La Prensa
DE QUE SE HABLA HOY

Nació una alianza que podría llamarse "Cambio Federal"

En algún manual sobre las "leyes de la guerra", en especial uno de origen europeo del siglo XVIII, puede leerse: "Las guerras deben limitarse a la consecución de los objetivos políticos que iniciaron la guerra, y no debe incluir la destrucción innecesaria".

Y a simple lectura parece que el senador justicialista Miguel Angel Pichetto conocía este antiguo consejo bélico y optó por entender que los "objetivos políticos" que lo enfrentaban al Gobierno se habían limitado y optó por ayudar a evitar la "destrucción innecesaria".

Por esto no dudó en aceptar el ofrecimiento de Mauricio Macri para acompañarlo como su vice en la fórmula presidencial dando un verdadero golpe de efecto que sacó del eje a casi todas estrategias de las demás fuerzas políticas.

El ingreso de Pichetto a Cambiemos le abrió una puerta a la coalición oficialista por la que entrarán dirigentes de peso dispuestos a formar parte de una coalición ampliada todavía no demasiado definida.
Esta noticia curiosamente le cayó mejor a los socios radicales del PRO que a los compañeros justicialistas de Pichetto, que se encuentran ahora en la encrucijada de seguir atentos los movimientos de los restos de lo que fue Alternativa Federal, pasarse a militar en el kirchnerismo u optar por refugiarse bajo el manto aun pequeño de Roberto Lavagna.

Muchos como Margarita Stolbizer quedaron con el rumbo perdido aunque suena como compañera de fórmula de Roberto Lavagna, y algunos laderos fieles como Graciela Camaño, que acompañó a Sergio Massa como cofundadora del Frente Renovador, definirán en horas su nuevo destino y se habla que sería la vice de Juan Manuel Urtubey.

Por ahora todas son suposiciones, porque hasta hoy nadie sabrá con seguridad si Massa, que ha perdido una enorme fuerza política con este golpe dado por Macri y ha quedado sin definirse, tal vez por querer estirar demasiado la cuerda.

Ahora, aun asociándose a Unidad Ciudadana que ya tiene definidos sus candidatos para la Casa Rosada y para la gobernación bonaerense, cualquier logro político que pueda conseguir estará muy por debajo de sus expectativas cuando comenzó este proceso electoral.
Sin dudas el anuncio de Cambiemos consiguió provocar actitudes jamás vistas en la historia política de nuestro país.

Ayer, durante el minuto y medio en el que Massa explicó sin decir nada, que se había reunido con el kirchnerismo, dejó en manos de José Luis Gioja, uno de los dirigentes del viejo PJ más insultado y menospreciado por CFK, llegó a convocar a los radicales a que se sumen al peronismo K, algo impensado en la historia de ambas fuerzas políticas.

Los peronistas llamando a los radicales, suena -quieran o no admitirlo- como un gesto de desesperación.
Ayer no cambió nada, sólo una pieza en el tablero pero que sirvió para obligar a repensar todas las jugadas. 

Hasta ayer, el centro del ring lo ocupaban Cristina Fernández y su presidente Alberto Fernández desde que la ex presidente hiciera el anuncio, a partir de hoy ese lugar lo tiene Cambiemos, que tal vez no haya conseguido sumar demasiados votos con su estrategia, pero sí consiguió atraer la atención interna y externa como la de los mercados que ante el anuncio reaccionaron positivamente hasta bajar el Riesgo País un nueve por ciento.

Otra reacción que temían desde adentro de Cambiemos era la de Elisa Carrió, la otra cofundadora de la alianza gobernante con su partido Coalición Cívica. La siempre polémica dirigente aseguró en forma lacónica: "Es un profesional responsable y nunca fue golpista. Tuvo un comportamiento responsable durante el gobierno de la Alianza. Agrega gobernabilidad al Presidente y conoce el Senado".

Al terminar el día Macri supo que la jugada había sido un éxito, sus socios de Cambiemos no sólo avalaron la designación sino, como en el caso del radicalismo, con elogios ante la apertura que ellos consideraban fundamental para mantener la gobernabilidad.

El equipo del jefe de Gabinete, Marcos Peña, estudiaba a última hora el cambio de nombre de la alianza gobernante, todo indica que hoy anunciarán que esta nueva fuerza se llamará "Cambio Federal".

V. CORDERO