La Prensa

Emotiva exposición de Malvinas en el Centro Cultural Centeya

 

El "Programa de Salud para Ex Combatientes" de la Ciudad de Buenos Aires, junto a la Asociación Malvinas, Educación y Valores, realizaron en el Centro Cultural Julián Centeya, Av. San juan 3255 de San Cristóbal, la muestra "Malvinas: arte y cultura" por sexto año consecutivo.

Con el objetivo primordial de mostrar a la sociedad que la "Causa Malvinas" no finalizó en el año 1982 sino que se mantiene viva, la muestra ofreció diferentes obras de arte, dibujos, pinturas, poesías y disertaciones de los propios veteranos. A 37 años de la Guerra de las Malvinas, la memoria de los 649 héroes que dieran la vida por la patria, estuvo presente.

El sistema que se utilizó, una vez más, se basó en un módulo dinámico donde 200 alumnos por jornada, de distintos niveles educativos -de escuelas porteñas tanto públicas como privadas- recorrieron durante diez minutos cada uno de los siete puestos que estaban distribuidos a lo largo del centro cultural.

Los alumnos entusiasmados por lo que veían pasaron por el puesto de la Fuerza Aérea Argentina, del Ejército, otro dedicado a los sobrevivientes del Crucero ARA General Belgrano y otro a la Operación Rosario (el desembarco del 2 de abril de 1982). También por aquellos dedicados a la Comisión de Familiares, al Cementerio de Darwin y al submarino ARA Santa Fe. También se proyectó un documental con información variada sobre las causas que generaron el enfrentamiento bélico con Gran Bretaña en 1982.

MENSAJE DE PAZ Y AMOR
En diálogo con La Prensa, el VGM Esteban Tries -uno de los coordinadores del evento junto al VGM Víctor Villagra del Programa de Salud de Excombatientes de Malvinas- aseguró que cada jornada "se cerró con un mensaje de paz y de amor. Hablamos con los chicos acerca de la importancia de conocer Malvinas, toda su plenitud, sus pingüinos, su fauna, sus arenas, su agua, su cielo, su luz, sus flores y su gente. Esa es la manera de recuperar Malvinas. Dejando un mensaje de confraternidad y de hermandad. Es en definitiva, el mensaje que se le dio en cada uno de los puestos".

"El arma más poderosa que tenemos los argentinos -destacó Tries- para combatir en la vida es el corazón. En Malvinas, en 1982, se combatió con el corazón y hoy el combate se desarrolla a través de la palabra, del conocimiento, pero fundamentalmente del amor entre los seres. Es el mensaje que transmitimos como veteranos de guerra y lo que los chicos se llevaron. Y fundamentalmente los docentes lo incorporaron en su forma de dar a conocer Malvinas. Porque Malvinas no es ni la dictadura ni los muertos, sino que es la vida, el futuro, y el amor a nuestros símbolos patrios".