La Prensa
Crítica: "Thor, un mundo oscuro", un filme de ciencia ficción, con el guerrero musculoso

El superhéroe está de vuelta

 

"Thor, un mundo oscuro" (Thor: A Dark World). Estados Unidos, 2013. Dirección: Alan Taylor. Guión: Christopher L. Yost, Christopher Markus y Stephen McFeely, entre otros. Fotografía: Kramer Morgenthau. Música: Brian Tyler. Actores: Chris Hemsworth, Natalie Portman, Tom Hiddleston, Idris Elba y Anthony Hopkins. Presenta: Disney. Duración: 112 minutos. Calificación: Para mayores de 13 años.

Tomado por la editorial Marvel, la figura mítica de Thor y su gente se convirtió en historieta y luego fue cine. Ya sabemos que el tal Thor (Chris Hemsworth) tiene problemas porque su hermano menor, Loki (Tom Hiddleston), lo quiere heredar, aunque ahora esté preso. Así que él se ocupa de pelear por los Nueve Reinos, como lo sabe bien, con el mágico martillo, su arma preferida y llave para ser dueño del mundo.

CURIOSA PAREJA
Mientras tanto, Jane Foster (Natalie Portman), la estudiante de astronomía, enamorada de Thor, al que conoció cuando él estuvo exiliado por su padre en la Tierra, estudiando los temas gravitacionales que están afectando el orden general, se da cuenta que esto la afecta y puede ser "chupada" por los mundos ignotos a los que Thor, Loki y toda la familia sideral pertenecen. Para colmo la energía del Aether y Malekith (Christopher Eccleston), los representantes del mal en la serie se mantienen y pugnan por infiltrar los mundos, permanentemente interconectados. El caso es que todo se complica y nuevamente las interrelaciones entre los personajes se manifiestan en luchas interestelares, con intercomunicación de galaxias y por supuesto Londres como campo de batalla, todo tutelado por el ejercito de Asgard y los Elfos Oscuros con mucho despliegue de efectos especiales. Tanta será la presión maligna, que Thor deberá recurrir a su problemático hermano para enfrentarlos.

GRANDES EFECTOS
El filme debe satisfacer a sus admiradores que siguen las historias y juegan sus videojuegos. Para los que no son fans, la película sólo se destaca por una profusión de efectos especiales y figuras cinematográficas, que nos hablan de que el mercado comercial se redujo y todos deben hacer de todo.

Como ocurre con el respetado Anthony Hopkins, que hace del padre de Thor, creíble en su shakespeariano papel, la encantadora Natalie Portman, que se adapta a su papel de híbrida heroína Jane Foster y el que se lleva todas las alabanzas, Tom Hiddleston (Loki), en esa suerte de Ricardo III en miniatura, que no puede huir de su karma de maldad. Con ellos, como una simpática masa de músculos y ropa colorida, el más Marvel de los antihéroes, el Thor de historieta que Chris Hemsworth lleva adelante y la excelente Rene Russo, como una madre a lo lady Macbeth, de roja pelambre y tan lista en artes marciales como cualquier superheroína de yacuzas cuestionables.

"Thor, un mundo oscuro" hubiera ganado más con menos extensión y lo que francamente entusiasmó, también a los que no son seguidores de la serie es el avance de la próxima película de la saga, con un Thor, convertido en un personaje totalmente energetizante.
Calificación: Buena