La Prensa
Claves de la posmodernidad

Economía feminista o el despotismo aplaudido

Es un crimen haber despojado al feminismo de su base liberal, volviéndolo un movimiento tribal, de mujeres cantando como zombies consignas fascistas, vengativas hacia un enemigo abstracto.

La democracia puede volverse enemiga de la libertad de una forma quirúrgicamente exacta y simple. No es un trabajo de un día para el otro, no es una improvisación, pero si es algo simple. En cuanto los políticos se sienten dueños de la legitimidad de una opinión única, cuando logran que todos piensen o digan que piensan lo mismo, ¡ahhh!, el éxtasis se apodera de ellos y de ahí en más se sienten habilitados para perseguir a quienes osan dudar de su dogmática legitimidad. Llamaremos a esto el despotismo aplaudido. Un relato cultural tan extendido y naturalizado que no admite discusión sobre su capacidad de imponer el progreso natural y moral. 

Hablando de despotismo aplaudido y de relatos hegemónicos, las políticas de género han logrado imponer, en Argentina, una agenda cuya extensión y lógica parece ficción: acaban de crear el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad y, en el marco del Ministerio de Economía, la Dirección de Economía y Género. Las misiones y objetivos de estos flamantes organismos se superponen y hasta a veces se contradicen con los de otras oficinas estatales. ¿A quién le importan esos detalles? El accionar de manual indica que para legitimarse en medio de ajustes y crisis, el gobierno debe actuar en nombre de causas superiores. 

Una de esas causas superiores es el feminismo, pero no cualquier feminismo. No el feminismo que consiguió el voto para las mujeres. No el feminismo que luchó por compartir la Patria Potestad. Lo que se impone es un feminismo de mujeres que se asumen como víctimas de un sistema en el que no cabe la mujer independiente, considerada como individuo.

ES UN CRIMEN

Es un crimen haber despojado al feminismo de su base liberal, volviéndolo un movimiento tribal, de mujeres cantando como zombies consignas fascistas, vengativas hacia un enemigo abstracto. Se trata de un ideario que protege a sus miembros sólo si presentan adhesión ideológica absoluta. Quedan afuera de la protección de la tribu las mujeres policías o militares o las atacadas por miembros de ideología similar a la de las dueñas de la tribu. 

Pero acá no debe haber ingenuidad, esto es una discusión de poder. En las sociedades evolucionadas el poder ha de tener una resistencia a su dominio. Esta es la verdadera evolución, el verdadero progreso frente a formas primitivas de control. El poder siempre tenderá al absoluto y el verdadero progreso reside en su límite. Sin la libertad que viene permitida por la oposición al poder estamos fritos. Las tendencias autoritarias plasmadas en la corrección política buscan acabar de manera arbitraria con esa libertad, buscando un tema moralizante que se suele presentar como progresista, como la meta que ninguna persona se atreva a discutir. Se trata de un negoción redondo: legitimidad absoluta a cambio de tongos, más transparente imposible.

La nueva Directora de Economía y Género declaró que: “La pobreza es sexista. Son las mujeres, travestis y trans quienes padecen las peores condiciones de empleo y obtienen menores ingresos”. ¿Qué nos está diciendo acá? En principio que “las mujeres” son todas un “colectivo víctima”. Al darle un contenido “sexista” está culpando a los hombres de la pobreza del colectivo de víctimas que son las mujeres. De ahí en más, se desprende que el Estado debe salir a cuidar a esas pobres víctimas de su agresor.

Pero veamos más, en el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad acaba de presentar un gabinete exclusivamente conformado por mujeres. Y por mujeres que adscriben a una sola ideología. No hagamos chistes con: ¿Y dónde está la diversidad?, porque esto no es broma. La nueva ministra afirma cosas como por ejemplo:

 "Los feminismos han sido un motor central, clave, en las resistencias de estos cuatro años. Los feminismos han mantenido caliente la calle. El primer paro al macrismo lo hicimos las mujeres, no sólo es un hecho simbólico sino político, es que el feminismo popular es antineoliberal", “Estamos cumpliendo un sueño colectivo y lo hacemos decididas, decididos y decidides a estar a la altura de la historia”

La ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad dijo que su gestión "será ejercer la función pública de otro modo: de modo feminista"

Imaginemos por un momento que existiera un ministerio de los hombres conformado sólo por varones cuya ideología fuera gestionar de un modo machista por y para varones. Se animan siquiera a pensarlo?

LA RUINA DEL PLURALISMO

Estamos ante la ruina de cualquier forma de pluralismo, la debacle misma de la política y de la pluralidad. Cuando se reniega de la libertad para imponer un ideario de sumisión diseñado por burócratas, el poder se convierte para siempre en incuestionable. Un ministerio y una dirección nacional para imponer, por ejemplo, la falacia de la brecha salarial y de esa forma intervenir en la vida de las empresas y de los privados. Y esto sin que nadie diga: no, momentito, esto es un atropello. 

En Argentina, la brecha salarial entre hombres y mujeres con la misma ocupación desaparece cuando se toman en cuenta las horas trabajadas. El salario de hombres y mujeres, con las mismas capacidades y en el mismo empleo, es igual. Y para esto hay un Ministerio de Trabajo que vela para que no haya discriminan por sexo y recibe denuncias. Pero lo importante es el relato moralizador absoluto, y la brecha salarial no es ni más ni menos que una trampa estadística basada en ocultar que en promedio (y esto se va reduciendo sistemáticamente) las mujeres trabajan menos horas que los varones y en consecuencia ganan menos... ¡pero por trabajar menos!

Queda claro que si fuera posible y legal contratar mujeres por el 27% menos de lo que cuesta contratar varones por idéntico trabajo e idéntica cantidad de horas, se contratarían sólo mujeres. Pero la discriminación laboral ha servido al feminismo para ese discurso que inventó una nueva clase oprimida que se corresponde con “todas las mujeres”. Un conjunto de víctimas que necesitan cada vez más y más oficinas de Estado para rebelarse contra el opresor. 

Porque los pensamientos totalitarios necesitan siempre de un opresor, usan el miedo (en este caso a “los hombres”) y para proponer medidas totalmente chifladas como ser leyes que van contra la presunción de inocencia, vagones exclusivos para mujeres en los medios de transporte, medidas supremacistas que castigan más a los hombres que a las mujeres por idénticos delitos o reglamentaciones de “discriminación positiva” para que las mujeres cobren más por trabajar menos. 

La mujeres, consideradas como un colectivo (Ministerio de las Mujeres, Direcciones de la Mujer, marchas de las mujeres), somos víctimas de los grupos de lobby que nos quieren sumisas a la ideología de la tribu, que usa la causa cuando le conviene electoralmente. Basta con ver la forma en que las “líderes” de los movimientos feministas son premiadas con cargos gubernamentales luego de haber agitado políticamente las causas según la necesidad de sus partidos. En lugar de ser personas, individuos, somos sus instrumentos para alcanzar el poder, colonizar organismos y acceder a cargos públicos que no conseguirían por mérito, estudios o currículum. 

Curiosamente cada día crece más la presión feminista sobre aquellos sectores más prometedores y estratégicos. Porque, seamos sinceros, no se ven marchas feministas para pedir cupos en los oficios más sucios y peligrosos, que casi exclusivamente realizan varones y donde la posibilidad de obtener privilegios es nula. ¿Harán, las nuevas funcionarias, políticas públicas para pedir más mujeres en las minas, en la recolección de basura, en el picado de piedras de los caminos rurales? Noooo, señor. Acá se pide cupo en la dirección de empresas, las finanzas, la política, etc. Ahí sí la lucha es total. 

No es feminismo, es elitismo supremacista y constituye una causa con la que se obtienen ventajas y prebendas. No busca la igualdad de oportunidades ni la igualdad ante la ley, sino un entramado de leyes y normas donde no triunfa quien se esfuerza y tiene los méritos necesarios sino las más fanáticas y extremas. Y quién certifica la sumisión a la tribu y a su ideología? una privilegiada cúpula militante intrínsecamente elitista que desprecia las mujeres independientes, que no piensan como ellas o que cometen el pecado mortal de velar por las personas a las que quieren, en vez de sumarse a su causa. 

Las mujeres no somos víctimas ni necesitamos tutela, ni del Estado ni de nadie. Esta fue la lucha de nuestras abuelas, un feminismo igualitarista que nos equipara con los hombres, no que nos pusiera por encima ni que buscara venganza. 

Estas oficinas y políticas de género que salen a borbotones de abajo de las baldosas no son más que un ajuste de cuentas sexista, que tiene un intercambio muy espurio con el poder: les da legitimidad totalizante y señala con el dedo acusador a quienes no estén de acuerdo. A cambio se cubren de privilegios. Porque el Despotismo Aplaudido es, ante todo, un tráfico de poder.