La Prensa
Crítica: "Luces rojas" es una película de argumento paranormal con Robert De Niro

Variados buscadores de fraudes

"Luces rojas" (Red lights). Coproducida entre España y Estados Unidos, 2012. Dirección y guión: Rodrigo Cortés. Fotografía: Xavi Giménez. Música: Victor Reyes. Actores: Robert De Niro, Elizabeth Olsen, Cillian Murphy, Sigourney Weaver, Toby Jones y Leonardo Sbaraglia. Presenta: DCA. Duración: 113 minutos. Calificación: Para mayores de 13 años.

 
Estamos inundados de películas violentas, de horror y de fenómenos paranormales. Parece ser que la racionalidad, la cotidianeidad dejó de estar de moda y el que no tiene un monstruo escondido, planea un crimen, se asocia con protagonistas de un cómic que quieren apropiarse del mundo, o se transforman en aliens. 
 
En este caso, lo paranormal gana la partida. Dos investigadores universitarios: Margaret Matheson (Sigourney Weaver) y Tom Buckley (Cillian Murphy). Ella es una destacada estudiosa de los fenómenos paranormales, muy racional y enemiga de todo tipo de fraude.
 
El un muchacho con cara angélica que esconde razones afectivas que lo hacen manifestarse contra todo lo esotérico, más habiendo perdido la vida de un ser querido por creer en determinadas experiencias. Los dos se han unido con la intención de combatir los fraudes pseudocientíficos. 
 
Justamente en esos días, cuando se multiplican los presupuestos para sectores de la universidad que estudian estos fenmenos psíquicos, reaparece en escena un viejo conocido de la doctora Margaret. Se trata de Simon Silver (Robert De Niro), una especie de gurú, un psíquico con ciertas orientaciones hacia "la medicina sanadora", que opera con las manos y se ha enfrentado algunas veces con la doctora, mientras treinta años de actividad avalan su discutida virtud. 
 
SIN SORPRESAS
 
El enfrentamiento con Simon Silver asumirá características de lucha armada y no todos podrán seguir vivos. 
La película del español Rodrigo Cortés, exitoso director de "Enterrado", el mismo de la remake de "La casa silenciosa", que se dio a conocer en la Argentina, como "La casa del miedo", no aporta nada nuevo al género thriller.
 
El guión y la historia en sí es plana, sin sorpresas, con un guión débil que sólo asusta con golpes bajos y una insoportable banda sonora a puro estruendo. Lo único que vale la pena son las actuaciones de esa gran actriz que es Sigourney Weaver (Margaret Matheson), el irlandés Cillian Murphy (Tom Buckley) y la protagonista de "La casa del miedo", Elizabeth Olsen (Sally Owen) en un personaje obviable. Hay una muy buena intervención de nuestro Leonardo Sbaraglia (Palladino), personificando a otro mentalista fraudulento como el que protagoniza nada menos que Robert De Niro.
 
En papeles menores se desempeñan Toby Jones (Paul Shackleton), un profesor universitario y Joely Richardson (Monica Handsen) -la hija menor de Vanessa Redgrave-, en el papel de la representante de Simon Silver, que hace De Niro. Como síntesis de esta película puede decirse que los buenos guiones escasean, aunque es gratificante para el espectador observar que sobran excelentes actores. 
 
Calificación: Regular