La Prensa
28M, avasallador y radicalizado

28M, avasallador y radicalizado

Si un médico no quiere reducirse a ser un mero ejecutor de órdenes, su conciencia moral y profesional tiene que tomar un papel protagónico.

La gesta del 8 de agosto de 2018 fue reconocida mundialmente como el día en que Argentina le dijo NO, a la legalización del aborto, cuando el Honorable Senado de la Nación desechó el proyecto presentado. 

Este martes 28, la “Campaña por el Aborto Seguro, Legal y Gratuito” hizo la presentación de un nuevo proyecto, con algunas diferencias y similitudes. Aunque ningún proyecto que despenalice y legalice el aborto puede ser aceptable, éste, lejos de ser moderado, es más audaz y avasallador de las libertades individuales que el anterior. Tomaremos aquí algunas de las cuestiones, a nuestro parecer, más relevantes. 

¡DOCENTES EN ALERTA!

Hacia fines del año pasado las comisiones de Educación y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia acordaron llevar al recinto una propuesta de reforma de la ley de Educación Sexual Integral. De forma bastante controvertida se aprobó un dictamen, que no siguió su curso hacia la Cámara correspondiente para no generar más malestar, considerando que 2019 sería un año eleccionario. El tema central de discordia era que ponía en jaque a la libertad de conciencia de los docentes, la libertad de los padres a elegir la educación de sus hijos, la libertad de las instituciones educativas a determinar sus idearios y la libertad de las provincias a dictar sus propias leyes. Solapadamente y de forma indirecta el proyecto de la “Campaña” busca lograr algunas de estas reformas. Según se indica en el artículo 12, el contenido curricular sobre aborto debe ser enseñado como un derecho de las mujeres y personas gestantes, a través de contenidos científicos, laicos, confiables, actualizados y con perspectiva de género…Deben incluirse los contenidos respectivos en el currículo de todos los niveles educativos, independientemente de la modalidad, entorno o ámbito de las instituciones educativas, sean estas de gestión pública estatal, privada o social, lo que deberá hacerse efectivo en todo el territorio nacional a partir del ciclo lectivo inmediatamente posterior a la entrada en vigencia de la presente ley.
Agrega que se deberán capacitar a todos los docentes en servicio sobre perspectiva de género y diversidad sexual…

SI NO ES POR LA PUERTA, POR LA VENTANA

Otros de los cambios comentados en los últimos meses fue la posible reforma del Código Penal, que incluiría entre otros temas, la despenalización del aborto. Nuevamente las conveniencias del escenario político actual no vieron propicio seguir abriendo grietas. 
El proyecto de marras, hace ingresar por la ventana la despenalización sin excepción a toda embarazada que cause su propio aborto o consienta en que otro se lo cause, sin importar la razón por la que accedió a la práctica. 

EL VEREDICTO ALECCIONADOR

Bien sabemos que el veredicto desfavorable recibido por el Dr. Rodriguez Lastra en las últimas semanas, tiene una razón preminentemente aleccionadora, para que ningún otro médico se anime a enfrentar al poder abortista políticamente correcto.

Si un médico no quiere reducirse a ser un mero ejecutor de órdenes, su conciencia moral y profesional tiene que tomar un papel protagónico. En el proyecto rechazado por el Senado se preveía la objeción de conciencia, de forma restringida, pero al menos estaba considerada: el profesional se convertía en objetor, si lo manifestaba previamente, de manera individual y por escrito, y lo comunicaba a la máxima autoridad del establecimiento de salud al que pertenecía, en el cual se debía llevar un registro de objetores. Es cuestionable la elaboración de tales listas, pero en este nuevo proyecto no se prevé ni siquiera, esta situación. Tampoco hay posibilidad de objeción de conciencia institucional. No es casual que entre los derechos especialmente protegidos en el artículo 2, se quite la enunciación del derecho a la libertad de creencias y pensamiento presente en el proyecto anterior.

LA VICTIMA IGNORADA

Dadas las características radicales del proyecto, no es de extrañar que no se considere, ni siquiera se nombre, a la trágica víctima de la práctica que se pretende legalizar. En ninguna parte del texto se nombra “feto”, “embrión”, ni siquiera el eufemístico y detestable “producto de la concepción”. Es un proyecto de ley de aborto que no logra nombrar a quien se aborta.

UNA BREVE REFLEXIÓN 

Miles de veces nos hemos preguntado cómo hemos llegado hasta aquí; y qué ha pasado que muchos aceptan aquello que hasta hace poco era totalmente inaceptable. El procedimiento es claro. Estas ideologías nunca retroceden. Van cada vez por más. Y así van logrando rediseñar la cultura. 
¿Qué hubiéramos hecho “los celestes” si nos hubieran denegado un proyecto que para algunos hubiera parecido muy extremo? Seguramente elaborar al año siguiente otro más componedor para lograr un consenso que no nos sea tan desfavorable. 
Quizás sea el momento de tomar verdadera conciencia de que hay cuestiones innegociables. La vida no se debate, se defiende. Y con las ideologías totalitarias no se negocia. 

El lector podrá seguir a Buena Data en:
www.buenadata.org
Instagram: @BuenaData
Facebook: @BuenaDataARG
Twitter: @BuenaDataOK