La Prensa

La Fuerza Aérea a la caza de los Ovnis

El Comodoro (r) Rubén Lianza, de la Comisión de Estudios de Fenómenos Aeroespaciales contó a La Prensa como develan casos misteriosos.

Una pequeña oficina en el edificio Cóndor de la Fuerza Aérea Argentina permite acceder a un gran universo donde se develan misterios, se corrigen errores de apreciación, se dan respuestas reales a hechos que despiertan inmensas fantasías.

Allí funciona la Comisión de Estudios de Fenómenos Aeroespaciales (CEFAE) que fue creada en 2011 para dar respuesta a las dudas de la gente que a lo largo y a lo ancho del país vió una luz inexplicable en el cielo, o un objeto extraño que quedó en la fotografía de una cámara.

Estas apariciones, denominadas objetos voladores no identificados (OVNIS), son los que busca dar caza esta comisión. Pero no lo hace con armas o desplegando fuerzas.

Lo hace a través de un minucioso trabajo científico encabezado por el comodoro (r) Rubén Lianza, licenciado en sistemas aeroespaciales y uno de los mayores expertos con que cuenta nuestro país para descifrar aquellos fenómenos que suelen asociarse a naves o seres de otro planeta.
Flanqueado por dos grandes pantallas -una de ellas donde se observan en tiempo real la órbita de más de 17 mil satélites que suelen dar a confusión con objetos extraños, cuenta el experto- Lianza recibe a La Prensa para hablar del trabajo de la CEFAE y de los fenómenos extraños que surcan el cielo.

- ¿Por qué se creó la CEFAE?

- CEFAE se crea en 2011 como una respuesta a la necesidad de la gente de que algún organismo del Estado les explique con certeza qué es lo que ve en el cielo. Es importante que haya Organismos de Identificación de estos fenómenos por dos razones: la primera por razones académicas, generando conocimiento sobre Identificación Aeroespacial, que puede ser de utilidad tanto a Universidades, ONGs, y también a Organismos de Investigación o de difusión tanto estatales como privados, y en segundo lugar para prestar un servicio público, respondiéndole a la gente y a los aviadores sus preguntas ante cualquier estímulo visual que hayan interpretado como extraordinario. Pensamos que de no existir un organismo estatal especializado en Identificación Aeroespacial, quedaría un enorme vacío que buscarían llenar la prensa sensacionalista y los grupos sectarios creyentes en teorías conspirativas y que casi nunca se guían por metodologías científicas.

- ¿Cómo es el proceso y qué elementos se usan para hacer los análisis de los casos que se envían?

- El proceso de tratamiento de la información comienza con la recepción de denuncias de avistamientos por parte de la ciudadanía, que puede acceder a nuestra página web https://www.faa.mil.ar/mision/cefae y de allí descargar un Formulario de Aporte de Datos (FAD) que nos sirve para poder sustanciar su testimonio. Además se les exige que nos manden algún tipo de evidencia, que generalmente es en formato de video o fotografía digital. Sólo trabajamos si estos dos requisitos, testimonio y evidencia, son cumplidos por parte de los testigos. El análisis tiene toda una matriz de metodología con herramientas tanto adquiridas como generadas por nosotros mismos dado que en esta disciplina aún no hay muchas herramientas estandarizadas.

- ¿En base a lo que observan de sus análisis con qué se suele confundir fenómenos asociados a Ovnis?

- Aclaremos que "asociado a OVNI" es como decir "asociado a la No-Interpretación" dado que OVNI significa algo precisamente "No Identificado", por lo tanto "No Interpretado" y no como sinónimo de objeto alienígena. En ese sentido la "Ovnilogía" bien podría llamarse: "No Interpretología". Lamentablemente la gente durante 70 años ha terminado incorporando la sigla OVNI como sinónimo de objeto alienígena y entonces se pierde el verdadero significado del acrónimo. Todos los informes que nos llegan son de OVNIS y nuestro trabajo es identificarlos, es decir, transformarlos en OVIS. Un 40 % resultan ser causados por aves o insectos que se cruzan inadvertidamente frente a la cámara; otro 37,5% es causado por fenómenos de origen puramente óptico, tanto sobre el lente como dentro de la misma cámara; otro 10 % es causado por objetos lanzados al aire (en vuelo no controlado, como el caso de sueltas de globos o drones); otro 5% se debe a causas aeronáuticas (en vuelo controlado, como ser aviones, helicópteros o globos Loon estratosféricos); otro 5% se debe a causas astronómicas (generalmente Venus o incluso la Luna a plena luz del día) y finalmente un 2,5% se debe a causas satelitales (vehículos espaciales de fabricación humana, como los destellos de satélites Iridium, por ejemplo).

- ¿Hay zonas más proclives para estas apariciones? Por ejemplo el Uritorco en Córdoba se dice tiene una energía especial, se habla que allí aparecen ovnis

- A nosotros nos llegan informes desde la Quiaca a Ushuaia. Si es por las estadísticas puras, no hay provincia que tenga más que otra, no hemos visto. De Capilla del Monte nos ha llegado una foto.

- No pasa algo particular en algún sector del país

- No, el único lugar del mundo donde aparecen luces en forma recurrente es en el valle de Hessdalen en Noruega, que se cree que son luces asociadas a algún fenómeno terrestre, algún químico que desprende la tierra y forma gases que se ponen en incandescencia. Los científicos hacen campamentos en esos lugares. Pero en el Uritorco todas las cosas que me han traído son luces pegadas al cerro y cuando traen una luz pegada al piso la probabilidad de que sea por factor antrópico son altísimas. De todos los bichos del planeta después de las luciérnagas el que más luz de noche ha fabricado es el ser humano. Se van con un sol de noche arriba y puede parecer un ovni pegado al cerro. Además de las energías, de todo lo mitológico, lo esotérico que puede haber está la energía económica circulando entre los operadores turísticos

- ¿En promedio cuántos fenómenos por año investigan?

- Hemos tenido unos noventa casos en cuatro años

- ¿Se resuelve el 100 por ciento de los casos?

- Sí, por suerte se resolvieron todos. Si no se resolvió es porque faltó algún elemento para terminar el análisis. Poder continuar la hipótesis. A veces nos falta que nos envíen una segunda foto. Hasta que no se descartan hipótesis simples no podes moverte hacia hipótesis más complicadas. Es decir aplicar el principio de la navaja de Ockham.

- ¿De que se trata este principio?

- La navaja de Ockham señala que a igualdad de condiciones que podríamos traducirlo a igualdad de efectos, por ejemplo una imagen en una foto con tres distintas hipótesis que podrían ser la que ocasionaron esa imagen, la más simple es la que tiene la mayor chance estadísticamente de ser el causal. Es mucho más fácil que haya una basura arriba de un lente de una cámara a que se cruce un pájaro, y es mucho más fácil que se cruce un pájaro a que se cruce una nave extraterrestre. Si ves una mancha en el lente y decís es una nave extraterrestre, estás salteando todos los otros pasos.

- ¿Hay épocas del año donde se observan más estas cuestiones?

- La mayoría de los casos nos llega en época de vacaciones estivales porque la gente tiene más tiempo de sacar fotos.

- ¿Se hacen trabajos colaborativos con otros países del mundo?

- Con quienes más hemos pedido colaboración es con Francia. Francois Louange es el creador del software Ipaco que hemos adoptado como principal herramienta para estudiar los casos, Ballester Olmos de España, Milton Hourcade, un experto uruguayo que reside en Estados Unidos. Y también muchos científicos argentinos, biólogos. Tuve que aprender mucho sobre aves ya que representan casi el 40 % de fenómenos que se cruzan frente a la cámara.

La vivió el especialista en el año 1980

Una increíble experiencia personal vivida en Córdoba

- ¿En estos años de investigación tuvo usted alguna experiencia personal, algo que vió en el cielo y que lo hizo dudar de que se trataba?

- Sí, mi gran experiencia fue el 14 de junio de 1980 a las siete de la tarde. Era un día sábado y estábamos haciendo aladeltismo en la zona de la Calera en Córdoba, el sol estaba debajo del horizonte pero todavía se veía un cielo celeste crepuscular. Vimos una bola de nieve que se agrandaba y llegó a tener una vez y media el diámetro de la Luna y después adentro se le hizo un círculo negro y terminó siendo una rosca que se movía hacia la derecha y pasó frente a la Luna. En los primeros segundos quedamos todos petrificados, yo atiné a tomar una linterna y a hacer señas. Y a los 30 segundos se empezó a disolver. Años después en el 90, visité a un amigo astronauta en la NASA con quien tenía una relación epistolar de años y le conté este caso. El me puso en contacto con alguien que, me dijo, "te va a decir exactamente lo que viste". Era James Oberg, un especialista que fue ingeniero aeroespacial de los transbordadores. El me envió un video y me explicó que lo que vi fue la nave rusa cosmos 1188 que fue lanzada desde una base Plesetsk y que a los 80 minutos inyectó un combustible para poner el satélite en órbita, que es lo que se vió. Después se movía porque era el movimiento de dirección que estaba en órbita. Ahí aprendí que el ojo cuando no tiene algo con que referenciar no puede ver las distancias. Este fenómeno se lo vió en Chile, en Argentina, en Uruguay y Brasil. Fue un avistamiento masivo, una oleada como suele llamarse, es algo que ve mucha gente que llama la atención pero no es una nave extraterrestre.

- Era un cohete como muchos otros que andan por la Tierra

- Claro. Y esto me sirve para decir que cuando acepté el nombramiento en la CEFAE lo hice con la condición de que debíamos tener no solo un enfoque científico sino también dar prioridad máxima a todo lo que existe. Porque el 98 por ciento de las cosas que la gente ve en el cielo obedece a causas naturales y un 2 por ciento aún está sin saber que es. El hecho de que no se sepa que es no es garantía de extrañeza

- Que no se sepa no significa que sean extraterrestres

- Exacto, lamentablemente los ufólogos describen muchas veces casos no resueltos como argumentos demostrativos. Incluso esa gente que pone argumentos persuasivos se da ese lujo sin conocer las cosas aeronáuticas. Los ufólogos adolecen de una soberbia tremenda de querer tirarse a la pileta en la parte honda sin flotar primero. Tienen mucho que aprender de aeronáutica, astronomía, astronáutica, astronomía y de óptica, porque la mayor parte de estas supuestas apariciones viene de fotos o videos.

- Para la ciencia no corren las suposiciones

- Lo que corren son las hipótesis y acá viene bien entonces traer a colación la diferencia entre suposición e hipótesis. La suposición no es más que una elucubración, una conjetura que no tiene ninguna obligación de ser demostrada. En cambio la hipótesis es una conjetura que tiene la obligación de ser demostrada. Hay ufólogos que no hacen hipótesis.

- ¿Qué conclusión han sacado en estos años de estudios? 

- No hay ninguna conclusión para un "patrón OVNI" determinado puesto que, como dijimos existen muchos "géneros" diferentes de causas de avistamientos.

 

Hay vendidos unos 7 millones en el mundo

Los drones, un problema que provoca confusiones

- ¿Las nuevas tecnologías como los drones también pueden producir confusiones en el aire, problemas para identificarlas?

- Los drones son un problema. Los cielos del siglo XXI ya no son los mismos que los cielos del siglo XX. Se están constituyendo en un problema en los aeropuertos, están atacando aviones, hay drones suicidas, esto no se esperaba. Tenemos hoy unos siete millones de drones vendidos en todo el mundo, se está poniendo incontrolable. Y suelen traer confusiones. Una noche en Argentina ocurrió que se estaba usando un gran dron todo iluminado para fumigar, con tanta coincidencia que el borde del campo coincidía con un camino de tierra. Hay un video donde se ve gente filmándolo paralelo al vuelo del dron. Y cuando la gente creía que era una máquina agrícola tipo tractor o cosechadora, empieza a despegar del suelo y se escuchan los gritos de la persona que no puede creer que esté en el aire. Ahí le agarró un pánico total, porque la cultura popular tiene ya 70 años de un Hollywood que nos viene metiendo invasores en la cabeza.
- Es decir no hay nada que nos muestre con evidencia cierta la presencia de vida extraterrestre
- Hay una disciplina universitaria, científica, que se llama Astrobiología que estudia vida extraterrestre. Y el enfoque que ha hecho el ser humano hacia el estudio de la posible vida en otro planeta en este momento se divide en dos, uno en forma científica y el otro es el de los ovnílogos o ufólogos. El problema de los ufólogos es que ellos dicen que los ovnis están acá y entonces ante cada vaca mutilada ven como hacen que ese hecho confirme la hipótesis sobre extraterrestres que ellos tienen. Y no es así la cosa. La ciencia trabaja a partir de los hechos, ver que conclusiones se sacan de ellos. Y ellos trabajan al revés, tienen la "biblia" en la mano y dicen acá están las conclusiones, a ver con que hechos podemos apoyar estas conclusiones. Esto va a contramano de la ciencia, el sentido del razonamiento es diferente. Los ufólogos tienen este enfoque y los científicos no. Estos últimos dicen "dado ya que en la tierra existen bacterias que se consideran viviendo en lugares donde ningún otro ser podría vivir, por eso se llaman extremófilos, en ambientes extremos, -por ejemplo fuentes de azufre de los parques nacionales donde hay aguas termales de cien grados centígrados o lagunas hiperácidas- se aproximan modelos para ver como la biología o la vida pueden prender en lugares extremos, otros planetas".

Después están los del instituto Seti que lo que plantean es supuestos de que que hay planetas con civilizaciones con capacidad industrial. Por eso después de muchos años la NASA dejó de financiar el proyecto, eran miles de millones de dólares en una suposición.