La Prensa
‘Un amor en tiempos de selfies’, una historia fallida, con un meritorio Martín Bossi

Débil comedia dramática

La historia se repite una y otra vez. Los diálogos son elementales, Las situaciones se alargan o se acortan sin razón. Se abusa del histrionismo de Martín Bossi y aunque se hizo el filme tratando de que su figura tenga un rango protagónico, no se lo cuida, se lo deja repetirse.

Un amor en tiempos de selfies. Coproducida entre España y la Argentina, 2014. Dirección y guión: Emilio Tamer. Fotografía: Rolo Pulpeiro. Música: Manuel Wirzt. Actores: Martín Bossi, María Zamarbide, Manuel Wirzt, Roberto Carnaghi, Graciela Borges, Ari Paluch y Marcelo Polino. Presenta: Energía entusiasta. Duración: 90 minutos. Calificación: Para todo público.

Hay un muchacho de nombre Lucas que transita el under porteño y hasta da clases de teatro. También una chica bastante bella que trabaja en marketing y gusta del teatro. Además va a las clases de este bohemio para superar algunas timideces y lo escucha con interés.

Entre ellos dos se va a dar un romance y a su alrededor gira el mundo del espectáculo, de los monólogos en café concert, esos que se llaman ahora stand up y que popularizaron los norteamericanos. Antes lo hacían en Buenos Aires, Antonio Gasalla, Percivalle y Edda Díaz.

LOS DIALOGOS

Volviendo a la historia que casi no existe, tenemos que decir que se repite una y otra vez. Los diálogos son elementales, Las situaciones se alargan o se acortan sin razón. Se abusa del histrionismo de Martín Bossi y aunque se hizo el filme tratando de que su figura tenga un rango protagónico, no se lo cuida, se lo deja repetirse, o excederse -un ejemplo es el diálogo con María Zamarbide en la confitería- y en vez de destacarlo se acentúan sus fallas.

Lamentablemente lo que se presume de comedia dramática fracasa y respecto a Martín Bossi, un excelente y esforzado actor cómico en el teatro, del que esperamos sea dirigido como lo hizo Marcos Carnevale en ‘Viudas’ (2011), reiteramos lo que dijimos en aquella critica y que da a entender lo que Bossi puede lograr con un buen director: ‘Martin Bossi se ubica en lista de espera, su travesti paraguayo atrapa y deja con las ganas de conocer una historia individual, algún melodrama con ritmo bailantero que Carnevale no se puede perder’’.

Calificación: Regular