La Prensa
Crítica: "Agosto", basada en la pieza teatral, tiene la inigualable actuación de Meryl Streep

Un áspero melodrama familiar

Película de buen ritmo, a pesar de la densidad psicológica, con insuperables actuaciones. Meryl Streep deja hasta los huesos en su papel de Violet. Julia Roberts muestra un trabajo al borde de la navaja, esquiva bien los abismos y se luce al lado de la reina Meryl.

"Agosto" (August> Osage county). Estados Unidos, 2013. Dirección: John Wells. Guión: Tracy Letts sobre su obra teatral homónima. Fotografía: Adriano Goldman. Música: Gustavo Santaolalla. Actores: Meryl Streep, Julia Roberts, Ewan McGregor, Chris Cooper, Abigail Breslin, Benedict Cumberbatch, Juliette Lewis, Margo Martindale, Sam Shepard y Julianne Nicholson. Presenta: Energía entusiasta. Duración: 120 minutos. Calificación: Para mayores de 13 años.

Violet Weston (Meryl Streep) tiene cáncer y es adicta a todo tipo de píldoras, su estructura mental es ya un "blíster". La acompañan, Barbara (Julia Roberts) su hija "preferida" (a su manera), igual a ella, la otra hija, Karen (Juliette Lewis), un espécimen descerebrado, con novio de temporada y la dulce Ivy (Julianne Nicholson), las tres representan un lujo inesperado al final de su vida. 

Todos aparecen cuando Beverly Weston (Sam Shepard), el esposo de Violet, un pobre poeta alcohólico, lejano a la realidad, desaparece al comienzo del filme. Y entonces el caos. La cabalgata familiar con sus parejas respectivas, hasta la hermana de Violet, la vital Mattie Fae Aiken (Margo Martindale) y su hijo, el pequeño Charles (Benedict Cumberbatch), concurren a la vieja casona de los Weston. Hay un aquelarre en la mesa familiar, en medio del calor del Medio Oeste, donde se despistan las vidas y revientan los contenedores emocionales, sumados al sopor climatico, la herencia, el dolor, la falta de sentimientos y esa sensación de que el abismo puede tragarnos. 

HISTORIA REVULSIVA

"Agosto" es un melodrama revulsivo con personajes literariamente reales. Bien sabía Tracy Letts, el autor, que su Oklahoma natal albergaba tanta gente que parece nacida de la pluma de Tenessee Williams, Edward Albee, Eugene O"Neil, John Steinbeck, o Carson McCullers. Porque Ivy, de algún modo puede decirse se parece a la Laura de "El zoo de cristal"; el pequeño Charles parece salido de "La balada del Café Triste"; la tía Mattie y Violet huelen a personajes ideados por John Steinbeck.

Por si esto fuera poco, los reúnen en algo así como el revival de "¿Quién le teme a Virginia Woolf?" y de vez en cuando, para superar la claustrofobia, echan imágenes de campos ilimitados y bandadas de pájaros al atardecer.

Película de buen ritmo, a pesar de la densidad psicológica, con insuperables actuaciones. Meryl Streep deja hasta los huesos en su papel de Violet. Julia Roberts muestra un trabajo al borde de la navaja, esquiva bien los abismos y se luce al lado de la reina Meryl.

La tía Mattie nunca hubiera tenido mejor sosias que Margo Martindale; mientras Julianne Nicholson le aporta cierta elegancia a su personaje de Ivy. Y los demás, estupendos en sus actuaciones, como el camaleónico Benedict Cumberbatch, o el intenso Sam Shepard. 

Una buena fotografía, una música acorde al clima que el filme requería y un gusto amargo al salir de la sala deja este inolvidable melodrama . 

Calificación: Muy buena