La Prensa
JORGE GIACOBBE & ASOCIADOS

La inflación, un tema dominante en la marcha

Es amplio el abanico en torno a las cifras de manifestantes congregados en las ciudades más pobladas del país el pasado 8 de noviembre. En lo que sí se coincide es que si bien la lista de reclamos también fue diversa, el componente económico no estuvo ausente, ni mucho menos.

La inflación, el proceso de aumento de precios que este año cerraría en torno al 25%, y que el Gobierno se obstina en rechazar apelando a originales métodos de medición impuestos en el INDEC, fue de seguro el estandarte de quienes marcharon. Pero hubo otros temas al tope de la agenda. Jorge Giacobbe, director de la consultora que lleva su nombre, remarcó que la inseguridad, leída como marcada incertidumbre sobre el futuro inmediato -en lo personal y colectivo- fue un sello que marcó a fuego el acto.

-¿Registró malhumor económico en el reclamo de la gente?

-Sí, pero eso no es lo que comanda la insatisfacción. Cuando hablamos de inseguridad no solamente hablamos de delito. Hay una cantidad enorme de formas, de las cuales el delito es su cara más brutal. Pero el miedo a perder el empleo, el bajo salario, el temor a no conseguir un nuevo empleo, son todas situaciones que hay que atender. Argentina no es un país inseguro porque hay delitos, si no hubiera delitos seguiría siendo un país inseguro. No hay escuelas, no hay seguridad laboral, no hay salarios dignos.

-¿Afectan la falta de previsibilidad y el cambio en las reglas del juego?

-Claro, el sentirse seguro. Sentir que el Estado es un socio, no un enemigo. La inseguridad está en el kiosco, es volver a la casa y que no haya luz. No necesariamente tiene que estar vinculado con el delito.

VIEJOS PROBLEMAS

-¿Estos son ejes que han sufrido un proceso de deterioro en los últimos años?

-No, son temas que no se han podido solucionar. Son asuntos que permanecen. Ya lo dijo la presidenta (Cristina Fernández) coincidiendo con algunas personas que participaron de la marcha. Me llama la atención que la misma presidenta declare que en once años no pudieron revertir la sensación de que la Argentina es un país que no protege a sus habitantes.

-¿Identifica alguna diferencia en el reclamo entre las grandes urbes y el resto del país?

-En Mar del Plata, una encuestadora muy prestigiosa encuestó a la gente que participó. Se juntaron 35.000 personas. Me sorprendió muchísimo que el segundo ítem del reclamo fuera la inflación. A mí me aparece que a nivel nacional este punto está cuarto. Es, en invierno, una ciudad de soledades, de personas grandes, de departamentos chicos. Es una ciudad como Buenos Aires, donde viven muchas personas mayores en departamentos pequeños. Hay muchas personas viviendo de la jubilación o de los alquileres de la temporada. La inflación por supuesto dinamita la calidad de vida de ese tipo de gente.

-¿Discrimina el tono del reclamo en términos de sectores sociales?

-Vemos un margen más amplio de presencia. Mayores segmentos sociales presentes en esta marcha que en la primera. Es cierto que la primera manifestación nos parecía de gente más acomodada que la segunda. Esta vez la convocatoria fue mucho más amplia.

-¿Qué percibe en el sector empresario? ¿Coincide el reclamo?

-Los empresarios con los cuales hablamos manifiestan temor. El empresario siempre es el mismo, el que cambia es el otro. El empresario es un sobreviviente, hace lo que tiene que hacer para sobrevivir. No juega con ideología.

-¿Elaboraron algún análisis especial sobre el 8N?

-No, y estamos dudando en hacerlo porque nos parece que hay que dejarlo sedimentar. He participado de una mesa de debate, algunos días más tarde, en la que había ideas mucho más claras. A medida de que pasan las horas la gente va conversando una con otra y se va armando un stock de opinión mucho más seria, más valiosa. Hay un gran trabajo de ciudadanos analizando lo que ha pasado.

-¿Se terminará por cohesionar la demanda, que parecía algo dispersa durante las marchas?

-Sin dudas. Con el tiempo hay una mayor capacidad de analizar lo que pasó. Qué es lo que se vivió, cómo se movió la gente, porqué lo hizo, qué es lo que se pretende.