La Prensa

Attaque 77, en plena despedida

El trío, con el recital en Niceto, empieza a decirle adiós a su público luego de una prolífica carrera de 30 años, 11 discos de estudio, 3 en vivo, 2 EP Y 4 compilatorios.

Llegó el final, este martes, y luego de treinta años, Attaque 77 comienza a despedirsede los escenarios, ésos que empezaron a recorrer en 1987. La noticia se difundió en un video en el que Mariano Martínez, su líder, informó, además del final de la banda, sobre sus problemas de salud y las peleas con la discográfica por la distribución de su próximo disco. Este mazazo es sólo comparable a cuando Ciro, su histórico cantante, dio un paso al costado en marzo de 2009.

CAMBIOS 

Evolución, de eso se trató la historia musical de Attaque, esa que comenzó allá por 1987 en forma de quinteto punk influenciado por los Ramones, y que llega hasta hoy, en un trío en el que conviven el sonido rockero y el folclórico, el reggae, el swing y el hardcore, entre otros. Tuvieron esa estrella que sólo poseen los elegidos, ésa que logró que pasaran, en 4 años, de ser un grupo desconocido a lograr lo que toda banda quería en los "90: tocar en el mítico estadio Obras de la avenida Del Libertador; siendo el responsable de todo esto su segundo CD, El cielo puede esperar (1990), que con Hacelo por mi, una canción de desamor típicamente punk, les abrió las puertas de radios, revistas y canales de televisión.

Pero a la suerte hay que ayudarla, y los Attaque hicieron eso. Con el transcurso de los años la banda evolucionó musicalmente. Esto se vio plasmado a partir de su cuarto disco. Los tres primeros, Dulce Navidad, El cielo y Angeles caídos, eran netamente de corte punk; desde 1995, con Amén!, comienzan a explorar otros sonidos, como el reggae, el hardcore y el punk californiano. No mutaron las letras, que retrataban temáticas sociales. Esta exploración se materializa definitivamente en Un día perfecto (U.D.P) (1997) y Radio Insomnio (2000) -uno de sus mejores discos- en los que se alejan definitivamente del punk y pasan al rock, beat y alternativo. En Antihumano y Karmagedon (2003 y 2007) mezclan el sonido clásico del rock con el swing y el pop, lo mismo que en Estallar (2009) y su último trabajo, el EP Triángulo de Fuerza (2016), donde exploran el folclore.

DE QUINTETO A TRIO

Esos cambios musicales también se dieron en la conformación de la banda. El quinteto inicial, conformado por los hermanos Ciro (bajo) y Federico Pertusi (voz), Mariano Martínez (guitarra), Daniel Daño Caffieri (guitarra) y Claudio Leiva (batería), debutó el 23 de octubre de 1987 en el mítico Cemento y le dan vida al compilado Invasión 88. Un año después dejan la banda Daño y Leiva e ingresa Leo Chito De Cecco en batería, grabando en 1989 su primer disco. 
Tras otros doce meses, Federico deja el grupo, pasando Ciro a la voz y convirtiéndose en bajista Adrián Chino Vera. Ellos obtuvieron la popularidad. Durante la gira de su tercer disco, en 1991, el Chino Vera da un paso al costado y entra en su lugar Luciano Scaglione. Esta formación fue la más longeva: tocaron durante 17 años. El gran cisma se produce en 2009, Ciro Pertusi se aleja de la banda, la cual paso a ser un trío. Una sola vez volvieron a juntarse, fue el 8 de agosto de 2015 durante el 25º aniversario de El cielo puede esperar.

EL FINAL

Se vienen cinco series de shows íntimos para repasar toda la discografía. El primero, el martes y miércoles, tocarán Amén!, Angeles... y UDP; en el segundo, el 12 y 13 de septiembre, será el turno de Radio Insomnio, Antihumano, Karmagedon y Estallar, los otros tres son sorpresa.

Attaque se separa pero no desaparece. Esta banda, una de las más longevas de la escena nacional, ha marcado un antes y un después, creando temas que ya no son exclusivos de ellos, sino de todos los que los entonan, como es el caso de Donde las águilas se atreven, Hay una bomba en el colegio, Beatle y Arrancacorazones, entre otros. En Niceto se correrá el telón de lo que serán sus últimas funciones. A ellos sólo queda decirles: Gracias A77aque, la juventud de varios no hubiera sido la misma sin ustedes.