La Prensa
VISTO Y OIDO

Tropiezo en Roma

Dos semanas antes del viaje de Alberto Fernández al Vaticano en este espacio se consignó que "fuentes diplomáticas no ocultaban su inquietud por un eventual pedido del Papa" para que no se apruebe el aborto en Argentina durante su pontificado. La inquietud estaba justificada. El asunto del aborto le fue planteado al presidente el viernes pasado, a pesar de que en una primera declaración pública cometió el injustificable error de negarlo. Pero el Vaticano emitió un comunicado oficial afirmando que se había abordado la cuestión y Fernández tuvo que admitirlo.

Sin preguntas

El tropiezo presidencial se produjo porque ante una pregunta de los periodistas sobre si había tratado el tema con el Papa contestó "no" y ante otro pregunta sobre si lo había tratado con el secretario de Estado dijo que "tampoco". Esta es la versión que dio una parte de la prensa. Presidencia de la Nación distribuyó un video de la conferencia de prensa editado. En la grabación Alberto Fernández aparece respondiendo, pero no fueron incluidas las preguntas, lo que da lugar a un insólito "stand up" en el que el jefe de Estado salta de un tema al otro sin que se entienda la razón.

Kicillof retrocede I

El viernes el gobernador bonaerense volvió a prorrogar el plazo para que los bonistas se pronuncien sobre su propuesta unilateral de postergar el pago de bonos hasta el 1º de mayo. Fue la segunda postergación y obedeció al hecho de que no había conseguido el número de adhesiones exigido para obligar a todos a aceptarla. Desde su entorno dejaron trascender a la prensa que "no querían caer en default bajo ningún concepto". La aclaración vale porque se generaron rispideces entre la Nación y la provincia por la dureza del gobernador que le complica la negociación a Martín Guzmán.

Kicillof retrocede II

La nueva postergación es hasta mañana, por lo que la suerte de la propuesta de Kicillof no se demorará. El problema de la Nación es que con su jugada unilateral el gobernador le aceleró las definiciones a Martín Guzmán que quiere tomarse hasta fines de marzo para negociar. A esto se atribuyen las inesperadas declaraciones del ministro el viernes 28 acerca de que la provincia sólo había conseguido el 26% de adhesiones hasta ese momento. Kicillof necesita el 75% y las palabras de Guzmán envalentonaron a los bonistas. Sus papeles hoy valen apenas el 30% de su valor original.