La Prensa

Cómo detectar la pérdida de audición y qué soluciones existen

Más del 5% de la población mundial vive con una pérdida auditiva y en la Argentina nacen entre 700 y 2.250 niños con problemas auditivos al año. Los expertos destacan la importancia de saber que existen alternativas terapéuticas que permiten alcanzar una mejor calidad de vida.

Más del 8% de los argentinos tiene problemas auditivos, pero no todos conocen las posibles soluciones disponibles ni la importancia de detectar estos problemas a tiempo. De ahí la necesidad de continuar los esfuerzos de información, concientización y prevención frente a esta problemática. Así lo enfatizaron los expertos con motivo del Día Internacional de la Sordera, que se celebró el miércoles último con el objetivo de concientizar a la población mundial sobre las causas y los posibles tratamientos de esta patología.

La pérdida auditiva ya no es un signo de vejez. Cada vez más jóvenes sufren estos problemas debido a los daños que se producen en los oídos día a día.

"Detectar el problema auditivo a tiempo y encontrar la solución adecuada es fundamental para el desarrollo correcto del lenguaje, el aprendizaje y la sociabilización", explicó la audióloga Micaela Constanzo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), dentro de las causas congénitas de sordera que pueden desarrollarse en el momento del nacimiento, o poco después, se encuentran factores como: 

*Rubéola materna, sífilis u otras infecciones durante el embarazo. 

*Bajo peso al nacer. 

*Asfixia del parto (falta de oxígeno en el momento del parto).

*Uso inadecuado de ciertos medicamentos como aminoglucósidos, medicamentos citotóxicos, antipalúdicos y diuréticos. 

*Ictericia grave durante el período neonatal, que puede lesionar el nervio auditivo del recién nacido.
En tanto, la especialista referente de Med-El apuntó que las causas por factores externos que pueden generar una hipoacusia a cualquier edad son: 

*Algunas enfermedades infecciosas, como por ejemplo la meningitis, el sarampión y la parotiditis. 

*Infección crónica del oído.

*Presencia de líquido en el oído (otitis media).

*El uso de algunos medicamentos, como antibióticos y antipalúdicos.

*Traumatismos craneoencefálicos o de los oídos.

*Exposición al ruido excesivo. 

*Exceso de aparatos de audio personales. 

*El envejecimiento por degeneración de las células sensoriales (presbiacusia). 

*La obstrucción del conducto auditivo producida por cerumen o cuerpos extraños.

COMO DETECTARLA

Al referirse a los síntomas que permiten detectar una posible pérdida auditiva en niños, Constanzo aconsejó a los padres preguntarse:

*¿Reacciona a los sonidos fuertes?

*¿Tiene problemas para distinguir de dónde viene un sonido? ¿No reacciona a las voces sobre todo cuando no lo tienen a upa?

* ¿Empieza a balbucear, pero el murmullo no se convierte en un discurso comprensible?

* ¿No cumple instrucciones o las malinterpreta?

*¿Actúa frustrado por razones desconocidas?

"Si la respuesta a alguna de estas preguntas es sí o si los padres tienen dudas sobre el progreso del desarrollo auditivo y lingüístico del niño, es recomendable consultar al pediatra o al otorrinolaringólogo", insistió la experta.

Por otra parte, Constanzo mencionó cuáles son las preguntas que deberían alertar a los adultos sobre una posible pérdida auditiva:

*¿Tengo problemas para escuchar las F, S o K?

*¿Me resulta más difícil escuchar las voces femeninas que las masculinas?

* En una conversación en grupo ¿me parece que todos están murmurando?

*¿Necesito pedir una y otra vez que repitan lo que se dijo?

*¿Soy sensible a determinados sonidos fuertes?

*¿Subo el volumen de la televisión o la radio pero igual no logro comprender lo que dicen?

CONSULTA CLAVE

Las personas que padecen pérdida auditiva pueden mejorar su situación mediante el uso de audífonos, implantes auditivos y otros dispositivos, indica la OMS. A pesar de ello, solo el 10% de las personas que tiene disminuida su capacidad auditiva utiliza audífonos y este número se reduce al 3% en los países en vía de desarrollo.

Al notar el deterioro auditivo, es de suma importancia hace una consulta al otorrinolaringólogo para realizar los estudios pertinentes y verificar la capacidad auditiva del paciente.

Dependiendo de la región del oído afectada, los expertos distinguen tres tipos de pérdidas auditivas: conductiva, neurosensorial y mixta. 

Con frecuencia, quienes desarrollan una pérdida auditiva, comienzan a utilizar audífonos porque ayudan a amplificar los sonidos. Sin embargo, estos dispositivos pueden ser insuficientes con el paso del tiempo. 

Existen otras soluciones, como los implantes cocleares, los implantes de conducción ósea y los implantes del oído medio, que ayudan a recuperar la audición.

En la Argentina, los implantes auditivos de estimulación coclear se encuentran cubiertos dentro del Programa Médico Obligatorio (PMO), que es el conjunto de prestaciones a las que tiene derecho toda persona beneficiaria de la Seguridad Social. Por lo tanto, quienes cuentan con obra social o prepaga, pueden acceder al 100 % de la cobertura del mismo.

EN CIFRAS

*La discapacidad auditiva representa el 18% de las discapacidades en la Argentina.

*De acuerdo con la ley 25.415, todo niño recién nacido tiene derecho a que se estudie tempranamente su capacidad auditiva y se le brinde tratamiento en caso de necesitarlo.

*Cada año nacen 134 millones de niños en todo el mundo: 1 a 3 de cada 1.000 sufre de pérdida auditiva.

*La OMS calcula que más del 5% de la población mundial padece una pérdida auditiva discapacitante.