La Prensa

La política moldeó el país para que sea imposible prosperar

Argentina no puede pagar un Estado que cuesta la mitad del PBI y no brinda servicios esenciales.

Hace seis años que no crecemos. 

Hace tres años que vivimos las pesadillas de Lebac y ahora Leliq que varios colegas han explicado con solvencia en La Prensa.

Las PyMes son sometidas a toda suerte de imposiciones que amenazan su subsistencia: 

* Presión fiscal única en el mundo, que se manifiesta no sólo en los impuestos directos, sino cada vez que se paga luz, combustible, gas, cargas sociales.

* Adelantos impositivos, retenciones y percepciones, a todas luces ilegales. 

* Permisos, habilitaciones y trámites digno de un estado soviético.

* Robos a mano armada, de stocks, piratas del asfalto: imposiciones privadas criminales que el Estado debería combatir y no lo hace.

* Peajes (cuando el Estado cobra un impuesto al combustible para mantenimiento de rutas), pagos obligatorios a colegios profesionales: imposiciones privadas legalizadas.

* Leyes laborales y, peor aún, fueros laborales diseñados para proteger a los trabajadores de las grandes empresas. Estas leyes dejan fuera de mercado a los pequeños empresarios que carecen de la espalda económica (y de caros estudios de abogados) para hacerles frente exitosamente.

UNA QUIMERA

Exportar es una quimera con una Aduana corrupta y agobiante por las exigencias de trámites de todo tipo. La clase política ha moldeado el país para que sea imposible exportar. Es evidente, a esta altura, que no les interesa. Sólo se preocupan cuando tienen grandes déficits de balanza de pagos que no pueden financiar. En esos casos aflojan momentáneamente el torniquete hasta que ordenan las cuentas. Cuando lo logran, nuevamente retrasan el tipo de cambio, suben las exigencias en Aduana, Senasa, AFIP, etc. hasta que nos colocan en situación deficitaria. Ya no podemos pensar que es fortuito. Es evidente que éste es el modelo económico y político con el que la clase gobernante (de todos los partidos) se siente cómoda.

El domingo pasado (1) justifiqué por qué los políticos desean que el tipo de cambio esté artificialmente atrasado; una brutal transferencia de riqueza desde las provincias a los centros urbanos.

Una Argentina que no exporta les reditúa. Tienen a su arbitrio un universo contenido y controlable. Sólo toleran las exportaciones de la soja y sus derivados y petróleo, litio, oro o pesca por la simple razón de que se trata de comercio internacional concentrado en muy pocos agentes los cuales los políticos controlan vis-a-vis.

Jamás permitirán que decenas de miles de PyMes exporten; que decenas de miles de unidades productivas prosperen, con su correlato de buena paga a sus empleados, incrementos patrimoniales y pleno empleo. Porque esta clase política la única generación de riqueza que tolera es la que ellos  otorgan: (subsidios, créditos blandos, exenciones impositivas, concesiones). 

HIPOCRESIA

Ya ha quedado en evidencia por qué el régimen anterior favoreció a las grandes empresas en detrimento de las pequeñas (a pesar de que el discurso oficial era justo el opuesto): porque los empresarios -actualmente confesos- cedían parte del sobreprecio a los funcionarios. Conocemos los casos de obras públicas, sin que la Justicia se adentrara en todas las otras contrataciones del Estado (donaciones a Fundaciones y Asociaciones Civiles, compras y contrataciones de los Ministerios de Salud, Educación, Ciencia y Tecnología, Interior, Defensa, artistas por precios siderales, etc.).

Impedida la exportación, la opción remanente para las PyMes es abastecer el mercado interno. Para que éste sea sustancioso es imprescindible que la mayoría de la población tenga buenos ingresos. Sin embargo, el Estado se encarga de quitarle más de la mitad de sus haberes a todos los empleados en blanco (impuesto a las Ganancias -que no es ganancia-, IVA 21%, IIBB 5%, a los combustibles, ABL, adicionales a la luz, al agua y al gas). Todo ese dinero que va al Estado, es dinero del cual los trabajadores no disponen al momento de comprar. Si una familia gasta $ 10.000 por mes en alimentos y de ellos, $ 5.000 son impuestos, son $ 5.000 menos para comprar otros productos (2). Son menos ventas. Es un perjuicio claro a los empresarios.

ESTRATEGIA

Ante este enjambre de restricciones y exacciones, la evasión impositiva es la única estrategia de supervivencia posible para millones de argentinos. Es esto o irse del país. Huir de la presión impositiva. Vivir fuera del régimen económico controlado por los políticos.
Evadir le sirve tanto a las familias cuyos haberes son esquilmados por el Estado (si trabaja en negro sus ingresos brutos y netos se igualan) como a las empresas. Si una empresa logra evadir la totalidad o parte de sus impuestos, podrá supervivir. Caso contrario es sólo un esclavo de la clase política.

El remedio del funcionariado es siempre el mismo: créditos subsidiados, exenciones, permisos. El gobernante prefiere efectuar concesiones arbitrarias porque le da poder, y, a veces, dinero.

Creo que los empresarios y los representantes sindicales deben exigir lo contrario a lo que los funcionarios ofrecen: pagar menos impuestos. 

DE MINIMA 

* Las empresas: No pagar adelantos impositivos (por su enorme costo financiero), no pagar impuestos sobre los servicios públicos, ni sufrir retenciones o percepciones. Eliminar obligaciones de trámites (cargas públicas): ej. presentación de DDJJ quincenales si no hay actividad o ingresar dos veces por semana al sitio de AFIP.

* Los trabajadores: No pagar impuesto a las ganancias. Exigir la eliminación de IVA e IIBB sobre alimentos y combustible.

* Los argumentos legales a invocar: Son impuestos confiscatorios, los trámites abusivos son cargas públicas no votadas por el Congreso; en el caso de ganancias sobre sueldos, todos somos iguales ante la ley, entonces sólo debe pagar quien gana más que el juez de la Corte Suprema mejor pago y sólo sobre la diferencia. 
El planteo sobre impuestos y tasas sobre servicios, alimentos y combustibles debe ser político.
Las cámaras y sindicatos deberían diseñar un plan tanto jurídico como político, contratar abogados de primerísimo nivel y presentar amparos ante la Justicia. Una pequeña empresa o un trabajador, per se, no puede solventar la batalla en tribunales. Las cámaras y sindicatos sí.

DE MAXIMA

El país no puede pagar un Estado que cuesta la mitad del PBI (50%) y que además no brinda los servicios esenciales. Un Estado que no puede evitar que a un empresario le roben un cargamento en una ruta nacional o que a un trabajador lo asalten en el trayecto entre la parada de colectivo y su casa. No educa ni brinda servicio de salud, no tiene un sistema de Defensa, no administra Justicia. Nuestros políticos no sólo son caros. Son frívolos.

El gasto histórico de la Argentina ha sido del 22%/25% del PBI. Hoy gastan el doble y brindan menos servicios que hace cincuenta años atrás.

El primer paso será exigir que todo el gasto político de los tres poderes del Estado, nacional, provincial y municipal no supere un 25% del PBI. Será un Estado inútil pero al menos conservaremos el 75% de nuestro dinero en nuestros bolsillos.

El segundo paso será reconocer que hay que reemplazar esta clase política. Pudo haber servido. Ya no. It has outlived its usefulness, como dicen los gringos. Empezar a buscar lo que nos sirva a los ciudadanos: políticos que respeten las garantías constitucionales y nos dejen prosperar.

Actualmente estamos maniatados. Si nos liberamos de este lastre, podremos duplicar el PBI en pocos años y cumpliremos, como sociedad, el mandato constitucional: "Promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad".

* Licenciada de Economía UBA, Master en Finanzas, UCEMA. Posgrado Agronegocios, Agronomía UBA.

1 - http://www.laprensa.com.ar/468635-Nuestro-circulo-del-infierno.note.aspx
2 - http://www.laprensa.com.ar/468205-Falacias-repetidas-por-el-Sr-Piumato.note.aspx