el personaje que podría implementar como propios.­

(E. Lamothe) -En mi caso me gusta el fútbol, miro mucho deporte, pero no soy fanático del fútbol. Sí del boxeo y de muchas otras cosas. Esa energía la puse ahí.­

­

RED DE PODER­

-Dolores, ¿cómo fue construir este personaje femenino en un mundo tan masculino?­

-Un desafío, pero a la vez lo más atractivo del personaje. Esa irreverencia o el hecho de imponerse ante un mundo de hombres pensando que va a poder cambiar algo. Y a la vez, también, un cierto disfrute de `me están nombrando Jefa de Seguridad de un club'. Diana entra al club ya con un poder determinado. No es que se lo tiene que ganar, se lo dan. Cae ahí medio paracaidista con una novia mujer a cambiar todo el sistema. Hay una escena en la que Belloso nos ve entrar y es esa sensación de regocijo de que los dinosaurios del patriarcado, que son los barras -porque el fútbol es un mundo muy de hombre-, ven que quieren cambiar todo y enfrentarse a los capangas de la red de poder. ­

-Cuando aceptaron esta serie, ¿pensaron que va a estar disponible en muchos países y que eso les puede servir para entrar a otros mercados?­

(DF) -Lo estoy pensando ahora y me interesa muchísimo esa mirada (risas).­

(EL) -Dios te oiga (risas).­

(DF) -Igual empieza a pasar que las fronteras se están disolviendo, no sólo en la tele también en el cine. Hay actores chilenos que trabajan acá, argentinos que se van a España. La globalización nos viene bien de alguna manera porque deja de haber tanta frontera concreta y eso me parece bien en todo sentido.­

-¿Les genera alguna clase de expectativa la idea de que esta serie, por tratar estos temas, ayude a repensar lo que pasa en la sociedad argentina con las barra bravas?­

(EL) -Ojalá que sí porque es un momento muy delicado en varios aspectos. Justamente, estas últimas dos semanas se habló mucho del tema de la violencia y además es algo habitual de ver en la cancha. Quizás ahora estoy mezclando todo, pero ojalá sirva para pensar.­

(DF) -Eso seguro. Pero tampoco hay que creer que la tele o el cine son milagrosos. Deberían ser políticas de Estado y ya está mucho más arriba de lo que nosotros podemos acceder actuando una serie, pero sí lo bueno es que evidencia un sistema corrupto. Y que se pueda hablar de eso y se pueda mostrar de esta manera es un avance.­

­

AMBIGUEDADES­

-Diana y Fabián mantienen cierta ambigüedad en su conducta, ¿hoy se puede contar historias donde los personajes no tengan estos grises?­

(DF) -Creo que venimos de muy poca ambigüedad en general. Siempre el blanco es blanco y el negro es negro. Y lo que me parece interesante de la serie es que muestra el universo con los grises que hay. Los buenos no siempre son tan buenos. Diana por ahí abusa del poder, tal vez es vanidosa y acepta la propuesta por un tema de ego. Fabián corresponde con una serie de mandatos que quiere cumplir, pero después los quiebra para poder ayudar a otra gente. Siento que lo interesante de la mirada de Caetano sobre el mundo de barras, que podría ser sobre cualquier otro mundo, es que tiene una mirada matizada, que se mete en los grises con sensibilidad.­

(EL) -Me parece que lo interesante del personaje es eso, que no es sólo un malo. Siento que antes en las novelas eran sólo malos. Este personaje hace el mal pero la historia con el nene al que ayuda es el centro de todo lo que atraviesa Fabián. Tirar tiros, torturar y ser malo es sólo una línea; pero si ese personaje es sólo eso, es un loco que tira tiros y no es interesante para contar.­