La Prensa

Un polémico e intenso drama rural

"Marilyn" (Argentina-Chile, 2018) Dirección: Martín Rodríguez Redondo. Guión: Mariana Docampo, Mara Pescio, Martín Rodríguez Redondo. Música: Kumbia Queer. Actores: Walter RodrÁiguez, Catalina Saavedra, Germán de Silva, Andrew Bargsted y Ignacio Giménez.

:Marcos vuelve de su estadía en el colegio. Adolescente, su vida al lado de sus padres, caseros rurales, será una sucesión de trabajos que no parecen satisfacerlo. Pasear vacas, ordeñarlas, ayudar a vender los productos de granja o en las batidas tras los ladrones de ganado que parecen ser una constante en la zona.

Quién sabe si no le gusta más lo que hace Olga, esa madre dura que parece relajarse un poco cuando acciona la máquina de coser de la que salen las simples prendas que alguna vecina le compra. El mismo, cuando la madre no está, maneja la máquina mejor que un coche, si hasta ayuda muy bien a atender alguna clienta y disponer alfileres a lo largo de esos ruedos de tan difícil caída. Marcos, ese chico callado, está descubriendo que el sexo parece no coincidir con su vestimenta ni con su nombre. Lo que viene será la transformación paulatina y la imposibilidad de convivir en armonía con padres que no comprenden al diferente. Un camino de discriminación y estigma que lo obligará a mutar en carnaval con el antifaz que él mismo se cosió al ritmo de alguna cumbia que lo bautiza Marilyn.

REVELACION JUVENIL
Radiografía impecable de un chico que descubre su sexualidad, la ópera prima de Martín Rodríguez Redondo llama la atención por la verosimilitud, la fuerza y la solidez de plantar a su protagonista en un ambiente hostil y desarrollarlo en un viaje a su identidad.
Filme sin concesiones, casi sin palabras, con rostros y cuerpos expresivos (la madre, el chico en la estupenda pista de baile de un carnaval pueblerino). Austero en la forma, delicado en escenas que lo requieren Rodríguez Redondo es un más que interesante nuevo director en un filme polémico.
El debutante Walter Rodríguez, un hallazgo, mezcla de ingenuidad, curiosidad y encanto sólo en el momento en que da permiso a Marilyn para aparecer (baile de carnaval). La chilena Catalina Saavedra da una sólida y pétrea personificación de una madre que no puede comprender la realidad, a su lado Germán de Silva es el padre. Un grupo de adolescentes acompaña con buen desempeño este filme provocativo y que ayuda a comprender situaciones de violencia ante realidades que no siempre el individuo es capaz de comprender.
El filme está basado en hechos reales y su protagonista, al que se agradece en los carteles finales, haber aceptado la difusión de la trágica historia, aún permanece tras las rejas en una cárcel de la ciudad.

Calificación: Muy buena