La Prensa

"Con una inflación altísima, nadie quiere invertir en la Argentina''­

Lo sostuvo el ingeniero Alvaro Alsogaray (h), quien va como candidato a diputado en la lista de Espert­. En una entrevista exclusiva con La Prensa, el hijo del ex ministro tocó distintos temas como economía, política, y despenalización del aborto. También criticó con dureza al `ex UCedé', Sergio Massa.­

El ingeniero Alvaro Alsogaray es el hijo del fundador de la Ucedé y va de tercer candidato a diputado nacional en la lista del Frente Despertar en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que encabeza Nazareno Etchepare. José Luis Espert es el postulante a presidente por el mismo espacio. En diálogo con La Prensa, el candidato habló de distintos temas como economía, política, y despenalización del aborto, y criticó con dureza al `ex UCedé', Sergio Massa.­

- ¿Ustedes, los liberales que se postulan a cargos electivos, están a favor de las dos vidas?­

- Nosotros partimos de que la vida parte desde la concepción, somos defensores de esa posición. Los 12 candidatos a diputados más los suplentes y los candidatos a senadores si accedemos a cargos electivos vamos a defender la vida desde la concepción.­

- ¿A qué se debió que su padre haya sido consultado por varios gobiernos?­

- Mi padre explicaba bien sus posiciones. Mi padre siempre proponía lo mismo que era la libertad de mercado. Hoy los países más desarrollados llevan adelante la libertad económica y la integración en el mundo respetando el derecho a la propiedad. Gobiernos como los de Frondizi y de Menem lo escucharon.­

- ¿Qué plantean ustedes para el desarrollo social, político y económico de nuestra patria?­

- En la Ucedé, que está en el Frente Despertar, queremos impulsar la reforma fiscal, bajar el gasto público; no se puede tener uno de los gastos públicos más altos del mundo, que no son financiables con recursos genuinos. La Argentina se vio obligada a emitir moneda y eso generó inflación, por eso no han venido inversiones. Las inversiones no vienen a países que tienen alta tasa de inflación. Otro punto sería la reforma tributaria para no tener altos impuestos que perjudiquen a las empresas, a las pymes y a la gente. La Argentina tiene más de 109 impuestos. Se tendría que reducir el IVA y eliminar algunos impuestos. Estados Unidos, por ejemplo, tiene 5 o 6 impuestos y nosotros 109. Tenemos que volver al sistema de capitalización individual y del ahorro personal; que cada uno tenga su cuenta privada y que la administradora de fondos y pensiones aplique las inversiones que mejor convenga como era antes. Hay que volver al sistema privado. Además hay que aplicar la reforma sindical y laboral, porque con esta legislación laboral no vienen las inversiones. La única manera para eliminar la pobreza es que la gente tenga trabajo y para que tenga trabajo se necesita que alguien invierta en el país. Necesitamos una legislación amigable para el inversor.­

- ¿Qué opina sobre la actual organización sindical?­

- Con respecto a la reforma sindical debemos quitar la personería gremial a los sindicatos, tenemos un sistema de unicato ya que un sistema de actividad tiene un sindicato que ejerce el monopolio de la representación. Esa idea la trajo Perón de la carta del laboro de Mussolini. Debemos ir a un sistema de libertad individual y colectiva, que se hagan todos los sindicatos que se tengan que hacer y que cada trabajador elija el sindicato que quiera y que no le impongan la cuota sindical. Si reducimos el gasto, reducimos impuestos y tenemos legislación laboral, estaríamos creando las condiciones para que vengan las inversiones. Eso debe hacerlo el Congreso.­

- ¿Habría que reducir las dietas de los legisladores?­

- Habría que reducir el número de legisladores. Tendría que haber 2 senadores por provincia y no 3, habría que reducir el número de diputados también. No solo en el ámbito nacional sino en el local. Cada cuerpo legislativo tiene mucho gasto, en legisladores y asesores. Además el Estado no tiene que tener empresas, debe administrar; no debe ser un Estado comerciante ni nada parecido. Respetemos la Constitución. Si el Estado tiene empresas le quita esa posibilidad a los privados que ellos son los que generan riqueza, el Estado no genera riquezas... es al revés. Cuando el Estado tiene empresas debe subsidiarlas porque generalmente son ineficientes. Hay que privatizar.­

- ¿No puede tener empresas el Estado administrándolas bien?­

- No puede, parte del problema es que el Estado subsidia a las empresas públicas. Los funcionarios de las empresas públicas no responden ante nadie, ya que ellos cobran igual aunque la empresa vaya mal. Caso contrario es la empresa privada donde el funcionario se basa en objetivos. El Estado no debe tener empresas productivas, no se puede tener empresas como Enarsa, Río Turbio ni Aerolíneas Argentinas. Hoy Aerolíneas Argentinas nos cuesta unos 300 millones de dólares por año. Tenemos que disminuir los planes sociales e ir quitando subsidios. Tenemos altos aranceles que protegen una industria ineficiente. Debemos ir a una industria eficiente y competitiva en el mundo. Y por supuesto tenemos que tener estabilidad monetaria y para eso debemos no gastar más de lo que se puede. Tiene que haber confianza para que el país vaya por el camino de la libertad, el respeto a la propiedad y el respeto a los contratos.­

- Se dice que Sergio Massa fue afiliado a la Ucedé...­

- Es verdad. Massa, que en ese momento le decíamos `Massita', no sólo fue afiliado a la Ucedé sino fue militante activo, incluso, fue presidente de la Juventud en el departamento de San Martín y luego vicepresidente de la Juventud en la provincia de Buenos Aires. Era un gran militante, un liberal de pura cepa. No tuvo origen peronista, su formación es liberal. Al casarse con una señora peronista vio que para hacer carrera política le convenía meterse en el peronismo. Después vuelve a cambiar y se mete en una variante del peronismo que se llama kirchnerismo al ser jefe de gabinete. Luego se va del kirchnerismo y hace el Frente Renovador y ahora vuelve al kirchnerismo. Massa no tiene ideas, no tiene propuestas, es un oportunista político que seguro si el Partido Comunista le ofrece algo importante mañana lo toma.­