La Prensa

Con actividades lícitas, nadie gana dinero en la Argentina

Pareciera que el Gobierno ha elegido favoritos y el resto somos entenados

Es prácticamente imposible ganar dinero en la Argentina con actividades lícitas debido no sólo a los altos costos impositivos sino a todo tipo de restricciones burocráticas (permisos, habilitaciones, formularios, etc.).

Esto corre tanto para grandes empresas, como para las medianas y pequeñas; incluye a comercios y profesionales. En resumen para todo aquél que no sea proveedor del Estado, no maneje una concesión del Estado o no tenga un cargo estatal jerárquico.

Las grandes empresas, en particular las que se dedican a la elaboración de alimentos tanto para el mercado interno como para la exportación han tenido resultados difíciles durante el año 2018, ya sea por la retracción en las ventas o por la revaluación en pesos de sus deudas en divisa extranjera, luego de la brutal devaluación. Contrastan con los de las concesionarias del Estado, como Autopistas del Sol o Autopistas del Oeste con balances exuberantes presentados a la Bolsa.

Pareciera que el actual Gobierno ha elegido favoritos y el resto somos entenados. Los preferidos son los bancos, las petroleras, las empresas de transporte de pasajeros y las concesionarias, en particular las del Club de la Obra Pública, que tiene a su cargo la red vial por peaje. 

PERSIANAS BAJAS

Lo cierto es que los locales comerciales cierran.

Cayeron las ventas mayoristas y minoristas, hay reducción de stocks. En un contexto de altas tasas de interés, si bien los empresarios no tienen deudas bancarias -deberían ser dementes o desesperados para tenerlas-, sí tienen deudas y créditos con otros empresarios de su propia cadena.

Una alta tasa nominal sube el costo de tener tanto materia prima como productos terminados en los depósitos, por lo que las industrias prefieren reducir ambos. Todo esto provoca un espiral de retracción económica.

El aumento de combustibles y tarifas provoca un alza de costos de las familias y las empresas. 
Esto pudo haber sido compensado por la clase política mediante la eliminación de todo tipo de impuesto sobre ambos, pero, curiosamente, la totalidad de los partidos políticos prefirieron no hacerlo. No mencionaron esa posibilidad. Ni siquiera los, supuestos, opositores acérrimos, enemigos íntimos de Unidad Ciudadana. 

Tal vez porque la totalidad de los políticos, cualquiera sea su posición de la boca para afuera, prefieren recaudar impuestos a aliviar la situación de la sociedad. Y los servicios públicos y el combustible son una fuente enorme y segura de dinero. De igual forma homogénea se comportan todos los medios socialdemócratas del país, que hacen alharaca con la suba de tarifas, pero muy excepcionalmente y en voz bajita, mencionan que los gastos en servicios se podrían reducir a la mitad si no se agregaran impuestos. La casta política se mueve en forma compacta. Para ello necesita un periodismo cómplice, con el que, indudablemente, cuenta.

TARIFAZOS

El impacto de la suba de tarifas fue severo sobre las empresas y las familias. En el caso de las empresas, afectó los costos. Los empresarios tomaron, según el caso, una de estas dos decisiones: o trasladaron el mayor costo a precio, y así afectaron (bajaron) su volumen de ventas; o bien, absorbieron parcial o totalmente el aumento, con lo cual menguaron sus márgenes de ganancias. En ambos casos, por reducción de ventas o de márgenes, tuvieron peores resultados económicos. 

En el caso de las familias, por ser los servicios un consumo no postergable (se podrá reducir parcialmente pero no suprimir), afectó la compra de otros bienes (ropa, gastronomía, entretenimientos, alimentos), lo que llevó a baja de ventas en otros rubros. 
El aumento de tarifas implicó mejora de los resultados de algunas de las empresas del sector y un aumento notorio de la recaudación fiscal. Según números oficiales de la AFIP, la recaudación sólo de diciembre 2018 por combustibles fue de $13.954.420.517,33. Sí, ¡14 mil millones de pesos de impuestos directos! A eso hay que sumarle el IVA de servicios públicos (Rubros D y E) aproximadamente $ 3 mil millones mensuales más para el fisco nacional. El fisco de la provincia de Buenos Aires carga con 14% al consumo de energía eléctrica y el de la Ciudad de Buenos Aires, un 6,383%.

SITUACIONES NOCIVAS

El efecto de la caída en las ganancias es diverso y dañino. En su punto extremo termina con el cierre del establecimiento.

Pero hay situaciones nocivas intermedias.

Las economías prósperas son las que reinvierten las ganancias de sus actividades más dinámicas. Es una actividad dinámica la que más ganancia produce y más oportunidades de crecer tiene. Una actividad madura la que, si bien es redituable, ha llegado al límite de su crecimiento. En nuestro país son dinámicos el campo, el software y algunos sectores metalmecánicos.

La verdadera inversión es la reinversión. Es lo que realmente levanta a un país. Lo que ha hecho grande a la Argentina. Es la inversión de las personas que conocen su negocio y conocen el país o su región o su ciudad, y deciden que esa actividad, a la que se dedican, es fructífera y quieren crecer dentro de la misma.

Otras inversiones son para dispersar el riesgo. Por ejemplo: una persona gana dinero con el engorde y su ganancia la invierte en otra actividad agropecuaria distinta o la deposita en un banco en el Uruguay para tener resto si se produce alguno de los tan habituales cambios de timón en nuestro país.

Hay inversiones de gente que realiza una determinada actividad en su país y quiere expandirse en el nuestro. Es el caso de bodegueros franceses que se instalaron en la Argentina. Gente que se quiere mantener dentro de la misma actividad pero ha encontrado un límite de expansión en donde la realiza o quiere diversificar el riesgo país en lo suyo.

EL RELATO

Distinto de todo esto son las inversiones extranjeras que prometió en su momento el presidente Kirchner o cuando asumió, el presidente Macri. Esas inversiones no sacan a ningún país adelante porque vienen atadas a contragarantías, promesas de oligopolios u oligopsonios (mercados concentrados y cartelizados de venta o de compra), exenciones impositivas, regalos de tierras públicas, excepciones, precio sostén, etc. Al final, no sirven. Y nadie va a invertir en otro país, excepto para extraer oro o diamantes, cuando ve que los naturales del país no lo hacen. Las inversiones extranjeras son una fantasía (1).

Nuestro país no necesita capitales. Necesitamos que algo de la ganancia de nuestro trabajo quede en nuestras manos y no ser en su totalidad confiscada por la casta política y sus amigos.
Si el sector agropecuario hubiera podido reinvertir los miles de millones de dólares que los gobiernos le quitaron durante el siglo XXI tendríamos un campo próspero con reinversiones permanentes, tecnificación, imán de población, FFCC de carga, riego en las zonas actualmente áridas, mejores remuneraciones, instalaciones. Y no veríamos a los pobres 1114 trasladando, como pueden, las cosechas.

Si durante el 2019 el campo pudiera reinvertir lo que le van a sacar de retenciones (aproximadamente u$s 8.000 millones) crecería notoriamente el Producto Bruto Interno. Nuestro campo no tiene techo.

Sin embargo, el presidente y su séquito, decidió cobrar retenciones al campo y dárselas parcialmente a las compañías petroleras en forma de subsidios. Vaca Muerta es una actividad no rentable con los actuales precios internacionales, ya que el costo de producción es superior al precio de mercado del petróleo y del gas. Por eso las empresas le solicitan al Estado precios sostén por encima de los internacionales y subsidios y exenciones varias.

Le vamos a sacar dinero al sector más dinámico de la sociedad que al reinvertirlo multiplicaría la riqueza del país todo, para enterrarlo (literalmente) en actividades que actúan a pérdida.
Le sacamos al que produce riqueza y tiene capacidad para reproducirla y dar trabajo a millones de personas, para dársela a empresas extranjeras, entre ellos Bulgheroni y sus socios chinos.
Veremos este año si las empresas petroleras le van a poner fiscales en las elecciones a Cambiemos como sí lo hizo el sector rural.

* Economista

1.http://http://www.laprensa.com.ar/467216-La-fantasia-de-la-inversion-extranjera.note.aspx