La Prensa

Lograda puesta de ‘La flauta mágica’

En el palco escénico se destacó desde ya la soprano Sonia Stelman (Papagena), debido a su registro cristalino y homogéneo, la franqueza de la emisión y la pureza del estilo.

Fue sumamente auspicioso el inicio de la temporada de Juventus Lyrica con ‘La flauta mágica’, de Mozart, en versión casi sin fisuras y desde todo punto de vista seria.

Con iluminación de rasgos creativos, diseñada por Gonzalo Córdova, responsable también de unos decorados tan adecuados como simples, María Jaunarena fue la autora de un cuidado vestuario (llamaron la atención los bocetos y colores del Templo de la Sabiduría), y produjo al mismo tiempo una puesta impecable en su conjunto y fiel al contexto de la obra.

Por su lado, el Coro, preparado por Hernán Sánchez Arteaga, cumplió una labor honorable (debe mejorarse la amalgama grupal del sector femenino), al tiempo que en el foso el maestro Hernán Schvartzman plasmó una traducción en líneas generales correcta, de aceptable dinámica, aunque de fraseo irregular y por momentos
con ciertos desequilibrios instrumentales.

BUEN TERCETO

En el palco escénico se destacó desde ya la soprano Sonia Stelman (Papagena), debido a su registro cristalino y homogéneo, la franqueza de la emisión y la pureza del estilo.

El tenor lírico Santiago Bürgi (Tamino) desplegó a su vez un cometido de irreprochable discreción, definido
por una intensidad y una corpulencia vocal excesivas, al tiempo que Gabriel Carasso (Papageno) se manejó con divertida eficiencia y Laura Pisani (Reina de la Noche) mostró canto elocuente y solvente agilidad.

En cuanto a los dos bajos, tanto Oreste Chlopecki (Sarastro), de registro sonoro y gratamente timbrado como Maximiliano Michailovsky (Orador) cubrieron adecuadamente sus partes, igual que Patricio Oliveira (Monostatos), intérprete de mucha mejor voz que los que habitualmente asumen el mismo papel. Un párrafo especial merecen las Damas de la Reina de la Noche (Sabrina Cirera, Mariana Carnovali y Verónica Canaves), terceto cuya pareja calidad vocal se destacó armoniosamente a lo largo de la noche.