La Prensa
Diego Kogan retoma la conducción del Teatro Payró con el deseo de convertirlo en un espacio de experimentación

Nuevos aires para una sala histórica

El director y docente, criado en ese mítico ámbito, es la cara visible de una cooperativa que reacondicionó el espacio y hoy presenta la nueva programación. El "regreso" de "Tato" Pavlovsky y una apertura hacia la danza.

 

"El enemigo mortal del teatro es la solemnidad", dirá en un momento de la charla con La Prensa Diego Kogan, premiado director, docente de teatro y alma mater del legendario Teatro Payró. La noticia es que luego de tres años Kogan vuelve a gestionar la histórica sala y se lo ve contento, entusiasmado. Y, por supuesto, el Payró -llamado así en honor al periodista y escritor Roberto J. Payró- está lejos de lo solemne, aunque constituye un ícono central dentro del panorama de la escena argentina. Le volaron la fachada en 1974, fue cuna de obras emblemáticas como "El señor Galíndez" o "Telarañas"; directores imprescindibles como Jaime Kogan -padre de Diego-, Ricardo Monti y Alberto Ure pasaron por su escenario y dejaron una huella imborrable no sólo en esa sala sino en la historia teatral del país. Antes, en 1964, Onofre Lovero estrenó, en la Argentina y en Sudamérica, "Galileo Galilei", de Bertold Brecht. Pergaminos no le faltan, claro está.

Desde 1967, cuando Jaime Kogan y su mujer, la talentosa actriz y directora Felisa Yeni, tomaron la conducción de la sala, la dirigieron durante décadas. Tras la muerte de ambos fue Diego el que impulsó ese sótano mágico que pertenece por estructura a las Galerías Pacífico.

Prácticamente se crió en el lugar y guarda recuerdos de estar entre bambalinas desde muy pequeño mirando el trabajo de sus padres. "Ellos tomaron el teatro cuando yo tenía cuatro años -rememora-. Me acuerdo de haber jugado con Luisina Brando cuando ella hacía "Viet-rock". Yo iba a los ensayos, miraba todo, pero no entendía las obras. Mi vieja estaba trabajando como actriz en "Historia tendenciosa de la clase media argentina". Salía monstruosa, gorda. Una vez, indignado, le dije: "Todos se ríen de vos".
Kogan también recuerda que no lo dejaron ver "El señor Galíndez" por razones de crudeza (un desnudo de su madre y escenas de tortura) que sólo entendió con el paso el tiempo.

Luego de la reciente gestión de Rubén Szuchmacher, que se extendió por aproximadamente tres años, la sala vuelve ahora a sus viejas manos. La cooperativa "Los Independientes" inicia la nueva etapa integrada por Kogan, su hermana Luchy, Diego Asmad (director de La Farfala, compañía de circo-teatro y títeres, y ex director del Espacio La Farfala Teatro), Eleán Gaensslen y Solana Landaburu. El teatro fue reacondicionado y en la recepción se instaló un cálido mini bar que espera por su público, antes o después de cada función.

-Diego, ¿cuál es el objetivo de la nueva gestión?
-Apostamos a la renovación y que sea accesible a los más diversos públicos, disciplinas y elencos, para que en conjunto se siga generando un aporte a la identidad cultural, con sensibilidad.

VISION AMPLIA
-¿Hay un perfil particular que buscan en el material que reciben para decidir a qué le dicen sí y a qué no?
-La calidad artística, por supuesto; el riesgo, la experimentación y la búsqueda de un lenguaje propio; seriedad en la tarea; compromiso ideológico, siempre con una visión amplia y democrática.
-Usted gestionó la sala durante mucho tiempo, ¿qué errores del pasado no quiere repetir?
-Más que de errores yo hablaría de aprendizajes. Uno va aprendiendo con las experiencias. Además, la coyuntura va cambiando y debemos ser flexibles y adaptarnos a ella.
-En la nueva programación vuelve un "histórico" del Payró como Tato Pavlovsky.
-Exacto. Susy Evans, quien fue su mujer, y Eduardo Misch, su gran asistente, harán "En fin", un texto inconcluso de "Tato". Estamos muy contentos por lo que se va a ver.
-¿A qué le dice que no al programar?
-Creo que el enemigo mortal del teatro es la solemnidad. Otra cosa que uno puede llegar a percibir en el material que nos proponen es la chantada, y eso no va.
-¿Piensa dirigir alguna obra propia en el Payró?
-Por ahora no está en mis planes. Me siento entusiasmado por la gestión, pero nunca se sabe. El vicio de la dirección teatral sigue fuerte en mí.

 


LA NUEVA PROGRAMACION

EN AGOSTO
* "En fin". Texto inconcluso de Eduardo "Tato" Pavlovsky. Estreno: sábado 10, a las 21. Elenco: Susy Evans y Eduardo Misch. Funciones: sábados a las 21.
* "De la mañana a la medianoche", de Georg Kaiser. Estreno: sábado 17, a las 19. Dirección: Diego Cosin. Con Valeria Baranchuk, Rocio Olaya Bolaños, Luisina Spenza Maria, Rodrigo Gonzalez Heiland y elenco. Funciones: sábados a las 19.
* #EspacioDanza. Estreno: viernes 9, a las 21. Castadiva Poética + Amansalva. Coreógrafa y directora: Mónica Fracchia. Intérpretes: Glenda Casaretto, Noelia Priotti, Leonardo Barri, Milagros Guchea, Gabriela Barroso y Marcos Olivera, entre otros. Funciones: Viernes a las 21.
EN SEPTIEMBRE
* "Maldita nada de nada". Libro y dirección: Claudio Gotbeter. Reestreno: viernes 6 a las 20.30. Elenco: María Otilia, Anamar Wright, Julia Fiks, Esmeralda Lerena, Ariel Osiris, Haydee Arévalo, Erica Sposito, Ana Belén Capistrano, Patricia Vasile, Micaela Veltani, Anabel Vartanian, Lourdes Isola, Ivanna Centanni. Funciones: Viernes a las 20:30.
* "Cuántos fantasmas en un beso", de Pablo Finamore. Estreno: sábado 7, a las 21. Dirección: Pablo Finamore. Elenco: Daniela Catz, Mateo Chiarino, Manu Fernandez y Malena Finamore. Funciones: Sábados a las 21.